Familia vive calvario desde que padre fue arrestado por ICE (VIDEO + FOTOS)

Desde hace dos meses la familia Salas vive un verdadero calvario. Fueron desalojados de su casa, cinco de sus seis hijos padecen trastornos o enfermedades y el padre de familia fue detenido por la policía y entregado al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) después de cometer una infracción de tránsito.

“La policía primero lo detuvo por los cristales (vidrios) oscuros”, dijo Gaby López, pareja de Hugo Salas Ramos, quien lleva casi dos meses recluido en Broward Transitional Center, uno de los centros de detención de migrantes del sur de la Florida.

RELACIONADO: Líder republicano es increpado en la calle por políticas de Trump

Según el reporte del Departamento de policía del condado Miami-Dade, Salas Ramos, jardinero de 31 años, fue detenido el 14 de mayo pasado porque su automóvil tenía los vidrios oscuros, lo que viola las leyes estatales, y por no llevar puesto el cinturón de seguridad.

Fue arrestado, sin derecho al beneficio de libertad bajo fianza, y acusado de conducir con una licencia suspendida desde 2011.

Según López, su pareja iba camino al hospital a llevar a una de sus hijas, que padece de gastritis.

ICE dice que Salas Ramos se encuentra en el país de manera ilegal, que está bajo su custodia desde el 14 de junio y que su proceso de inmigración seguirá en curso. No descarta que sea deportado.

El martes, según el abogado de Salas, un juez de inmigración otorgó una fianza de cinco mil dólares para que el inmigrante pueda salir temporalmente del centro de detención con la condición de que no maneje sin licencia.

Calvario familiar

La pareja lleva 15 años junta y tienen seis hijos. López, ama de casa de 38 años, dijo que mientras Salas Ramos ha estado detenido ella y sus hijos fueron desalojados de la casa donde vivían porque fue vendida y los nuevos propietarios pidieron desocuparla de inmediato.

López dice que no cuenta con el dinero necesario para pagar un depósito y suscribir un nuevo contrato de arrendamiento, ni para los gastos de una mudanza. Dice que se vio en la necesidad de pedir ayuda a una tía de Salas, quien les cedió una habitación de su hogar. Allí vive con sus seis hijos.

El psicólogo Frank Pérez-Verdecia, quien atiende a dos de los hijos de Salas diagnosticados con autismo leve, dice que la separación del padre de familia puede agravar el trastorno de los menores.

“[Los niños] creen que los eventos negativos que ocurren son culpa de ellos y más aun cuando, en este caso, una de las hijas le dice ‘mira papi me siento mal, llévame al hospital’, que fue realmente lo que ocurrió y que su padre haya sido detenido en ese momento, qué trauma, qué repercusión tan grande va a tener esto en esta niña”, dijo a MundoHispánico.

Hugo Salas Ramos, Brandon Salas y Gaby López. Foto cortesía de la familia.

Fuera del autismo, los pequeños de siete y nueve años sufren del síndrome de Von Willebrand, un trastorno que impide la coagulación de la sangre, según los reportes médicos del hospital Nicklaus Children,

Otros documentos del mismo hospital indican que la hija de 11 años tiene varios quistes cerebrales y la de diez tiene déficit de atención. Y el más pequeño de la familia ha empezado a sufrir de convulsiones después de ver los drásticos cambios que ha sufrido su vida.

Stephanie Salas, diagnosticada con quistes cerebrales. Foto cortesía de la familia.

TE PUEDE INTERESAR: ¿Qué ocurre tras un cateo rutinario del ICE?

Sheyla García, de 19 años, hija mayor de López e hijastra de Salas, se ha convertido en el único sustento financiero de la familia. Trabaja medio tiempo como cajera en una tienda deportiva, donde devenga $9.85 la hora.

García estudia sicología desde el año pasado, en el Miami-Dade College, mientras trata de mantener el hogar.

“Es muy duro tener esta responsabilidad porque sólo tengo 19 años y esto sucedió de un día para el otro”, dijo a MundoHispánico. “Él (Hugo Salas) me dijo que estaba muy agradecido de tener una hija como yo, aunque no fuera su hija de sangre”.

Brandon Salas en el momento en que atiende una consulta médica por padecer de convulsiones. Foto cortesía de la familia.

Cooperación entre ICE y policía ha afectado la vida de los inmigrantes

Desde el 2017 el condado de Miami-Dade dejó de ser santuario de inmigrantes por temor a no recibir millones de dólares en subsidios federales después que el Presidente Trump firmara una orden ejecutiva que respaldara la medida.

En enero de 2018, 17 agencias de policía de la Florida acordaron cooperar con ICE y retener a individuos con antecedentes penales y que no tengan sus papeles en regla.

José L. Flores, el abogado de inmigración que lleva el caso de la familia, cree que esta cooperación entre ICE y las policías de los condados ha empeorado el sufrimiento para la familia Salas.

“Hace unos años no lo hubiesen detenido e inmigración hubiese tomado la iniciativa de darle una fianza en primera instancia y no tener que pedirle la fianza a un juez”, dijo Flores.

“Todo el mundo está enfocado en la frontera y de verdad lo que está pasando allí es bien triste, pero la realidad es que la separación de las familias no sólo está sucediendo allí. Aquí también lo estamos viviendo; esos niños tan pequeños separados de su padre, eso les va a afectar toda la vida”, agregó.

La familia pide ayuda económica depositando dinero a Sheyla García, en la cuenta de Wells Fargo 6359462444. El routing number es 063107513.

ES TENDENCIA:

Top Stories