Miguel Martínez/MH

Su hijo se quitó la vida y los lanzó a una misión para salvar a otros

Para Alex e Iraida Camacho, cada vez que se enteran de que alguien más decidió quitarse la vida, algo muy dentro escarba la más profunda y dolorosa de sus heridas: el recuerdo de que el 9 de febrero de 2013, su hijo Brandon de 16 años se suicidó.

Iraida cuenta los días y los meses, relata que hace cinco años y cuatro meses que su hijo terminó con su vida, algo de lo que hasta aquel momento no vieron señales. La trágica decisión de su segundo hijo, un joven popular, alegre, amistoso, con buenas calificaciones, sorprendió a sus padres y a una comunidad entera.

Tal y como sorprendieron las muertes de conocidas personalidades como la diseñadora Kate Spade y el chef Anthony Bourdain. Sus muertes sorprendieron a muchos ya que ambos eran considerados personas que contagiaban alegría y positivismo.

RELACIONADO: Suicidio de niño que habría sido acosado saca a la luz una problema serio en Dallas (VIDEO)

Los Camacho dicen que el estigma y el juicio de la sociedad sobre la depresión y las condiciones de salud mental no nos dejan avanzar y limitan o silencian por completo un diálogo esencial para prevenir el suicidio.

Foto: www.brandonskey4lifefoundation.org

“El estigma tiene dos caras : la avenida de la persona que está en crisis, que piensa que si digo algo las personas van a creer que estoy loco o que esto no es normal. El otro estigma es el de la sociedad hacia las personas que están en crisis, que como no nos instruimos y aprendemos cuales son los factores, entonces nos formamos un estigma basado en cosas que no son hechos”, sostuvo Alex.

De acuerdo con un nuevo informe de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) desde el 1999 a la actualidad, la tasa de suicidios en Estados Unidos se incrementó en un 25 por ciento.

Las tasas de este tipo de muerte aumentaron en cada estado. En 2016, cerca de 45,000 personas se quitaron la vida. El suicidio es la décima causa principal de muerte en el país, según los CDC.

“El suicidio es el resultado de muchos factores complejos que incluyen desórdenes de pensamiento, obsesiones, agravados por síntomas de depresión y otras psicopatologías, agravados por la impulsividad, la soledad o la creencia de que no podremos enfrentar la realidad o los cambios que tememos”, explicó la psicoterapeuta Marisol Mercado.

“Mi hijo no era egoísta, mi hijo nos adoraba”

A los 16 años, los padres notaban a su hijo en ocasiones molesto, a veces lloraba y se desahogaba con ellos, tras una ruptura con una novia.

Para ellos se trataba de algo normal, un desamor de adolescencia. Pero ahora piensan que ese dolor traía un peso que ellos no pudieron identificar. Ellos desconocen porqué su hijo se quitó la vida y que podría estar cargando con otras angustias en silencio.

RELACIONADO: Jóvenes confiesan haber intentado suicidio por ‘bullying’ (VIDEO)

Pero saben que las razones que llevan a una persona a una decisión fatal no son una ecuación simple y en ellas inciden muchos factores.

“Estamos hablando de un vaso que gotita a gotita se va llenando y tiene una última gota que lo derrama. Pero ¿qué lo causó? ¿Fue la última gota? No, fueron todas esas cosas juntas. El vaso de la vida, cada uno de nosotros tenemos que aprender a cómo, de vez en cuando, vaciar un poco de una manera saludable para que nunca se derrame”, manifestó el padre.

Iraida y Alex Camacho observan la foto de su hijo Brandon. (Foto: Miguel Martínez/MH)

La madre explica que ese intento de reducir un problema tan amplio como el suicidio lleva a las personas al juicio y ellos sufrieron no solo la muerte de Brandon, sino también los juicios de algunos sobre su muerte. La pareja puertorriqueña son católicos y en una ocasión una feligrés les dejó ver que ella dudaba sobre la salvación de su hijo.

“Otra persona me dijo: ‘eso fue un muchacho muy egoísta al haber hecho eso’”, recordó Iraida. Mi hijo no era egoísta, mi hijo nos adoraba. Él lo que quiso hacer fue terminar con el dolor que sentía, lo que no lo dejaba vivir en paz, que no sabemos lo que era”, dijo la madre.

El padre también comentó al respecto.

“Eso no es egoísta. Egoísta es de nosotros pensar eso. Porque ninguno de nosotros estábamos en los zapatos de ellos. Ni sufriendo la soledad y el desespero que ellos están sufriendo, que la depresión causa”, manifestó Alex.

Una mirada más allá de lo aparente

Así como para los padres de Brandon fue imposible ver las señales de la tragedia que se avecinaba, para muchas personas cuyos seres queridos se quitan la vida, las señales no son tan claras.

Según los CDC, más de la mitad de las personas que se quitan la vida no tenían ningún diagnóstico de salud mental.

Por ello es tan importante abrir los ojos y actuar de inmediato cuando se sospecha que una persona está teniendo pensamientos suicidas.

De acuerdo con Mercado las señales pueden ser: “aumento en los síntomas de depresión y ansiedad, aumento de uso de drogas o alcohol, soledad, dormir demasiado o no dormir lo suficiente. Cambios drásticos en su sentido de humor, aumento de rabia o enojo, buscar armas letales, falta de esperanza. Sentir que es una carga para otros, sentir que está atrapado o sentir dolor emocional mas allá de lo que la persona cree que puede tolerar. Hablar o usar las redes sociales para publicar que quiere morir o hacer planes para quitarse la vida”.

Los Camacho piden a los padres de jóvenes que se mantengan vigilantes de sus hijos, de los cambios de estado de ánimo, sus relaciones, sus interacciones en las redes sociales y tengan en cuenta que cambios drásticos como un rompimiento de pareja, un divorcio, una mudanza o el acoso escolar pueden ser grandes desafíos.

Y una vez se identifica que una persona necesita ayuda, hay que buscarla.

“La intervención de tratamiento psicológico es imperativa para mantener la salud mental. Esta toma tiempo y require de un tratamiento profesional consistente. Hay muchas enfermedades mentales con las que la gente nace, como alguien puede nacer con diabetes, o problemas con el corazón. El trauma no solo impacta la mente, sino que impacta el cuerpo y hay muchísimos estudios que confirman que el trauma puede heredarse por lo que nos dice que en ocasiones aunque no tengamos memoria de algún suceso traumático, es importante buscar ayuda profesional”, manifestó Mercado.

Una nueva misión

A los Camacho, hace cinco años, la tragedia les cambió la vida. Hoy quieren prevenir que otras familias tengan que experimentar lo mismo.

“Nosotros no sabíamos y por eso no pudimos ayudarlo como el se merecía, porque no entendíamos, ahora sí sabemos”, dijo Iraida, mientras rompía en llanto. Ahora queremos ir a los sitios y enseñarle a la gente para que aprendan sobre la prevención. Es importante que no piensen ‘eso nunca me va a pasar’”, dijo la madre.

Tras la muerte de Brandon, los Camacho fundaron Brandon Key 4 Life Foundation, una organización con la que se dedican a educar a la comunidad para prevenir el suicidio y cabildean en el Capitolio estatal a favor de proyectos que contribuyen a su causa.

(Foto: Miguel Martínez/MH)

“Para mí, valida la vida de Brandon. Brandon pasó por esos terrores y fue por un propósito más grande que es el de ayudar a muchas más personas”, dijo el padre quien hizo un llamado a ser generosos con la gente que nos encontremos y les regalemos una sonrisa, una palabra de aliento y nos aseguremos de preguntarle a las personas cómo se siente y velar por ellas.

Por su parte, Mercado hizo hincapié en que para que haya un diálogo abierto es necesario dejar a un lado el juicio y proyectarnos de una manera auténtica, dejando que los demás vean que somos humanos y tenemos luchas igual que ellos, lo que propicia que otros también se abran y busquen apoyo, si lo necesitan.

Para la psicoterapeuta es importante abrir el corazón .”Entonces otros podrán enterarse que la vida de nadie está libre de tristezas, de luchas o de desafíos”, sostuvo.

Señales de alerta

– Cambia abrúptamente de conducta, se muestra malhumorado, triste, callado. No presuma que es la típica rebeldía de la adolescencia, indague sobre sus cambios de conducta.

– Se aísla de sus amigos o se vuelve más misterioso con ellos.

– Dificultad de concentración, ansiedad, falta de apetito o cambio en sus patrones de sueño.

– De repente deja de practicar actividades que antes disfrutaba, como el deporte, el baile.

– Cambios en su manera de vestir.

– Comienza a regalar posesiones preciadas. Es una manera de despedirse de sus seres queridos.

– Abusa de alcohol o drogas.

– Muestra una conducta desafiante, destructiva o agresiva.

– Baja el rendimiento académico.

– Se autoagrede, por ejemplo se corta o ha intentado quitarse la vida. No importa el método que utilice, los intentos no son un juego y se debe buscar ayuda de inmediato.

Busque ayuda: Línea Nacional de Prevención del Suicidio

1.800.273.8255

Si la vida de un ser querido corre peligro llame al 911

ES TENDENCIA:

Top Stories