Petrolera de Colorado se disculpa por “lluvia amarilla” sobre barrio latino

  • La empresa petrolera Suncor se disculpó con vecinos de un barrio de mayoría latina por haber provocado una “lluvia amarilla”
  • Calificaron el incidente como “un evento serio” y se encuentran investigando qué lo causó y cómo evitarlo
  • Siete escuelas, las oficinas de un distrito escolar y dos centros comunitario están a menos de cinco kilómetros de la refinería

La empresa petrolera Suncor, que opera la única refinería activa en Colorado, se disculpó este martes con vecinos de un barrio de mayoría latina por haber provocado una “lluvia amarilla” que al contaminar el aire afectó nuevamente a una escuela en un suburbio al norte de Denver.

A través de una carta, que la empresa extendió en los dos idiomas, inglés y español, Donald Austin, vicepresidente de la Refinería Commerce City de Suncor Energy (una empresa canadiense), escribió: “me disculpo sinceramente por la emisión del catalizador de nuestra unidad de craqueo catalítico fluidizado (FCC), ocurrida el miércoles 11 de diciembre de 2019.”

Austin calificó al incidente como “un evento serio”, agregando que “desde la tarde del incidente comenzamos una investigación con expertos en la materia” para “comprender qué causó el evento y cómo podemos evitar que vuelva a ocurrir.”

La popularmente llamada “lluvia amarilla” que cayó sobre el área de Commerce City contiene polvo de arcilla, que se utiliza en el proceso de refinamiento del petróleo.

¿Cómo afecta la “lluvia amarilla”?

Siete escuelas, las oficinas de un distrito escolar y dos centros comunitarios están a menos de cinco kilómetros de la refinería.

Una de esas escuelas, la Swansea Elementary School, en el norte de Denver, es la más cercana al establecimiento y desde hace años se ha visto afectada por contaminación generada por Suncor.

“Pero la contaminación no termina aquí. El aire no se frena sobre nuestra escuela. El viento no deja de soplar. La contaminación se dispersa por toda la ciudad”, dijo a Efe Sandra Padilla, del grupo de madres latinas en la escuela Swansea, a unos 3,5 kilómetros al sur de Suncor.

En ese establecimiento, el 93 por ciento del alumnado es de origen hispano, con un 6 por ciento de afroamericanos.

Enfermos a causa de la contaminación

Por su parte, Lucy Molina, residente en Commerce City, afirmó que “muchos de mis vecinos terminaron en el hospital” (el pasado 11 de diciembre) y agregó que una de sus vecinas, “que vive junto a Suncor” experimentó problemas al respirar.

Aunque las autoridades locales no publicaron detalles sobre la cantidad de personas que buscaron asistencia médica, un comunicado de Suncor confirma que las partículas emitidas la semana pasada “pueden causar irritación temporal en los ojos, tos y jadeo, particularmente en personas sensibles”.

lluvia amarilla

Filial de Suncor. Foto: GettyImages

Según Austin, el reciente incidente “no refleja el nivel de atención y preocupación que tenemos por la comunidad que nos rodea”.

El vicepresidente de la refinería puntualizó que “sabemos que tenemos trabajo que hacer para reconstruir la confianza con nuestros vecinos.”

“Les puedo asegurar que Suncor está comprometido a mejorar el rendimiento y desempeño de nuestra refinería y también está comprometido a ser el buen vecino que esta comunidad merece”, expresó Austin.

Sin embargo, el problema parece haberse agudizado en los últimos años.

En agosto de 2017, Suncor fue multada por “repetido incumplimiento de los permisos de contaminación”, por incidentes ocurridos en octubre de 2016 y marzo de 2017. También, en abril de 2018, un escape de gases contaminados alarmó a los vecinos del área, aunque la situación fue inmediatamente controlada.

Archivado como: Petrolera de Colorado se disculpa por “lluvia amarilla” sobre barrio latino

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+