Nuevo jefe de gabinete de Trump lo llamó “un ser humano terrible”


Las declaraciones que Mick Mulvaney, el nuevo jefe de gabinete presidencial, hizo sobre Donald Trump en 2016 han resurgido tras su reciente designación.

Mulvaney calificó al ahora mandatario como “un ser humano terrible” durante una charla en 2016, informaron hoy medios locales, reseñó Efe.

Mulvaney, quien sustituirá a John Kelly en este puesto y que hasta ahora era director de la Oficina de Presupuesto de Trump, expresó estas palabras durante un debate que se produjo a una semana de los comicios de 2016, de acuerdo con medios estadounidenses.

TE PUEDE INTERESAR: Confirman causa de muerte de la chica del clima

“Sí, apoyo a Donald Trump, pero voy a hacerlo a pesar de que pienso que es un ser humano terrible”, aseveró Mulvaney en aquella oportunidad.

Durante aquel evento el ahora jefe de gabinete interino aseguró que no estaba a favor del magnate. “¿Me gusta Donald Trump? No”, dijo Mulvaney, quien no es el único miembro del gabinete de Trump que ha tenido un episodio de descalificativos hacia él.

Jefe de gabinete

Previamente, el que fuera secretario de Estado, Rex Tillerson, supuestamente llamó “idiota” al mandatario, algo que luego negó, pero que provocó que Trump le retara a comparar coeficientes intelectuales.

De acuerdo con el último libro del reconocido periodista Bob Woodward, también el propio John Kelly lo llamó “idiota” y “desequilibrado”, aunque este negó haber pronunciado ese comentario.

Mulvaney sustituirá a partir del 1 de enero de 2019 a Kelly, quien había ocupado el cargo desde julio de 2017.

El radical nuevo jefe de gabinete

Mulvaney suele presumir de que no hay nadie más de derecha que él en la Casa Blanca de Donald Trump. El presidente estadounidense confió a este ultraconservador la elaboración del presupuesto y esta semana lo nombró su nuevo jefe de gabinete, abriendo las puertas del Despacho Oval al ‘Tea Party’.

Mulvaney, quien nació en el extrarradio de Washington hace 51 años, pero se crió en Las Carolinas, dejó el lucrativo negocio inmobiliario familiar en 2006 para entrar en la política. Estaba decepcionado con los republicanos y con el expresidente George W. Bush (2001-2009) por estar hinchando el déficit nacional, la obsesión que le ha acompañado en su carrera.

Él esperaba que Bush liderara una revolución para reducir el aparato burocrático, pero en su opinión pasó lo contrario.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+