Muere mexicano que sostuvo a Robert Kennedy tras atentado

Cuando Robert F. Kennedy decidió tomar un atajo por la cocina del Hotel Ambassador de Los Ángeles tras clamar la victoria en la elección del candidato del Partido Demócrata por la presidencia en 1968, el mexicano Juan Romero se admiró de su buena suerte.

Eso significaba para el asistente de camarero de 18 años una oportunidad de estrechar la mano de su héroe, el hombre que él estaba seguro de que se convertiría en el próximo presidente de Estados Unidos, por segunda ocasión en dos días.

Romero acababa de estrechar la mano de Kennedy cuando se escucharon los disparos, uno de los cuales impactó al senador en la cabeza.

TE PUEDE INTERESAR: Mujer defiende a mexicana blanco de insultos racistas (VIDEO)

Kennedy moriría al día siguiente, y el inmigrante mexicano que lo había idolatrado llevaría la carga emocional de ese encuentro durante la mayor parte de su vida.

“Lo recuerdo una vez diciendo que se sentía culpable”, afirmó su hija Josefina Guerra el jueves. “Él pensaba que fue su culpa”.

Kennedy

La mujer agregó que su padre le explicó: “Si yo no hubiera extendido mi mano, él no habría sido baleado”.

Romero falleció el lunes en un hospital en Modesto, California, después de sufrir un ataque cardiaco, informó Rigo Chacón, un viejo amigo de la familia y exreportero de televisión, a The Associated Press este jueves. Tenía 68 años.

Romero, quien se mudó de Los Ángeles hace varias décadas, pasó la mayor parte de su vida en San José y Modesto, ciudades del norte de California, de acuerdo con Chacón.

Trabajó en la construcción, incluyendo pavimentación con concreto y asfalto, disfrutando del trabajo físico sin intenciones de jubilarse en un futuro cercano.

“Juan era un tipo grande, fornido y musculoso, y parecía estar en buen estado de salud”, señaló Chacón, quien añadió que su muerte conmocionó a familiares y amigos.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+