Opinión: No tiene que hacer una inauguración para lanzar tu negocio

  • Creer que debes hacer una inauguración para dar a conocer tu negocio puede ser la diferencia.
  • La gran mayoría de los que hemos inaugurado un negocio nos preparamos para ese gran día.
  • La única razón por la que vamos a construir un negocio es porque un cliente pagará lo que vendes.

Por Fernando De la Rosa
www.pymerizos.com
Creer que debes hacer una inauguración para dar a conocer tu negocio puede ser la diferencia entre un gran inicio o un desastroso comienzo; en esta Columna golpear la idea de que debes inaugurar tu negocio para dar a conocer tu producto o servicio.

La gran mayoría de los que hemos inaugurado un negocio nos preparamos para ese gran día, realizamos una especie de ritual, hacemos invitaciones a nuestros amigos, clientes y familiares, tomamos muchas fotos y videos.

Luego las compartimos quizá en medios tradicionales como radio, prensa o revistas locales, en la web en blogs, redes sociales y recibimos muchos likes, pero los días siguientes a la apertura casi nadie entra, te preguntas: ¿qué fue lo que sucedió si el día de la apertura todo pintaba bien?

La cultura convencional dicta que para el lanzamiento de tu producto o servicio debes tener una inauguración, y generalmente es una buena idea; sin embargo, aunque hayas organizado la inauguración de tu negocio y haya salido muy bonita, estás muy lejos de creer que ya tienes un negocio que está listo para crecer.

Esperas a que los clientes te visiten o lleguen a ti solo porque abriste un local comercial o una página web, pero si casi nadie ha llegado a tu negocio después de que has lanzado tu producto y/o servicio y esto quiere decir que aún no estaba listo.

La única razón por la que vamos a construir un negocio es porque un cliente pagará lo que vendes.

Posiblemente creaste un producto y/o un servicio, preparaste un plan financiero en una hoja de cálculo, conseguiste un local donde vender, construiste una página web, hiciste marketing en redes sociales y de canales físicos de difusión, contrataste personal, etc., sin haber siquiera tenido una conversación con tu posible cliente.

Es muy probable que el único momento en que tu negocio estará lleno de gente es en la inauguración, porque es seguro que se comerá, se beberá, te felicitarán por tu valentía de emprender y se pasará un rato agradable, pero eso no quiere decir que tus invitados amarán lo que ofreces. ¿Te has asegurado de que los clientes quieren lo que vendes?

Puede sonar muy desalentador, pero aún no es demasiado tarde para hacer las cosas bien; es cierto, tenemos que esforzarnos un poco más y posiblemente estés algo quemado de recursos y motivación por haber emprendido de esta manera, por lo que habrá que remar un poco contracorriente antes de encontrar aguas más tranquilas y luego ir con la misma corriente.

No vamos a descubrir el hilo negro o el agua tibia, pero si puedo ahorrarte muchos dolores de cabeza, trabajo de investigación y comprobación y lo más importante, tu recurso más valioso, el tiempo.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+