Milicias antiinmigrantes de Arizona generan tensión en la frontera

Arivaca, un pequeño pueblo de Arizona, ubicado a solo 11 millas de la frontera entre México y Estados Unidos y con cerca de 700 habitantes, se ha convertido en un imán para los grupos de milicias que patrullan al zona con el fin de detener a los inmigrantes que intentan ingresar al país.

Lo que antes era un poblado tranquilo y cooperativo se ha convertido en zona llena de tensiones que ha trastocado la normalidad de sus residentes, según reseña NPR.

De acuerdo a Mary Kasulaitis, una de sus habitantes, evitar hablar de política ayuda a mantener la paz. Asegura que prefiere no provocar a la gente con temas que de seguro provocarán polémica.

“El problema con las milicias es que no sabes quiénes son y no sabes lo que quieren”, dice Kasulaitis, un historiador local cuyas raíces en Arivaca se remonta desde hace mucho tiempo atrás. Creció un rancho que ha estado en su familia desde 1879. “Puse señales de ‘no ingresar’ en mi valla, no por los que intentan cruzar la frontera, sino por la milicia. Son una preocupación para mí”.

Para muchos, la presencia de las milicias está poniendo a prueba el espíritu armonioso del pueblo. “Ha hecho a algunos de los lugareños más distantes, un poco más defensivos”, dice Joe Farrington. “Todo el mundo solía ser bastante abierto aquí, pero ahora tienes que preguntarte, si conoces a un extraño, ¿es solo un buen cazador? ¿O es un tipo loco que piensa que todos los que viven en la ciudad son criminales?”.

Farrington se refiere a lo que ocurrió el año pasado, cuando las milicias llegaron y difundieron teorías de conspiración asegurando que los habitantes de la ciudad estaban aliados con los cárteles de drogas mexicanos y los traficantes de sexo.

En cuanto a las milicias, Ken Buchanan, un líder de la comunidad, dijo a NPR: “la mayoría (de los milicianos) reconoce que no los queremos aquí. No somos amigables con ellos”.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+