Su plan era ir a Estados Unidos, pero miles de haitianos han hecho de Tijuana su hogar (VIDEO)

Entre 2 mil y 3 mil haitianos viven en la ciudad ‘donde empieza la patria’ de México. Llegaron a Tijuana, Baja California, con el anhelo de cruzar la garita internacional hacia los Estados Unidos, pero la intensificación de leyes migratorias los frenaron.

Programas como el TPS en los Estados Unidos beneficiaba a refugiados de algunos países de Centroamérica y el caribe. Sin embargo, la política de inmigración de Donald Trump ha obstaculizado la continuidad de esos alivios migratorios, por lo tanto, miles de haitianos quedaron varados en la frontera de Tijuana-San Diego.

Haití sufrió catástrofes naturales en el año 2010 y nuevamente en el 2016. Huracanes y terremotos constantemente amenazan a la isla. Es de los países con mayor pobreza en el continente.

Un largo trayecto

Inicialmente se mudaron a Brasil tras la contratación de miles de trabajadores de construcción. El mundial de fútbol y las olimpiadas generó empleos para extranjeros.

Después de finalizar la construcción de sedes deportivas y estadios, la labor de los haitianos se desaceleró.

De acuerdo a el Colegio de la Frontera Norte, 16 mil haitianos llegaron a Tijuana tras atravesar territorio mexicano y diversos otros países. Otras cifras apuntan a cerca de 20 mil caribeños.

RELACIONADA: Tijuana: La quinta ciudad más violenta del mundo pero los ‘gringos’ siguen llegando en Labor Day (VIDEO)

“Cogiendo otro rumbo, otro país, para buscar sobrevivir, para ayudar a la familia y los hijos”, señala Guiteau Similien, en un restaurante de comida haitiana en el centro de la ciudad fronteriza.

“Agradecemos al gobierno de aquí también”, refiriéndose a las autoridades mexicanas, comenta esperanzado Similien, aunque, no ha logrado obtener un empleo.

La crisis migratoria comenzó en 2016 y hasta la fecha, miles de haitianos se han integrado a la sociedad tijuanense. Trabajan en comercios, fábricas y en venta ambulante.

Fusión de culturas

La gran demanda por productos haitianos ha permitido que por lo menos 3 restaurantes haitianos abran sus puertas cerca de la turística Avenida Revolución.

Barberías, salones de belleza y servicios telefónicos también se enfocan en el mercado haitiano.

Decenas de haitianos diariamente se ven en las calles, vendiendo productos mexicanos o trasladándose en bicicleta.

La sociedad civil acogió a la denominada Pequeña Haití.

A su arribo, los haitianos se hospedaban en hoteles económicos y albergues. Líderes religiosos les ofrecieron alimentos.

FOTO: Chris Cabezas/MundoHispánico

Residentes de Tijuana donaron ropa, comida, y hasta servicios. Algunas organizaciones de la sociedad civil ofrecen capacitación laboral y clases de español para los refugiados.

Se estima que 70 por ciento de los haitianos que en su momento llegaron a la franja fronteriza fueron deportados a Puerto Príncipe. Otros se quedaron en otros sectores de México.

Pese al rechazo de algunos alimentos mexicanos por parte de la comunidad haitiana, por ejemplo el chile, y la barrera del idioma, ya se han registrado matrimonios interraciales con mexicanas.

Más de 33 niños haitianos han nacido en el Hospital General de Tijuana.

El sentir de muchos haitianos es reanudar su camino hacia Estados Unidos cuando las leyes migratorias les favorezcan.

De acuerdo al Sistema Educativo Estatal solo  dos niños haitianos cursan estudios en escuelas de Baja California.

 

 

 

Top Stories