Nueva York: Restaurantes podrán cobrar hasta 10% de recargo por el coronavirus

Compartir
Suscríbete
Suscríbete
Recibe por email todo nuestro contenido.
Nueva York: Restaurantes podrán cobrar hasta 10% de recargo por el coronavirus
Foto: Shutterstock / VIdeo: MH
  • En Nueva York, los restaurantes ahora podrán cobrar hasta 10% de recargo en la factura de sus clientes a causa del coronavirus
  • Esta medida resulta ser algo opcional y los dueños podrán decidir si desean incluir el recargo o no
  • Pese a que podría parecer una buena noticia para los dueños, termina siendo una mala para los trabajadores, pues se teme que este recargo pueda perjudicar sus propinas

En Nueva York, los restaurantes ahora podrán cobrar hasta 10% de recargo en la factura de sus clientes a causa del coronavirus.

Este viernes, entró en vigencia una nueva normativa en la ciudad de Nueva York que autoriza a los restaurantes a cobrar un recargo de hasta 10% en las facturas de sus clientes por concepto de costos ocasionados por el Covid-19. Esta opción se estaría implementando para tratar de recuperar gastos imprevistos a causa de la pandemia y también para compensar la adaptación de los negocios a una capacidad restringida de solo 25%.

Aunque esta medida resulta ser algo opcional y los dueños podrán decidir si desean incluir el recargo o no, informó el Diario de NY. De optar por incluir el recargo, el establecimiento debe ser completamente explícito para que el cliente identifique de dónde proviene el cobro y cuánto representa con respecto a su total a pagar.

Esto, pese a que podría parecer una buena noticia para los dueños, termina siendo una mala para los trabajadores, pues se teme que este recargo pueda perjudicar sus propinas.

Nueva York: Restaurantes podrán cobrar hasta 10% de recargo por el coronavirus

One Fair Wage, una organización nacional que representa a trabajadores del sector servicios, lamentó que a partir de hoy se abriera la puerta para que se implementara esta norma.

Según la organización, las propinas de los empleados podrían verse mermadas y es que argumentan que la situación económica también ha afectado a los clientes, de los cuales un 27% ha reconocido que dejaría menos de propina si tuvieran que pagar el 10% más. Agregan que sin la nueva norma ya las propinas han disminuido entre 50% y 75%.

“Antes de la pandemia los trabajadores que reciben propinas ya tenían problemas para sobrevivir con un salario submínimo que les fuerza a depender de lo que es dejen los clientes para llegar al salario mínimo”, dijo Saru Jayaraman, Presidenta de One Fair Wage. Además recordó que estas personas no solo han sufrido un serio recorte en sus ingresos, sino que también su trabajo les expone al contacto con otras personas y por ende, al coronavirus.

Por otra parte, en su afán por tratar de ayudar al sector de los restaurantes, el día de ayer el Consejo de la ciudad de Nueva York votó “para extender el programa de comidas al aire libre hasta el próximo año + para permitir que los restaurantes usen calentadores portátiles eléctricos y de propano para cenar al aire libre en estos próximos meses más fríos”, informó el vocero Corey Johnson.

Nueva York: Restaurantes podrán cobrar hasta 10% de recargo por el coronavirus
Foto: Twitter

Estado de Nueva York anuncia nuevas restricciones por COVID-19

Las autoridades del estado de Nueva York impusieron nuevas restricciones sobre ciertos locales donde el coronavirus ha aumentado, como negocios, restaurantes, escuelas y lugares de culto, de acuerdo con The Associated Press.

El gobernador Andrew Cuomo dijo que la gravedad de los cierres variará según la proximidad a los puntos calientes.

Nueva York: Restaurantes podrán cobrar hasta 10% de recargo por el coronavirus
Foto: Twitter.

Las nuevas reglas entrarán en vigencia a más tardar el viernes en partes de Brooklyn y Queens en la ciudad de Nueva York, secciones de los condados de Orange y Rockland en el Valle de Hudson y un área dentro de Binghamton en el Nivel Sur.

Las restricciones planteadas incluyen el cierre de escuelas y negocios en algunas áreas; otros verán limitaciones en reuniones y cenas en restaurantes.

Los judíos ultrarreligiosos, cuyas ceremonias dependen de la congregación social, se quejaron de las medidas. La organización Agudath Israel of America criticó la decisión y denunció que las prácticas religiosas estaban siendo tratadas injustamente.

El plan marca un paso atrás considerable después de una reapertura cautelosa esta primavera y verano en Nueva York, uno de los primeros puntos calientes de la pandemia en EE. UU. y el más mortífero.

Si bien el peaje diario se redujo drásticamente después de un aumento en marzo y principios de abril, más de 33,000 neoyorquinos en total han muerto de COVID-19, más que en cualquier otro estado, según cifras recopiladas por la Universidad Johns Hopkins.

“Se trata de proteger a las personas y salvar vidas”, dijo Cuomo, un demócrata, en una conferencia de prensa en Albany.

En el corazón de los puntos calientes, codificados por colores como zonas rojas, las escuelas se cerrarán para el aprendizaje en persona, solo los negocios esenciales podrían permanecer abiertos, los lugares de culto podrían convocar a no más de 10 personas a la vez y los restaurantes solo podrían ofrecer comida para llevar.

Esas áreas están rodeadas por zonas “naranjas” o “amarillas”, según mapas que el estado publicó el pasado viernes por la tarde.

En las zonas naranjas, las escuelas también serán solo remotas y las empresas no esenciales consideradas de alto riesgo, como gimnasios y negocios de cuidado personal, estarán cerradas.

Las instituciones religiosas deben estar restringidas a 25 personas, y los restaurantes pueden ofrecer comidas al aire libre limitadas, con un máximo de cuatro invitados por mesa.

En las zonas amarillas, las empresas y las escuelas pueden permanecer abiertas, con pruebas semanales obligatorias de un porcentaje aún por determinar de estudiantes y maestros.

Las instituciones religiosas pueden operar a la mitad de su capacidad y los restaurantes pueden albergar grupos de hasta cuatro en el interior y en el exterior.

El ejecutivo del condado de Rockland, Ed Day, republicano, dijo que respaldaba el plan del gobernador y que haría todo lo posible para ayudar a implementarlo, calificando las restricciones como “medidas y claramente enfocadas”.

Instó a los residentes a aceptar su “deber cívico de hacer lo correcto, no solo para nosotros, sino para toda nuestra comunidad”.

En el condado de Broome, donde parte del lado oeste de Binghamton estará sujeto a las reglas de la zona “amarilla”, el ejecutivo del condado Jason Garnar dijo que las restricciones podrían beneficiar a un área que pasó de unos 60 casos activos hace 10 días a 458 el martes.

“Mucho de lo que hemos visto se esparce por los restaurantes y bares”, dijo Garnar, un demócrata. Añadió: “Tan rápido como nos metimos en esto, podemos salir de esto”.

Es probable que la implementación de la ciudad de Nueva York comience el jueves en la noche, según un tuit de Bill Neidhardt, portavoz del alcalde Bill de Blasio.

Se dejó un mensaje en busca de comentarios con los funcionarios del condado de Orange.

Después de una primavera desgarradora, Nueva York se jactó de una tasa de transmisión constante y relativamente baja durante el verano. Pero los grupos han surgido recientemente, con un aumento de las infecciones.

En la ciudad de Nueva York, alrededor de 11,600 personas dieron positivo desde el 1 de septiembre, en comparación con menos de 7,400 en agosto. A principios de abril, entre 5.000 y 6.000 personas o más dieron positivo cada día.

La ciudad ha estado promediando alrededor de cuatro muertes por COVID-19 por día desde el 1 de septiembre, en comparación con casi 550 diarias en abril.

Las nuevas restricciones se produjeron un día después de que Cuomo ordenara el cierre de escuelas en nueve códigos postales de Brooklyn y Queens que han representado más del 25% de todas las nuevas infecciones en la ciudad durante las últimas dos semanas, mientras que representan solo el 7% de la población.

De Blasio también había propuesto cerrar negocios no esenciales en esas áreas, pero Cuomo sugirió que los límites debían trazarse de manera más amplia.

“Estamos en un momento crucial en nuestra lucha contra el COVID-19″, dijo el alcalde demócrata en una rueda de prensa virtual antes del anuncio de Cuomo. “Tenemos que aportar todo lo que podamos. Tenemos que ser duros al respecto”.

Archivado como: Nueva York: Restaurantes podrán cobrar hasta 10% de recargo por el coronavirus