Denuncia amenazas dueño de taller donde se ocultó inmigrante (VIDEO)

Tamara Mino y Lara Carolina Fernández trabajaron en esta nota y reportajes.

El dueño de un taller de refacciones de autos en Homestead, Florida, donde las autoridades federales capturaron a una inmigrante adolescente que intentaba huir dice que ha recibido más de dos mil llamadas de amenazas de muerte de gente que cree equivocadamente que él o sus empleados llamaron a la policía.

Todo inició el viernes pasado cuando la adolescente de 15 años escapó de las autoridades y se escondió en el negocio de González.

“Recibimos una llamada del edificio donde tienen a los muchachos diciendo que una muchacha de 15 años se había escapado cuando la estaban llevando a una cita de rutina”, dijo a MundoHispánico Fernando Morales, detective del Departamento de Policía de Homestead. “Durante la búsqueda una persona nos avisó que había una muchacha escondida en un taller mecánico,  detrás de una caja de herramientas, que estaba llorando y no sabían por qué”.

La identidad de la menor no ha sido revelada, y según Morales, tras hablar con ella y verificar que era la persona que estaban buscando, la regresaron al lugar.

Se cree que la menor es de origen hondureño, pero el detective no quiso relevar detalles de su identidad. “Por las leyes juveniles en este país, no le puedo dar ningún tipo de información sobra la menor”, dijo Morales.

RELACIONADO: A la espera de que más familias separadas en la frontera sean reunificadas en San Antonio, Texas (VIDEO)

El incidente ocurrió el viernes por la mañana y, de acuerdo con testigos, la adolescente aprovechó cuando se estaba bajando del vehículo para escaparse, y salió corriendo hacia un taller de mecánica ubicado a pocos pies de la clínica oftalmológica donde supuestamente la iban a someter a un examen.

“Ella se bajó del carro de inmigración y corrió para acá, mis empleados la vieron primero”, dijo a MundoHispánico Frank González, propietario del taller mecánico ‘González AutoCenter’, ubicado en la ciudad de Homestead. “Aquí le dimos agua y la atendimos bien, yo le pregunté que si hablaba inglés pero me dijo que no y también me dijo que no tenía a ningún familiar aquí”.

Frank González, propietario del taller mecánico ‘González AutoCenter’. FOTO: Lara-Carolina Fernández.

González señala que se conmovió al escuchar a la menor decir que había sido separada de su familia, y asegura que él no llamó a la policía pero que para él es preferible que la joven se encuentre en un centro de detención, y no en la calle.

“Yo la vi como si fuera una hija mía pero no podía ayudarla porque, si me ven con ella me acusan de abuso o pensarían que la estaba escondiendo”, dijo González, mecánico de origen cubano que reside en Estados Unidos desde 1971. “Yo hice lo más que pude por ayudarla. Yo quería lo mejor para ella y espero que ojalá se junte con sus padres. Si tengo que ayudarla financieramente, los ayudaría porque yo no estoy de acuerdo con la separación de familias”.

González dijo que se sintió amenazado por las autoridades pues pensaban que él tenía algo que ver en la desaparición de la joven y le advirtieron que él podría ir a la cárcel si no cooperaba.

“La policía sabía que ella estaba aquí, pero creían que yo tenía algo que ver pero como yo no fui el que llamó a la policía, ellos me dijeron que si no decía dónde estaba, yo podía ir preso y perder la licencia de mi trabajo”, dijo González.  “Yo después les señalé donde estaba escondida”.

En principio, González estaba preocupado porque la adolescente le dijo que no quería regresar al centro de detención pero luego se tranquilizó cuando vio que los agentes de inmigración y de la policía le dieron un buen trato a la joven.

“Se veía que la tenían bien cuidada y estaba bien vestida”, dijo González. “Un oficial hispano fue el que se acercó a hablarle para llevársela, pero me llamó la atención ver que la trataron muy bien, no la agarraron a la fuerza ni nada”.

Se desconoce la fecha exacta en que la menor ingresó a Estados Unidos, y si viajaba con sus padres al momento de cruzar la frontera.

MundoHispánico contactó al Departamento de Salud y Recursos Humanos para obtener información sobre este caso, pero al cierre de esta edición no obtuvo respuesta.

Mientras que el gobierno de Estados Unidos ha confirmado que reunificó a tiempo a todas las familias migrantes que consideró viable para ello, un juez federal ha reiterado que todavía falta localizar a cientos de padres que fueron deportados sin sus hijos.

TE PUEDE INTERESAR: Senadores mexicanos obtendrán bono de $150,000 en medio de política de austeridad de López Obrador

La administración del presidente Donald Trump separó de sus padres a 2,551 niños de entre cinco y 17 años, de los cuales, consideró que 1,820 de ellos eran elegibles para reencontrarse con sus padres, mientras que el resto, todavía tendrá que esperar.

Entre ellos, se encuentran unos 431 padres que ya no están en el país, ya sea porque fueron deportados o porque aceptaron una salida voluntaria.

El juez federal Dana Sabraw reiteró que dicho grupo no debe ser olvidado y ordenó que el gobierno entregue una lista con la información de estos padres para que se evalúe un plan para que también puedan regresar con sus hijos lo más pronto posible.

Con información de la agencia The Associated Press

ES TENDENCIA:

Top Stories