Pechuga rellena, una receta básica en la cocina para toda ocasión

Compartir
Suscríbete

Suscríbete

Recibe por email todo nuestro contenido.
  • Mundo Sabor te trae la receta básica de la Pechuga Rellena Cordon Bleu, una preparación que no puede faltar en la cocina
  • Es un platillo para cualquier ocasión: funciona como botana pero también  como plato fuerte en la comida o la cena
  • Además de sabrosa, es una receta súper económica

Mundo Sabor te presenta una superoriginal receta de pechugas rellenas estilo cordon bleu envueltas en una cubierta de panceta para hervir y dorar con aceite de oliva. Este platillo, digno de cualquier cocina gourmet, será una delicia para ti y tus seres queridos y constituye una opción divertida para y saludable, nutritiva y energética para comer una pechuga de pollo y romper con el aburrimiento de consumirlas siempre empanizadas, fritas o hervidas con la sopa o el caldo.

¿Quieres arriesgarte a cocinar esta receta gourmet en tu propia cocina? ¡Ok, pues a darle! Primero reúne los siguientes ingredientes:

-Una pechuga de pollo de regular tamaño, de entre 300 y 400 gramos, bien lavada y sin piel. Un tip: si quieres que la pieza se desprenda de ese olor un tanto peculiar que suele caracterizar al pollo, y quitarle también esa consistencia un tanto resbaladiza que a veces no resulta agradable al tacto, y para garantizar su limpieza, puedes untar limón a la pieza. Además, le darás un toque cítrico a la carne, suave y con agradables notas al paladar.

pechuga rellena
Mundo Sabor

-200 gramos de panceta de cerdo, tocineta o tocino de cerdo fileteado en capas ni tan delgadas ni tan gruesas. En muchos súpers éstas tiras se venden ya empacadas con las características que necesitas.

-100 gramos de queso. En la receta se usa del tipo Manchego, pero tu puedes ponerle del que más te agrade. Por supuesto, debe ser un queso idóneo para el cocimiento y el posterior freído de la pieza, como apreciarás más adelante.

-100 gramos de jamón de tu preferencia (mixto, de pavo, solo de pierna, etc.).

-Sal y pimienta al gusto.

-Hojas de albahaca, lavadas y desinfectadas. Estas aportarán un toque aromático inigualable a la receta.

Necesitarás también de una superficie plana y limpia, y suficiente papel film, del usado para sellar recipientes y mantener los alimentos frescos durante un periodo más largo. Lo puedes hallar en cualquier súper.

Modo de preparación

Con un cuchillo filetero, abrir la pechuga en cortes sucesivos a partir de las porciones gruesas hacia los laterales, como si se estuviera desenrollándola. Esto debe hacerse con cuidado para no fragmentar la pieza en porciones, pues se debe conservar todo el corte. Este estilo de llama corte mariposa. Una vez desplegada en un corte delgado  una sola pieza, la ha quedado lista para rellenarla de queso y cubrirla con la panceta.

Pechuga rellena

Para comenzar el relleno, debe ponerse una capa de papel film sobre la tabla o superficie y sobre ella las láminas de panceta de forma de confeccionar con ellas una cama, con el lado más delgado en dirección al cuerpo de quien las cocina. Normalmente se necesitaran unos cinco cortes de tocino.

A continuación, debe desplegarse la pechuga al extremo donde están los cortes más delgados de las láminas. Se le espolvorea sal y pimienta al gusto y se colocan las tiras queso sobre la carne de pollo, el jamón y las hojas de albahaca. Una vez hecho esto, se enrolla la pechuga sobre el tocino y de forma que el relleno vaya ocupando la porción interna de la especie de cilindro que se irá formando. Debe irse enrollando, sacando la capa superior del papel e ir extendiendo el cilindro hasta que este queda compacto, con el relleno dentro y las laminas de tocino en la capa exterior.

Pechuga rellena, una receta básica en la cocina para toda ocasión

Para lograr esta consistencia, el pliego de papel debe conservarse en su caja, pues se iran desenrollando en la medida que se lo utilice, esto es muy importante pues al término de formar el cilindro, debe cortarse el papel y de vuelta utilizarse para continuar con el enrollado, primero verticalmente y luego horizontalmente, hasta aislar por completo las carnes y dando varias vueltas hasta formar una especie de capullo, lista para hervirla.

El siguiente paso es introducir el envoltorio con la pechuga rellena en agua hirviendo con sal para mantenerlo allí media hora. Después debe extraerse y dejar que enfríe. Cuando esto sucede, debe retirarse todo el papel. La cohesión de las carnes debe ser total, y entonces se lleva a freír en aceite para dorarla la tocineta, sellándola por todas partes: los cuerpos laterales del cilindro y los extremos achatados.

Pechuga rellena
Mundo Sabor

Una vez sellada por todos lados, se retira del fuego y esta lista para servirse cotada en rodajas. El interior denotará con claridad todas las capas de alimento usadas en el relleno. ¡Mmm! Puede servirse con una guarnición de arroz blanco, cubrirse con una capa de crea de champiñones o con una ensalada de lechuga, tomate y zanahoria.

De postre, por qué no, un sorbete de frutas.

¡Deliciosa!!! ¡Mundo Hispánico te desea buen provecho!

La modalidad de rellenar la pechuga de pollo proviene de una antigua receta francesa llamada cordon blue, cordón azul, pues esta cinta era un símbolo de a cocina francesa desde la Edad Media, aunque en la época de Enrique III, en el siglo XVI, en Francia se distinguía con una cinta azul a quienes fueran recipiendarios de la Orden del Caballero del Espíritu Santo, una elevada distinción.

El cordón bleu era una cinta azul que distinguía a los mejores cocineros, refiere el sitio gastronomika.com en su portal, y a quienes entre ellos sorprendían por su alto nivel a una monarquía muy acostumbrada a los suculentos banquetes en el palacio. Los cocineros solían atar sus delantales con una cita de color azul y fue uno de ellos, cuya identidad se desconoce, fue quien ideó una receta que ha sobrevivido durante siglos.

Pechuga rellena, una receta básica en la cocina para toda ocasión

Este héroe de la gastronomía mundial desconocido optó por alterar una forma de preparar la carne tan típica francesa como es el escalope: un filete fino empanado. Por ello, utilizó jamón, queso gruyere y dos filetes para inventar un suculento plato que encantó a los comensales y que, como reconocimiento, se bautizó con el mismo nombre que tan importante distinción.

Aquella receta de la pechuga rellena fue tremendamente popular en Francia y, con el paso del tiempo, ha evolucionado dentro y fuera de sus fronteras. La misma fórmula, aunque sustituyendo la ternera por pechugas de pollo, es una variante muy popularizada. Los diferentes tipos de quesos que se pueden utilizar en esta preparación, así como las variedades de jamón o incluso tocino que se incluye en algunas recetas (como la que presentamos hoy) hacen del cordón bleu una fórmula culinaria con muchos matices.

Regresar al Inicio