AP
Cristhian Bahena Rivera

Autoridades: Mexicano indocumentado confesó que secuestró y mató a la estudiante desaparecida Mollie Tibbetts

Las autoridades informaron el martes que un inmigrante mexicano indocumentado confesó que secuestró y mató a la estudiante desaparecida Mollie Tibbetts en Iowa.

Según la policía, Cristhian Bahena Rivera, de 24 años, fue arrestado y acusado de homicidio en primer grado por la muerte de Tibbetts, cuya desaparición el 18 de julio desencadenó una búsqueda masiva en la que participaron autoridades estatales y federales.

Rivera llevó a los investigadores el martes temprano al lugar donde estaba el cadáver que se cree que es Tibbetts en un maizal a unas 12 millas (19 kilómetros) al sureste de Brooklyn, Iowa, donde Tibbetts fue vista por última vez, dijo el agente especial de la División de Investigación Criminal, Rick Rahn.

“No puedo hablar sobre el motivo. Solo puedo decirles que parecía que él la había seguido, parecía atraído por ella en ese día en particular, por lo que la secuestró “, dijo Rahn a los periodistas en una conferencia de prensa frente a la oficina del sheriff en Montezuma, donde Rivera estaba encarcelado.

La noticia de que el crimen altamente publicitado y espantoso fue supuestamente cometido por una persona que vive en el país sin autorización legal provocó indignación de inmediato. La gobernadora de Iowa, Kim Reynolds, republicana, dijo: “Como residentes de Iowa, estamos con el corazón roto y estamos enojados”.

“Estamos enojados porque un sistema de inmigración roto permitió que un depredador como este viviera en nuestra comunidad, y haremos todo lo que podamos para llevar justicia al asesino de Mollie”, dijo en un comunicado.

TE PODRÍA INTERESAR: Hispano enfrenta a Joe Arpaio durante el inicio de su “tour de ICE” (VIDEO)

Es probable que el arresto provoque llamadas para una mayor represión de la inmigración ilegal, que el presidente Donald Trump ha establecido como política central de su administración.

A menudo ha denunciado un crimen generalizado por personas que viven ilegalmente en el país, citando entre otras cosas las acusaciones de 11 presuntos miembros de pandillas MS-13 de El Salvador acusados ​​en relación con el asesinato de dos adolescentes de Virginia. Trump también ha celebrado eventos en la Casa Blanca con miembros de “familias de ángeles”, cuyos familiares fueron asesinados por inmigrantes.

Aunque Trump afirma que los residentes legales de EE. UU. son menos propensos a cometer delitos, varios estudios de sociólogos y el denominado Cato Institute encuentran que no es exacto y los estados con una mayor proporción de personas que viven en el país ilegalmente tienen índices más bajos de delitos violentos.

El Servicio de Inmigración y Control Aduanas de Estados Unidos (ICE) dijo que presentó una orden de detención federal de inmigración para Rivera después de que fue arrestado por el cargo de homicidio. Ese movimiento significa que la agencia tiene una causa probable para creer que está sujeto a la deportación.

Los investigadores dijeron que creían que Rivera había vivido en el área de cuatro a siete años. Rahn no quiso hacer comentarios sobre su historial de empleo, pero describió a Rivera como alguien que vivía en un área rural y era muy reservado. Una búsqueda en los registros de la corte de Iowa no reveló antecedentes penales, y no está claro si alguna vez estuvo sujeto a procedimientos de deportación anteriores.

Los investigadores dijeron que se concentraron en Rivera después de obtener imágenes de las cámaras de vigilancia en Brooklyn. Las imágenes mostraron un Chevy Malibú conectado a Rivera que iba y venía mientras Tibbetts corría en el área, dijo Rahn.

MIRA TAMBIÉN: Encuentran muerto en la cárcel a oficial que presuntamente abusó de una niña de cuatro años en Texas

Una declaración jurada adjunta a la denuncia penal contra Rivera alegó que admitió ante los investigadores que había salido de su automóvil y había comenzado a correr junto a Tibbetts.

Tibbetts agarró su teléfono y dijo que iba a llamar a la policía. La declaración jurada dice que Rivera entró en pánico y luego dijo que se desmayó. Rivera recuerda que vio sus auriculares en su regazo y sacó su cuerpo ensangrentado del maletero de su auto, dijo.

“El acusado describió además durante la entrevista que arrastró a Tibbetts a pie desde su vehículo a un lugar aislado en un campo de maíz”, dijo la declaración jurada.

Los investigadores dijeron que antes habían buscado a Tibbetts en la zona pero que no la encontraron, y que el cadáver estaba cubierto de tallos de maíz cuando se recuperaron el martes temprano.

Rahn dijo que Rivera estaba cooperando con los investigadores y hablando con la ayuda de un traductor. Dijo que la oficina del médico forense del estado realizaría una autopsia en el cuerpo el miércoles, lo que ayudaría a los investigadores a entender si Tibbetts había sido atacada o si había intentado luchar contra él.

Una condena por asesinato en primer grado conlleva una sentencia obligatoria de cadena perpetua sin libertad condicional en Iowa, que no tiene la pena de muerte.

La desaparición de Tibbetts desencadenó una búsqueda masiva que involucró a docenas de oficiales del FBI, así como agencias estatales y locales. Concentraron gran parte de sus esfuerzos en Brooklyn y sus alrededores, buscando campos de cultivo, estanques y hogares. Los investigadores le preguntaron a cualquier persona que estaba en cinco lugares, incluyendo un lavado de autos, una parada de camiones y una granja al sur de la ciudad, para informar si vieron algo sospechoso el 18 de julio.

La semana pasada, el vicepresidente Mike Pence se reunió en privado con la familia Tibbetts durante una visita a Iowa y les dijo que “están en el corazón de todos los estadounidenses”.

ES TENDENCIA:

Top Stories