Presidente de la Reserva Federal pide al Congreso aprobar otra ayuda económica por COVID-19 lo antes posible

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Foto: AP / Video: MH
  • El presidente de la Reserva Federal insta al Congreso a aprobar otra ayuda económica por COVID-19 lo antes posible
  • “Ahora que podemos ver la luz al final del túnel, sería malo ver a la gente perder su negocio o el trabajo de su vida”, indicó Jerome Powell
  • Tanto líderes demócratas como republicanos esperan llegar a un acuerdo antes de la fecha límite de financiación del gobierno que será este viernes a la medianoche

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, urgió el miércoles al Congreso a que apruebe lo antes posible un nuevo paquete de estímulo económico a medida que los casos de COVID-19 continúan en ascenso en EE.UU., informó The New York Post.

Negociadores del Congreso estaban cerca el miércoles de concretar un plan de asistencia de 900.000 millones de dólares para contrarrestar los efectos económicos del COVID-19 que proporcionaría subsidios adicionales a empresas para la protección de su nómina, al igual que pagos semanales de 300 dólares a desempleados y uno de aproximadamente 600 dólares de estímulo a la mayoría de los estadounidenses.

nuevo estímulo económico
Foto: Twitter.

Esta medida largamente demorada se estaba concretando luego que las partes en desacuerdo en el Capitolio finalmente concretaban difíciles soluciones negociadas, a menudo a expensas de pretensiones más ambiciosas de los demócratas para el proyecto de ley, a fin de completar el segundo plan de asistencia de gran escala frente a la pandemia, informó The Associated Press.

Los líderes de ambos partidos esperan llegar a un acuerdo antes de la fecha límite de financiación del gobierno que será este viernes a la medianoche.

“El caso de la política fiscal en este momento es muy, muy sólido y creo que se entiende ampliamente”, dijo Powell tras una reunión de la Reserva Federal, informó el New York Times.

“Ahora que podemos ver la luz al final del túnel, sería malo ver a la gente perder su negocio, el trabajo de su vida e incluso el trabajo de varias generaciones”, resaltó Powell.

Powell dijo que no era el momento de preocuparse por la deuda nacional.

“Desde mi forma de pensar, el momento de enfocarme en eso es cuando la economía es fuerte, el desempleo es bajo y los impuestos están llegando y hay espacio para tomar un camino sostenible porque la economía está bien”, dijo Powell.

A principios del mes de diciembre, Powell dijo al Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes que era “muy importante” que el Congreso brindara apoyo económico. Esta fue la primera vez que el presidente de la Reserva Federal hacía comentarios tan directos respecto al tema de ayuda económica.

Nuevo estímulo económico

“Se podrían perder partes de la economía”, lo que frenaría cualquier recuperación el próximo año, dijo.

“Estamos escuchando de todas partes que las pequeñas empresas están realmente bajo presión”, dijo Powell a los legisladores.

Por su parte, el presidente electo Joe Biden desea un plan de asistencia para apuntalar la economía y entregar asistencia directa a los desempleados y personas de bajos ingresos, aun cuando se queda corto frente a lo que quieren los demócratas.

Biden describió el plan emergente como “un importante pago inicial” y prometió más ayuda para el año próximo. Los republicanos también están ansiosos de aprobar algo de asistencia antes de irse de vacaciones de fin de año.

“Logramos un avance importante para concretar un plan bipartidista de asistencia”, declaró a la prensa el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, el miércoles en la mañana.

Nuevo estímulo económico

Y durante el llamado republicano al almuerzo en la cámara alta un día antes, los líderes partidistas subrayaron la importancia de alcanzar un acuerdo antes de la próxima elección de desempate para el Senado en Georgia, según una persona cercana que participó en la llamada privada y solicitó el anonimato.

Los detalles aún estaban siendo definidos, pero los legisladores de ambos partidos dijeron que los líderes habían acordado una suma total de aproximadamente 900.000 millones de dólares, con pagos directos de quizá 600 dólares a la mayoría de los estadounidenses y un bono federal semanal para los desempleados de 300 dólares que sustituirá parcialmente una ayuda de 600 dólares semanales que expiró este verano.

Además incluye la renovación de semanas adicionales de prestaciones estatales por desempleo para los que no tienen trabajo hace tiempo.