La nueva cara de Mississippi tras las masivas redadas de ICE

  • Las redadas de ICE en Mississippi han dejado una profunda huella en la comunidad.
  • Para unos significó una oportunidad, para otros fue sentir el terror en carne propia.
  • Muchos aun siguen conmocionados por las históricas redadas masivas de ICE en Mississippi.

Mississippi ha cambiado desde que hace unos meses ICE ejecutara masivas redadas contra inmigrantes en varias plantas. Su nueva cara atrae a algunos, mientras aterra a otros.

Una serie de redadas federales de inmigración arrasó con casi 700 trabajadores indocumentados, operativo que creó oportunidades, y algunas preocupaciones éticas, para los residentes nacidos en Estados Unidos, indicó el New York Times en un extenso reportaje este sábado.

Juan Grant entró en la planta de procesamiento de pollo de Koch Foods para su nuevo trabajo el miércoles por la mañana, uniéndose a muchos otros afroamericanos en una procesión de botas de goma, redecillas y últimos cigarrillos antes de la rutina laboral.

A los 20 años, Grant era demasiado joven para recordar los días de una fuerza laboral casi totalmente blanca en la industria avícola de Mississippi, o los boicots y protestas por los derechos civiles que siguieron. Era demasiado joven para haber visto cómo los trabajadores blancos se movieron en gran medida después de eso, dejando el negocio de matar (aves), cortar y empacar a los afroamericanos.

No sabía cómo fue el tiempo antes de que los trabajadores hispanos comenzaran a llegar al corazón del pollo en el país por miles, reclutados por gerentes de plantas que buscaban ocupar empleos mal pagados en una industria en expansión.

Pero Grant recordó claramente el 7 de agosto, el día en que la administración del presidente Donald Trump realizó redadas de inmigración en siete plantas de pollo en el centro de Mississippi. Recordó las noticias que aparecían en su teléfono: 680 trabajadores hispanos arrestados. Él recuerda haber visto una oportunidad.

“Pensé que debería haber algunos trabajos”, comentó.

Y se imaginó bien.

Se creía que las redadas de ICE eran la mayor represión de inmigración en todo Mississippi en la historia reciente y un cumplimiento parcial del voto del presidente Trump de eliminar del país a millones de trabajadores indocumentados.

El impacto en la comunidad inmigrante de Mississippi ha sido devastador. Para los trabajadores no inmigrantes, las secuelas los han forzado a un juicio personal con cuestiones de moralidad y de interés económico: las redadas trajeron sufrimiento, pero también crearon oportunidades de trabajo.

Algunos creen que los trabajadores indocumentados provocaron que ocurriese el operativo. “Si estás en un lugar donde se supone que no debes estar, van a ir a buscarte”, mencionó un trabajador llamado Jamaal, quien se negó a dar su nombre completo porque Koch Foods no lo había autorizado a hablar. “Eso es solo lo correcto”.

Pero también estaba Shelonda Davis, de 35 años, una veterana con 17 años en la planta. Ella ha visto a muchos trabajadores, de todos los orígenes, ir y venir. Pero estaba horrorizada de que tantos de sus colegas hispanos fueran detenidos. Algunos de ellos, dijo, querían trabajar tanto que intentaron regresar al día siguiente. 

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+