Espera que desespera. Por lo menos unas 20 personas esperaban su turno en el 'ICE Deportation Room', en las oficinas de ICE en Atlanta.

Un día en la corte de Inmigración (CRÓNICA)

A las 8:23 de la mañana un grupo de tres oficiales bromea con tranquilidad a las entradas del edificio del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) en el 180 de la Ted Turner Drive, en el centro de Atlanta. Se trata de la estructura que alberga las principales cortes en donde se debaten la mayoría de los casos de inmigración que ocurren en Georgia, uno de los estados más radicales contra los inmigrantes que viven en él.

Fachada del edificio. Conocido por muchos y desconocido por otros, así luce el ICE Building en el centro de Atlanta.

La edificación de color gris, y de unos cinco pisos, queda en un esquina. Una verja de barrotes negros la rodea.

Es un edificio lúgubre y lleno de pasillos al que no se puede entrar con cámaras y en el que hay que quitarse los zapatos para poder pasar el control de seguridad. En el lugar parece que no pasara nada, pero según el calendario, ese viernes 19 de mayo, dos de las cortes estaban abiertas.

En una de las salas se llevaba a cabo lo que se conoce como un ‘master calendar’. Una especie de audiencia general en donde el juez de inmigración se asegura de que los individuos citados entienden las presuntas violaciones a la ley de inmigración del país.

Luego, y generalmente, el juez de inmigración programará una audiencia ‘individual’, donde ambas partes presentan los méritos del caso.

Sin embargo, ese día, no acudió ninguno de los citados. De hecho, no se observó a nadie en los pasillos. Estaban desérticos. Quizá porque se trataba de un viernes… MundoHispánico quiso acudir otro día, pero ese fue el autorizado por la oficina de comunicaciones de esa rama de gobierno.

Sin embargo y al parecer, la acción ocurría en el ‘ICE Deportation Room’, un minúsculo espacio en el que unas 20 personas esperaban por ser atendidos.

Allí vienen a reportarse con Inmigración, a pagar la fianza si algún familiar ha sido detenido, a entregar papeles o, simplemente, a esperar.

De hecho, el único cartel que existe en toda la sala es un papel blanco raído, como si se estuviera en una escuela pública del país, en el que aparece una lista en la que, entre otras cosas, dice “Anticipate a long wait”.

Algunos esperan hasta durmiendo en las sillas, otros relajados, conversan como si ya hubieran asumido la realidad, como si fuera parte de su cotidianidad.

Mientras, otros procesan el momento con más nerviosismo: apretujándose las manos, mirando sin mirar la tele que se escucha a lo lejos, y leyendo una y otra vez los documentos que llevan consigo.

Pasan las horas, 9:00AM… 10:00AM… 11:00AM… Si acaso, uno de los oficiales de ICE ha llamado a tan solo una persona de todas las que hay. Se trata de una joven madre que fue con su pequeño al encuentro. Fuera de eso, no hay más movimiento.

Y en la última esquina, el espacio más colorido. Un pequeño rinconcito en el que varios niños juegan, ajenos a la realidad.

Sin darse cuenta, tristemente, allí se decidirá parte de su futuro, en el escritorio de un oficial de ICE.

TE PUEDE INTERESAR: Iglesias abren sus brazos ante clima antiinmigrante (VIDEO)

ADEMÁS: Padre de soldado a punto de ser deportado (VIDEO)

Top Stories