Pemex sufre robo de combustible por los cárteles del narcotráfico

Pemex o Petróleos Mexicanos lidia con el robo de combustibles por parte de cárteles del narcotráfico en su mayor parte, además de una amplia red de actores activos que tienen en jaque a la empresa.

Además de los cárteles, grupos especializados, bandas criminales, comunidades asentadas en las inmediaciones de los ductos; gasolineros propietarios de estaciones de servicio, empresarios que compran combustible hurtado, empleados, y ex trabajadores de Pemex, así como autoridades responsables de la seguridad pública.

Esto se desprende de un estudio realizado por la empresa EnergeA, Proyectos de Energía del Grupo Atalaya.

TE PUEDE INTERESAR: Por muro, no me voy a pelear con el presidente Trump: AMLO

Esta empresa fue contratada por la Comisión Reguladora de Energía (CRE) para elaborar un informe que permitiera analizar la problemática de seguridad física en las instalaciones del sector hidrocarburos.

La investigación de campo que fue entregada a la CRE en mayo del año pasado, cita información de The Office of Foreign Assets Control (OFAC por su sigla en inglés) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, el cual identificó a una red de gasolineros asociados a Juan José Esparragoza Moreno, alías “El Azul”, líder del Cártel de Sinaloa.

El informe, además, sostiene que el Cártel de Sinaloa, el del Golfo, Jalisco Nueva Generación y Los Zetas están involucrados en el agravio.

Estas bandas del narcotráfico extraen los combustibles, los almacenan y los venden a empresas o los distribuyen a estaciones de gasolina.

El estudio detalla que hay grupos especializados que trabajan en células armadas y que tienen conocimientos técnicos y herramientas para hacer las tomas clandestinas.

Las bandas criminales son grupos que sustraen el producto con seguetas, marros y cinceles. Su falta de pericia técnica provoca gran parte de derrames e incendios en los ductos.

Las comunidades asentadas en inmediaciones de ductos roban combustible con jícaras, cubetas, botes o tinas cuando se presenta una fuga.
El estudio mostró que empleados y ex trabajadores de la empresa productiva del Estado contribuyen al proveer información sobre operación, instalaciones, logística y actividades de la petrolera.

Gasolineros y empresarios son parte de la cadena al comprar y comercializar el combustible robado.
Y las autoridades de seguridad pública de los tres órdenes de gobierno brindan custodia y protección a otros actores en la sustracción ilícita.

[anvplayer video=”4488789″ station=”CMG MundoHispanico”]

Search

+