Nuevo paquete de ayuda puede incluir moratoria de desalojos y $25 mil millones en ayuda para la renta

El nuevo paquete de ayuda bipartidista podría incluir una moratoria de desalojos y 25 mil millones en ayudas para la renta.

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Foto: Shutterstock / Video: MH
  • El nuevo paquete de ayuda bipartidista podría incluir una moratoria de desalojos y 25 mil millones en ayudas para la renta
  • “Los desalojos pueden tener un impacto no solo en la salud de las familias desalojadas, sino también en la salud de la comunidad en general”, según un reciente estudio
  • La propuesta recibió el apoyo de 343 legisladores frente a 67 que se opusieron

El nuevo paquete de alivio económico bipartidista aprobado el miércoles por la Cámara de Representantes podría incluir una ayuda para los estadounidenses que han tenido problemas para pagar la renta.

De acuerdo con un resumen de la propuesta del miércoles, dentro del paquete de ayuda se estipula que se incluya una moratoria de desalojo en todo el país hasta febrero de 2021 y alrededor de 25 mil millones de dólares en ayudas para inquilinos que tenido dificultad para pagar su renta, informó CNBC.

nuevo paquete de alivio
Foto: Twitter.

De acuerdo con el medio reseñado, los fondos de ayuda para los alquileres serían destinados a los estadounidenses que ganen el 50% o menos del ingreso medio del área.

Asimismo, la ayuda económica podría cubrir el pago atrasado del alquiler de hasta 18 meses, según los primeros detalles que se han dado a conocer.

De acuerdo con la propuesta, serán los gobiernos estatales y locales los que deben cubrir los gastos de ayuda económica.

La actual prohibición nacional de desalojos impuesta por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC en inglés) expirará a finales de diciembre de 2020.

“Cuando se observa una enfermedad infecciosa como el COVID-19, los desalojos pueden tener un impacto no solo en la salud de las familias desalojadas, sino también en la salud de la comunidad en general”, dijo Kathryn Leifheit, una de las autoras del estudio y becario postdoctoral en la UCLA Fielding School of Public Health.

La propuesta aprobada por la Cámara de Representantes recibió el apoyo de 343 legisladores frente a 67 que se opusieron, informó la agencia Efe.

Con esta medida, que ahora tiene que ser votada por el Senado, dominado por los republicanos y donde se espera que salga adelante con rapidez, se garantizan fondos suficientes para mantener abierta la Administración federal hasta el 18 de diciembre, que sin esta propuesta estaría abocada a cerrar después de que este viernes expire su financiación.

Hasta ahora, los legisladores no han logrado ponerse de acuerdo sobre una ley de gasto del Gobierno federal de cara al próximo año fiscal, conocida como omnibús, debido a diferencias sobre algunas cláusulas referidas a inmigración y al lenguaje empleado sobre el aborto, entre otros.

Según la cadena de televisión CNN, los negociadores esperan que el tiempo que se ganará con esta extensión sea suficiente para lograr un acuerdo sobre una futura ley de gasto a largo plazo y el paquete de estímulo económico, antes de que la mayor parte de programas de ayuda por la pandemia expire a finales de año y el Congreso entre en receso por vacaciones.

El futuro de ambas propuestas está unido porque se espera que el paquete de estímulo forme parte de un acuerdo para financiar la Administración federal.

La noche del martes, la Casa Blanca se sumó a las propuestas de estímulo fiscal para encarar la crisis provocada por la pandemia con un plan que incluye menores transferencias de efectivo, algo que ha sido considerado “inaceptable” por parte de los demócratas.

La oferta presentada por el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, es de un total de 918.000 millones de dólares; y cuenta con una transferencia directa a los ciudadanos de 600 dólares, por debajo de los 1.200 aportados en el paquete de estímulo previo; pero retira los fondos adicionales para personas sin trabajo.

Mientras, los republicanos y demócratas del Congreso debaten actualmente un plan de 908.000 millones de dólares, tras meses de estancamiento en las negociaciones.

Esa cifra se encuentra a medio camino entre la última de los demócratas de 2,4 billones de dólares y la de los republicanos, de 650.000 millones de dólares.

El nuevo paquete de alivio cuenta con el respaldo del presidente electo, Joe Biden, quien tomará posesión el próximo 20 de enero, pero quien ya ha advertido de que sólo será “un primer paso” y hará falta respaldo adicional ante la magnitud de la crisis provocada por la pandemia.

EE.UU. es el país del mundo más golpeado por la pandemia con más de 15 millones de contagios y más 288.000 millones de muertos, según la Universidad Johns Hopkins.

Continua artículo relacionado