En primera Navidad sin Hania Aguilar, nuevo sheriff confiesa “molestia” por el caso


En la primera Navidad sin Hania Aguilar, el nuevo sheriff del condado de Robeson confesó su profunda “molestia” por lo que ocurrió con el caso.

El recién elegido sheriff del condado de Robeson reveló a ABC11 nuevos detalles sobre un indicio perdido que podría haber mantenido a un asesino tras las rejas y así haber evitado la tragedia de Hania Aguilar.

En una entrevista exclusiva con el referido medio, el sheriff Burnis Wilkins confirmó que al menos dos miembros de la oficina del alguacil conocían las pruebas de ADN que relacionaban a Michael McLellan, de 34 años, con un caso de violación cometido más de un año antes de que supuestamente secuestrara y asesinara a la adolescente Hania Aguilar, de 13 años.

TE PUEDE INTERESAR: Trump dice que no pasará Navidad en Florida debido a cierre del gobierno

“Me enoja y tengo que lidiar con eso”, manifestó Wilkins. “Saber que eso sucedió, saber que los informes no siguieron los canales adecuados, que no se realizó una investigación adicional, que las entrevistas no se realizaron correctamente, tengo un problema importante con eso”.

hania aguilar

Wilkins fue juramentado como sheriff el 3 de diciembre; su extenso currículum incluye puestos en el Departamento de Policía de Lumberton, el Departamento de Seguridad Pública de Carolina del Norte y la Fuerza de Tarea del Mariscal de Estados Unidos, detalló ABC11.

“¿Asumo la responsabilidad por lo que sucedió? No estaba aquí”, expresó Wilkins. “Pero lo he dicho públicamente, no habrá nada oculto. Vamos a llegar al fondo”.

Los investigadores dicen que Hania Aguilar fue secuestrada afuera de su casa el 5 de noviembre. La búsqueda frenética para encontrarla terminó el 27 de noviembre cuando las autoridades hallaron su cadáver en el condado de Robeson.

El principal sospechoso, McLellan, ahora enfrenta cargos de secuestro, violación y asesinato, entre otros, por el caso de Hania Aguilar.

McLellan había estado bajo custodia desde el 13 de noviembre, cuando fue arrestado por cargos derivados de un caso no relacionado con el asesinato de Hania o la violación de 2016.

De acuerdo con esa orden de arresto, McLellan fue acusado de posesión de un arma de fuego, secuestro en segundo grado e intento de robo con un arma peligrosa proveniente de un incidente ocurrido el 15 de octubre en el que supuestamente apuntó con un arma a una mujer e intentó robar su coche y su dinero.

El fiscal del distrito, Johnson Britt, le dijo a ABC11 en ese momento que el ADN de McLellan de ese caso se utilizó en la investigación de Hania.

TE PUEDE INTERESAR: Luto por muerte de Martha Érika Alonso y Rafael Moreno Valle

Britt, sin embargo, más tarde revelaría que la Oficina del Sheriff del Condado de Robeson tenía pruebas de ADN que vinculaban a McLellan con una violación en 2016, pero la oficina del Sheriff nunca le dio seguimiento.

“No sé qué sucedió, si se perdió en el departamento del sheriff, si se enterró en el escritorio de alguien, si se colocó en los registros. Simplemente desapareció”, comentó.

Después de la violación de 2016, el archivo de violación fue enviado para la prueba.

En 2017, CODIS, un sistema federal de emparejamiento de ADN, conectó a McLellan con una posible vinculación con otro caso e inmediatamente notificó a la oficina del alguacil.

“Lo que debería haber sucedido es que cuando recibieron el indicio de CODIS, eso les habría dado una causa probable para obtener una orden de registro para obtener una muestra de ADN de McLellan”, dijo Britt.

McLellan, quien estaba en prisión en ese momento por cargos de robo y robo, probablemente hubiera permanecido allí si hubiera sido condenado.

“Con toda probabilidad, esto se había adelantado y establecimos un caso en su contra en ese momento, Hania no habría muerto”, aseguró Britt. “Y por eso, no puedo decirte cuánto duele. Cuánto lo siento”.

mundo al día Hania Aguilar

El predecesor del sheriff Wilkins, Kenneth Sealey, ocupó el cargo durante 14 años antes de retirarse después de la elección de Wilkins. Al ser contactado por teléfono, Sealey se negó a hablar con ABC11 ante la cámara, pero dijo que se enteró de lo que ocurrió por las noticias.

“Estaba tan sorprendido como todos los demás”, declaró Sealey, y señaló que una alerta como esa habría ido directamente a la División de Crímenes, y no al sheriff.

“No sabía nada”, expresó.

Wilkins afirmó que ya ha revisado los protocolos de los departamentos, incluso cómo se procesan las comunicaciones estatales y federales. Y planea “duplicar o incluso triplicar” la capacitación de los oficiales.

“Definitivamente hay problemas de nuestra parte”, aceptó. “Vamos a ser transparentes aquí”.