Patrulla Fronteriza detiene a una menor estadounidense que iba a la escuela

El puerto de entrada terrestre de San Ysidro es conocido como el cruce fronterizo más transitado en el hemisferio occidental, con un estimado de 100.000 personas que pasan legalmente por la frontera entre los Estados Unidos y México todos los días. Sin embargo, a principios de la semana pasada, la patrulla fronteriza detuvo a una ciudadana estadounidense, de 9 años, en la frontera durante más de 30 horas, convirtiendo lo que debió haber sido un viaje cotidiano a la escuela en una pesadilla.

La menor, identificada por NBC 7 San Diego como Julia Isabel Amparo Medina, fue presuntamente detenida junto a su hermano de 14 años por agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP) después de intentar cruzar legalmente la frontera para asistir a sus escuelas en San Ysidro, el pasado 19 de marzo, pese a que ambos niños son ciudadanos estadounidenses y tienen pasaportes válidos.

RECOMENDADA: Autoridades mexicanas dan duro golpe a inmigrantes

Thelma Galaxia, la madre de los niños, dijo a NBC 7 San Diego que los agentes de la CBP habían acusado a su hija de mentir sobre su identidad, diciendo que no se parecía a la chica de la foto en su pasaporte.

“Tenía miedo. Estaba triste porque no tenía a mi madre ni a mi hermano. Yo estaba completamente sola”, dijo Julia Medina a NBC y agregó que se despertó varias veces durante la noche, triste porque no estaba con su familia.

En una declaración proporcionada Bustle, funcionarios de la CBP afirmaron que la niña “proporcionó información inconsistente durante su inspección”, así fue detenida para que los oficiales pudieran “realizar la debida diligencia en la confirmación de su identidad y ciudadanía”. Según la CBP, tomó a los oficiales 32 horas para verificar su identidad.

“Es importante que los funcionarios de la CBP confirmen positivamente la identidad de un niño que viaja sin un padre o tutor legal”, se defendió la agencia. Según Bustle, tomó a los oficiales 32 horas para verificar la identidad del niño.

TE PUEDE INTERESAR: Segundo sobreviviente de la matanza en secundaria de Florida se quita la vida

No obstante, Galaxia alegó que los agentes de Patrulla Fronteriza acusaron a su hijo de 14 años de contrabando, tráfico de personas y tráfico sexual y amenazaron con llevarlo a la cárcel a menos que firmara un documento indicando que Julia era realmente su prima, quien trataba de cruzar la frontera usando la identificación de su hermana. Galaxia también afirmó que Julia fue presionada a confesar que era su primo con la promesa de ser liberada y llevada a su familia.

Un funcionario federal que no quiso identificarse dijo a New York Times que el protocolo diseñado para verificar la identidad de un niño y confirmar que no es una víctima de tráfico humano probablemente contribuyó a que Julia fuera detenida por un período tan largo de tiempo.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+