Supervisor de la Patrulla Fronteriza podría enfrentar pena de muerte por asesinato de novia e hijo

Un supervisor de la Patrulla Fronteriza que presuntamente asesinó a puñaladas a su novia y su hijo de 21 meses de edad podría enfrentar la pena capital si es encontrado culpable del crimen, dijo el juez del caso.

Luego de escuchar cerca de 15 horas de testimonios, el juez de distrito Oscar J. Hale determinó el lunes 30 de abril que Ronald Anthony Burgos-Avilés, de 28 años, debe permanecer en la cárcel del condado de Webb, en Texas, hasta que un jurado determine un veredicto, reportó el Laredo Morning-Times.

Hale dijo que debido a la edad del menor, el hecho de que se tratara de dos víctimas mortales, y que había evidencia clara y fuerte podría derivar en un caso con pena capital.

RELACIONADO: Arrestan a supervisor de la Patrulla Fronteriza por homicidio de madre y su hijo

RELACIONADO: EE.UU. "no se quedará de brazos cruzados" ante acciones rusas en Venezuela

“La evidencia muestra, de forma directa y circunstancial, que el acusado cometió esos actos”, dijo Hale. “La manera y los medios de cómo cometió estos actos, muestran una indiferencia insensible por la vida humana. Mediante el uso de un cuchillo … y cómo él calculó con precisión dónde insertar el cuchillo en el bebé”.

El fiscal de distrito del condado de Webb, Isidro Alaniz, solicitó anteriormente que se le negara la fianza a Burgos-Avilés, ya que existe un riesgo de que escape y que ponga en peligro a la comunidad.

“Los jurados de Laredo detestan a los asesinos de bebés”, dijo Alaniz a la corte. “Será sentenciado a muerte por el asesinato de su propio hijo”.

RELACIONADO: Juez niega fianza a supervisor de la Patrulla Fronteriza que mató a su novia y a su hijo a puñaladas

Evidencia contra el supervisor de la Patrulla Fronteriza

Burgos Avilés está acusado de dos cargos de asesinato capital por dar muerte a Grizelda Hernández, de 27 años, y su hijo, Dominic Alexander Hernández, de un año, cuyos cuerpos fueron encontrados el pasado 9 de abril cerca del Parque Father Charles McNaboe, en el noroeste de Laredo.

Adriana Escamilla, oficial de asuntos internos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés), dijo al testificar que encontró en la oficina del acusado una carpeta con correspondencia personal, que contenía dos avisos de la División de Manutención de Menores de la Oficina del Procurador General de Texas, que se referían a un caso abierto que nombra a Burgos Avilés como el padre sin custodia y a Hernández como la madre con custodia del menor.

Bradley Dennison, agente de la Patrulla Fronteriza, declaró que fue asignado al área donde se encontraron los dos cuerpos y dijo que Burgos Avilés, su supervisor, se encontraba actuando de manera extraña. Entre otras irregularidades, pisó el charco de sangre alrededor del cuerpo de Hernández.

Francisco Lara, otro agente de la Patrulla asignado al lugar, testificó que Burgos Avilés movió el cuerpo de Hernández y que colocó un tenis blanco – que presuntamente había encontrado – en la base de los pies de Hernández, lo cual fue en contra del protocolo de la agencia para asegurar una escena de un crimen.

ES TENDENCIA:

Top Stories