Más de dos millones de latinos podrían quedar fuera del censo 2020

  • Denuncian que unos 2,2 millones de latinos están en riesgo de quedar fuera del censo 2020.
  • Los resultados de un censo equivocado pueden afectar directamente a las poblaciones que habitualmente son más difíciles de contar.
  • La medida tendría consecuencias en la asignación de fondos para los programas de ayudas.

Más de cuatro millones de residentes en Estados Unidos, especialmente latinos y afroamericanos, están en riesgo de quedar fuera del censo 2020 debido a las polémicas que la rodean, incluida la pregunta sobre la ciudadanía agregada por el gobierno de Trump, asegura un estudio divulgado este martes por Urban Institute.

El presidente Donald Trump quiere incluir en los formularios la pregunta “¿Es esta persona ciudadana de los Estados Unidos?”, algo que genera recelo en los hogares inmigrantes y podría provocar una menor participación en el censo por temor a represalias en materia migratoria, señala el informe.

Según el grupo independiente Urban Institute, por este y otros obstáculos, en su previsión de “mayor riesgo”, unos 2,2 millones de latinos (el 3,57 % del total) podría quedar fuera del conteo, mientras que las estimaciones de riesgo medio apuntan a un 2,84 % y las de bajo indican un 2,01 %, o 1,2 millones de residentes.

Junto a los hispanos, más de 1,7 millones de afroamericanos (3,68 % del total) podrían no ser contados, misma situación que enfrentan más de 100.000 nativos (2,12 %) y 305.000 asiáticos (1,36 %), mientras que el riesgo se reduce notablemente en el caso de los blancos, que es de 67.000 personas o el 0,03 % de esta población.

Los resultados de un censo equivocado pueden afectar directamente a las poblaciones que habitualmente son más difíciles de contar, advierte en la presentación de las proyecciones la investigadora del instituto, Diana Elliott.

En particular por las consecuencias que tendría en la falta de cálculos adecuados de los fondos necesarios para los programas infantiles, o inclusive de infraestructura, agrega.

Pese a las críticas de los latinos y grupos proinmigrantes, el Gobierno ha negado las acusaciones de que la pregunta en el censo sea un plan encubierto para aumentar el poder electoral del Partido Republicano.

La supuesta conspiración, alega la Administración en una carta enviada al juez de distrito Jesse Furman, que bloqueó en enero la inclusión de la pregunta en el censo, sería una campaña de última hora para influir en el Tribunal Supremo, que debe decidir a fines de este mes sobre su apelación.

Los grupos que presentaron la demanda argumentan que el Gobierno ha ocultado el hecho de que la pregunta fue idea de un especialista republicano en el diseño de distritos electorales, con el argumento de que sería una “desventaja clara para los Demócratas y ventajosa para los Republicanos y blancos no hispanos”.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+