EE.UU. sobrepasa las 4,000 muertes por coronavirus

Compartir
Suscríbete
EE.UU. sobrepasa las 4,000 muertes por coronavirus
  • El número de muertos por coronavirus en Estados Unidos ascendió a 4,075 la madrugada de este martes
  • El 40% de los fallecimientos se han registrado en Nueva York
  • La Casa Blanca indicó que podrían haber entre 100 mil y 240 mil muertos por COVID-19

De acuerdo con el reporte que ofrece la Universidad Johns Hopkins respecto al COVID-19, Estados Unidos sobrepasó las 4 mil muertes por coronavirus la madrugada de este martes.

El número de fallecidos ascendió a 4,075, y más del 40% de se han registrado en Nueva York.

El presidente Donald Trump advirtió el martes a los estadounidenses que se preparen para “un par de semanas infernales” mientras la Casa Blanca dio a conocer nuevos pronósticos que indican que podría haber entre 100,000 y 240,000 decesos en el país por la pandemia de coronavirus, incluso si se mantienen las directrices actuales de distanciamiento social, de acuerdo con The Associated Press.

Las autoridades de salud pública resaltaron que la cifra podría ser menor si las personas de todo el país acatan las normas de distanciamiento.

“Realmente creemos que podemos tener muchos mejores resultados”, dijo la doctora Deborah Birx, coordinadora del grupo de trabajo de la Casa Blanca contra el coronavirus. Eso requeriría que todos los habitantes tomen en serio su papel para evitar la propagación de la enfermedad, añadió.

El doctor Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas del gobierno, agregó que “es una cifra que debemos prever, pero no necesariamente debemos aceptarla como inevitable”.

Trump dijo que cumplir con las directrices de su gobierno era una “cuestión de vida o muerte” para la población y pronosticó que el país vería pronto “la luz al final del túnel” en una pandemia que ha cobrado la vida de más de 4,000 estadounidenses e infectado a casi 190,000 más.

“Quiero que todos los estadounidenses estén preparados para los complicados días que están por venir”, dijo Trump.

“Estas serán unas de las peores dos o tres semanas que hemos tenido en la historia del país”, añadió el mandatario. “Vamos a perder a miles de personas”.

Los sorprendentes pronósticos se difundieron durante un sombrío informe de dos horas en la Casa Blanca.

Las autoridades describieron un número de víctimas que, en el cálculo más optimista, superaría a las más de 53,000 vidas estadounidenses que se perdieron durante la Primera Guerra Mundial.

Y el extremo superior del cálculo sería casi equivalente a las 291,000 vidas que perdió Estados Unidos en combate durante la Segunda Guerra Mundial.

“No hay una varita mágica”, dijo Birx. “No existe una terapia o vacuna mágica. Son solo comportamientos. Cada uno de nuestros comportamientos, convirtiéndose en algo que cambia la trayectoria de esta pandemia viral”.

Fauci describió las cifras como “aleccionadoras” e instó al público a “pisar el acelerador” en sus labores colectivas de contención.

“Seguimos viendo una línea ascendente”, declaró Fauci. “No podemos desalentarnos por ello, porque la mitigación está funcionando y funcionará”.

Birx comentó que los pronósticos pandémicos iniciales eran de entre 1.5 y 2.2 millones de fallecimientos en Estados Unidos. Pero ese era el peor de los escenarios, sin medidas para frenar la propagación del virus mediante el distanciamiento social.

Añadió que las entidades en las que no se ha disparado el número de infecciones como en Nueva York podrían implementar acciones para aplanar la curva de hospitalizaciones y decesos.

Archivado como: muertes coronavirus

No solo el distanciamiento social podría marcar una diferencia, sino también los preparativos de los hospitales de todo el país para la llegada de una gran cantidad de pacientes sumamente enfermos.

Mientras mejor preparados estén los hospitales, hay mayores probabilidades de que se salven vidas.

También existe un comodín en cuestiones de tratamiento: la posibilidad de que la combinación de fármacos experimentales que presume Trump — una medicina contra la malaria y un antibiótico— marquen una diferencia. Es una combinación que ya se está utilizando en miles de pacientes, y Fauci señaló que quisiera poner a una exhaustiva prueba su eficacia.

Los comentarios surgieron después del anuncio de Trump de extender hasta el 30 de abril las directrices de distanciamiento social que instan a la ciudadanía a suspender las reuniones sociales, a trabajar desde casa, cerrar las escuelas, y otras medidas para frenar la propagación del virus.

Archivado como: muertes coronavirus

HOSPITALES DE CAMPAÑA EN NUEVA YORK

Además de la llegada este lunes del buque médico militar Confort con 1,000 camas y del hospital de campaña en el centro de convenciones Javit con 2,500, Nueva York, el epicentro del COVID-19 en Estados Unidos, sigue ampliando su capacidad médica, reseñó la agencia Efe.

En el icónico Central Park se trabajaba este martes para abrir un hospital de campaña con 68 camas y 10 respiradores, mientras que las pistas de tenis del Abierto de EE.UU. acogerán a partir de la próxima semana otro hospital de campaña con 350 camas destinadas a pacientes que no requieren cuidados intensivos.

En Nueva York los contagios alcanzaron este martes los 76,000 y los fallecidos 1,550, cifras que han requerido que el Pentágono envíe camiones frigoríficos para albergar los cadáveres que no caben en las morgues de los hospitales.

Las autoridades locales esperan recibir del gobierno 85 camiones de estas características con el objetivo de doblar la capacidad de la ciudad de albergar cadáveres, y que actualmente es de 3,500.

Archivado como: muertes coronavirus

INCERTIDUMBRE EN ALTAMAR

En las aguas de Florida sigue la incertidumbre para el Zandaam, el crucero en el que han muerto cuatro personas durante un viaje por Sudamérica y en el que hay casi 200 personas enfermas con síntomas de la COVID-19.

Las autoridades locales aplazaron este martes un día la decisión sobre si dejarán atracar al Zandaam y a otro crucero en sus puertos, con un plan para evacuar a los pasajeros más graves a centros sanitarios y tratar a los leves a bordo del barco.

El gobernador de Florida, el republicano Ron DeSantis, consideró ayer que sería “un error” dejar desembarcar a enfermos e instó a la naviera del crucero, Holland America Line, a que se haga cargo de sus pasajeros.

Archivado como: muertes coronavirus