New York Red Bulls no tuvo piedad de Columbus Crew

New York Red Bulls no tuvo piedad. Esta locura de felicidad en el Red Bulls Arena estaba prevista. Este escenario se convirtió en un manicomio. Dónde los casi 25 mil aficionados dieron rienda suelta a la algarabía por la contundente goleada de los neoyorquinos sobre Columbus Crew. Fue 3-0. Contundente. Y todo gracias al buen juego que mostraron los pupilos de Chris Armas.

De esta manera, Red Bulls clasificó a la gran final de la Conferencia Este y enfrentará en partidos de ida y vuelta a Atlanta United.

El primer tiempo comenzó con un Red Bulls arrollador. Intentó por todo lado “romper” el cero y, pon ende, igualar la serie. Atacó por derecha e izquierda, pero el puntillazo final no era efectivo.

Tuvieron que pasar 16 minutos para que el Red Bull Arena explote de felicidad. El gol. El bendito gol llegaría por intermedio del zaguero central Aaron Long que aprovechó una descoordinación de los defensores de Columbus para empujar la pelota al fondo de las mallas.

Luego de este tanto, los “toreros” seguían intentando aumentar para evitar el alargue o los penales. Hasta en tres ocasiones tuvieron oportunidades para poner el segundo. Pero esta noche pareciera que la baja temperatura habría congelado las ideas de los delanteros. Ni Wright-Phillps. Ni Sean Davis, ni  el diferente Kaku Romero Gamarra aparecieron durante la primera parte.

En el reinicio de las acciones, Columbus quiso “acorralar” en su propio campo a New York. Pero en su intento nada bueno consiguió. Pelotazos por aquí, pelotazos por allá. Más eran ganas, que buen fútbol por ambos.

Y precisamente el segundo gol llegaría a base de empuje. De corazón y garra. Tyler Adams recupera un balón empujando y luchando la pelota para iniciar la jugada del gol.

A los 72 minutos, tras jugar el balón a ras del piso donde participaron, Adams, Romero Gamarra, Wright-Phillps y Alex Muyl para que finalmente Daniel Royer ponga el segundo, lo que significaría la clasificación directa a la final de la Conferencia Este.

No contento con la segunda conquista, dos minutos después, aparece el propio jugador Royer para anotar el tercero de la noche y reasegurar la clasificación del elenco torero a la final ante Atlanta United.

Fiesta. Griterío. Manicomio. Varios adjetivos que le quedaría corto a la excelente noche que se vivió en el Estado Jardín.

Ahora lo que se viene para Red Bulls no será nada fácil. Tendrá al frente a los Tata Boys en un partido que sacará chispas de principio a fin.

El próximo domingo 25 se jugará el primer partido de la final por la Conferencia Este en Atlanta. La revancha se llevará a cabo el jueves 29 en el Red Bulls Arena.

Se viene un partido que pondrá a los hinchas con los pelos de punta. Se viene un choque que se ha convertido en un Clásico por la liga estadounidense.

 

Contenido generado por thefutboltimes.com 

Search

+