Hablemos: Informe desmorona argumentos antiinmigrante

Seguramente oyó a dirigentes políticos o activistas antiinmigrante decir que los llegados de otros países no pagan impuestos. no aportan a la economía, le quitan el trabajo a familias “americanas” y solo ocasionan problemas.

¿Qué sucede cuando se inyecta un millón de inmigrantes a la economía de Georgia?

Un abarcador estudio de the National Partnership for the New American Economy, basado en datos de 2014 y divulgado hace unos días determinó que uno de cada diez residentes de Georgia es extranjero. A esta altura de 2016 es posible que ya superaron el millón de habitantes. Son los llamados nuevos estadounidenses.

Contrariamente a lo que declaman los movimientos quese oponen a la inmigración, entre ellos políticos y hasta legisladores, el estudio demuestra que los extranjeros residentes en Georgia cumplen un importante rol como contribuyentes para mantener los servicios públicos, escuelas públicas y policía. En 2014 el 10.7 por ciento de la recaudación impositiva de Georgia fue aportado por inmigrantes. Para traducirlo en cifras, casi 2 dólares por cada 10 que cobró el estado y los condados fueron aportados por inmigrantes. Y esa responsabilidad fiscal va más allá. Ese año, los extranjeros que viven en Georgia aportaron 3.600 millones a los programas federales del Seguro Social y Medicare.

En resumen en 2014 ese casi millón de extranjeros obtuvo ingresos por más de 26 mil millones de dólares, de los cuales pagaron 2 mil doscientos millones en impuestos estatales y locales y 4 mil 700 millones fueron aportes e impuestos federales quedándoles neto como capacidad de compra la nada despreciable cantidad de 19 mil millones de dólares anuales, según la investigación estadística de the National Partnership for the New American Economy.

El estudio revela también que los inmigrantes no solo no le quitan trabajos a los estadounidenses sino que los crean y por miles. La investigación concluyó que unos 75 mil  inmigrantes en Georgia son emprendedores y han generado más de 130 mil puestos de trabajo y  como consecuencia mil quinientos millones de dólares en impuestos ingresaron al estado.

Esa es la contribución de los inmigrantes al mantenimiento del aparato público en todos sus niveles y a la economía de Georgia, según el informe. Los datos no deberían sorprender pues desde hace años otros organismos independientes y no gubernamentales llegan a la misma conclusión y han alertado a las autoridades de los errores que cometen los argumentos antiinmigrante.

Pero ¿qué porción de tan dinámico micro universo económico corresponde a la población hispana? ¿Cuán integrados están a la economía local?

Las respuestas son igual de sorprendentes y hoy lo hablamos con el Vicepresidente de la Cámara de Comercio Hispana de Georgia, Santiago Márquez.

Top Stories