AP

WalkOut 2018: “Si ellos no van a hacer nada, nosotros sí” (VIDEO)

Fue cuestión de días para que se organizaran y crearan un movimiento. No bastaron los ‘hashtags’, el ‘trending topic’ del momento o los memes. Los estudiantes de las escuelas del país detuvieron este 14 de marzo sus clases durante 17 minutos para honrar la memoria de las víctimas de la violencia armada en los centros escolares y exigir al gobierno una regulación más estricta sobre el control de las armas.

La voz se corrió como la pólvora. En tan solo un mes, los estudiantes ya habían concentrado sus fuerzas y todo el país sabía que se manifestarían. Dicho y hecho. Este miércoles las aulas se vaciaron a las 10:00 de la mañana. Afuera, un gran puñado de muchachos con los ojos llenos de indignación y esperanza. Algunos cargaban carteles pidiendo acción, otros guardaban silencio. En Georgia, Florida, California, Nueva York, Maine… la imagen se repitió.

Los paros estudiantiles denominados Enough: National School Walkout congregaron cerca de 185,000 alumnos en todo el país, a raíz de la masacre que acabó con la vida de 17 personas, en su mayoría estudiantes, en la escuela secundaria Marjorie Stoneman Douglas (MSD) en Parkland, Florida el pasado 14 de febrero.

“Es suficiente”, “es demasiado tarde”, “queremos un cambio”, “basta con la NRA”… El mismo grito se escuchó a través de toda la nación. La pregunta era si lo estaban escuchando quienes lo tenían que escuchar, o si bien, son estos estudiantes la generación que cambiará la regulación de las armas en Estados Unidos.

En Georgia representantes y senadores del caucus demócrata opinaron que sí. Se unieron a la iniciativa y salieron de sus oficinas por unos 17 minutos a las 10:00 de la mañana. En la rotonda sur del Capitolio leyeron los nombres de cada uno de los estudiantes que perdieron su vida en Florida.

“Estamos muy orgullosos de estos estudiantes y lo que están haciendo. Queremos que ellos sepan que no están solos”, dijo Deborah González, representante por el distrito 117 del estado.

En Washington no hubo legisladores que salieran. En cambio, en las afueras del capitolio yacían 7,000 pares de zapatos. “Por cada niño que ha muerto”, dijeron representantes de Avaaz, organización encargada de la instalación de arte que buscó llamar la conciencia de los que trabajan en la casa de las leyes.

El Washington Post reportó que cientos de estudiantes de escuelas secundarias de distritos locales se congregaron frente a la Casa Blanca portando carteles que denunciaban la violencia armada. Justo antes de las 10:00 de la mañana, la multitud calló y se sentó en Pennsylvania Avenue, de espaldas a la residencia del presidente, con los puños y carteles en alto. Un minuto por cada una de las víctimas de Stoneman Douglas. Cuando el silencio se rompió a las 10:17A.M., la multitud comenzó a gritar: “¡Queremos cambios!, ¡queremos cambios!”.

TE PUEDE INTERESAR: Walkout 2018: ¿De qué se trata? y 5 cosas que necesitas saber

De nuevo, la pregunta era la misma. ¿Había alguien escuchando? ¿Logrará esta generación impulsar el cambio en las regulaciones sobre el control de armas en Estados Unidos? ¿Serán sus votos, en un futuro cercano, los que cambien la legislación sobre un tema que lleva años en el tintero del país?

Para los estudiantes de Florida, la respuesta era sí. El estado era quizá el punto más neurálgico de la manifestación nacional pues fue allí donde, hace exactamente un mes, 17 personas perdieron su vida víctimas de la violencia armada.

A las 10:00 de la mañana, igual que todo el país, los estudiantes de la Marjorie Stoneman Douglas salieron de sus clases. Se dirigieron hasta la cancha principal del plantel para orar y guardar silencio por los compañeros que perdieron el 14 de febrero. Luego, marcharon hasta el Parque Recreacional de la ciudad de Parkland, a pocas millas de la escuela, y en donde actualmente hay 17 cruces que honran la vida de las víctimas fatales. Allí ofrecieron un minuto de silencio.

“Es importante que nuestras voces sean escuchadas porque ya es hora que haya un cambio. Ya es hora que en este país nos sintamos a salvo y no tengamos temor de entrar a nuestras escuelas”, manifestó Belén, una joven estudiante de duodécimo grado de la Marjorie Stoneman Douglas.

“Aún falta que las autoridades y los políticos hagan más”, agregó Fabiana Castro, también alumna de la MSD.

Padres y maestros se unieron al homenaje.

Pero quizá lo que más llamó la atención fue que estudiantes de escuelas cercanas se acercaron a expresar su apoyo a la preparatoria.

“¡MSD, MSD, MSD!”, gritaban al caminar los estudiantes de Westglades Middle School, en alusión a las siglas de Marjorie Stoneman Douglas.

En California, el panorama era el mismo. Estudiantes de la escuela preparatoria Miguel Contreras de Los Ángeles salieron de sus aulas y guardaron 17 minutos de silencio por las víctimas. “Estamos luchando por el control de las armas”, dijo uno de los estudiantes participantes de la manifestación.

Entre tanto, los estudiantes de Georgia también dijeron presente, a pesar de que en algunos condados no les permitieron salir a manifestarse.

El alumnado de Cross Keys High School, cuya matrícula es en su mayoría hispana, se manifestó por una reforma en torno a la portación de armas.

“Con esto, estamos diciéndole a nuestros representantes políticos que si ellos van a decidir hacer nada, nosotros vamos a demostrarle que nuestras vidas sí importan. Cada muerte que ha pasado desde Columbine no debe continuar. Debemos venir a la escuela sin miedo. Esto es un mensaje para ellos. Si ellos no van a hacer nada, nosotros sí”, puntualizó Yamileth Harguin, estudiante del plantel.

Esta no será la única manifestación que se lleve a cabo este mes. Se espera que el próximo 24 de marzo, miles de estudiantes salgan a las calles para manifestarse y exigir al gobierno una reforma más estricta sobre el control de las armas.

¿Tendrá resultado? ¿Son este tipo de acciones las que deben hacerse? ¿Traerán una reforma? Líderes del Movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos creen que sí.

“A veces tienes que meterte en problemas, buenos problemas, necesarios problemas, para hacer un camino en donde no lo hay”, opinó en un tweet hoy mismo el representante John Lewis.

Colaboraron con esta historia Johanes Roselló desde Atlanta, Maite Ballesteros desde California y Tamara Mino desde Parkland, Florida. 

ES TENDENCIA: 

Top Stories