Miles asistieron al colorido y emotivo Festival de Día de Muertos en el Atlanta History Center

blank
blank

Con admirable solemnidad, alegría y respeto a la prehispánica costumbre mexicana que rinde coloridos rituales para celebrar la vida de sus ancestros, miles asistieron al XVII Festival de Día de Muertos presentado por el Consulado General de México y el Instituto de Cultura Mexicana, en colaboración con la Oficina de Enlace en Georgia del gobierno de Guanajuato, en el Atlanta History Center (AHC).

blank

Fergie Arriaga (izq.), de 9 años, ganadora de la versión infantil del concurso de Catrinas & Catrines, con su mamá Verónica Arriaga, de Zitácuaro, Michoacán. Foto: Alberto Brown Rodríguez/MundoHispánico.

La festividad, a la cual según la vocera del AHC se registraron 7,500 visitantes el pasado 28 de octubre, incluyó emotivos altares con ofrendas, mojigangas, alebrijes, danzas folclóricas, música y antojitos mexicanos. Grandes y chicos motivados por el fervor a la tradición se vistieron de catrines y catrinas o con coloridos atuendos indígenas de todo Mexico para pasearse orgullosos por el recinto cultural recordando a los que se fueron con gran alegría.

blank

La familia mexicana Díaz Picazo dedicó su altar este año a su amigo y locutor mexicano Raúl Cedillo, una de las personalidades más queridas en Georgia que falleció de un infarto en julio de 2018. Foto: Alberto Brown Rodríguez/MundoHispánico.

Honrando a los muertos

Y, precisamente, Raúl Cedillo, una de las personalidades más queridas en Atlanta no solo por su talento sino por su amabilidad, profesionalismo y gran calidad humana, que falleció en julio del año en curso, fue recordado por sus familiares y amigos con un altar en su honor.

Tras años de ser uno de los pioneros de la radio latina en Georgia, Cedillo instauró y dirigió desde 2014 Racevoz.net, una emisora radial a través de Internet que brinda programación las 24 horas con música, noticias, deportes, entretenimiento, entrevistas con famosos y programas de interés general con especialistas en leyes, salud y bienestar social.

Premian al maestro Juan Ramírez

Durante el festival, Juan Ramírez (izq.), el ilustre maestro, compositor, director y primer violinista de la Orquesta Sinfónica de Atlanta (ASO) por 46 años, recibió del gobierno mexicano el premio Ohtli por su labor a favor del empoderamiento de los inmigrantes mexicanos.

blank

Juan Ramírez (izq.), músico mexicano y director fundador la Fundación Atlanta Virtuosi, recibió del gobierno mexicano el premio Ohtli por su labor a favor del empoderamiento de los inmigrantes mexicanos. El reconocimiento se lo entregó Javier Díaz de León (centro), cónsul general de México. Entre los músicos de la Orquesta Sinfónica de Atlanta y colegas del maestro Ramírez que le acompañaron durante el recital que ofreció ese día estuvo el violonchelista Larry LeMaster (der.) Foto: Alberto Brown Rodríguez/MundoHispánico.

“Fue una sorpresa que no me esperaba. Me siento feliz que el gobierno de Mexico haya puesto los ojos en mi porque desde los 21 años que salí de Mexico en 1966 he trabajado para enaltecer la cultura mexicana. Es muy grato que me hayan reconocido y me hayan agrupado en este selecto grupo de premiados que están contribuyendo en pro del bienestar de los mexicanos en el exterior y de nuestra cultura”, expresó el músico mexicano oriundo de Ciudad Madero, Tamaulipas.

Recital dedicado a los emigrantes que no cumplieron su sueño

Tras recibir el premio, que incluyó una medalla y un pergamino, el también fundador de la Atlanta Virtuosi Foundation dirigió un sublime concierto acompañado por 16 colegas suyos de la ASO y la soprano mexicana Sindy Gutiérrez, invitada especial que fue traída por cortesía de la Oficina de Enlace en Georgia del gobierno de Guanajuato y el Instituto de Cultura Mexicana.
El recital titulado Huapango y canciones de amor latinoamericanas, incluyó joyas musicales de Ecuador, México, Puerto Rico y Venezuela como ‘Cuando vuelva a tu lado’, ‘Vasijas de barro’, ‘Como llora una estrella’ y ‘Perfume de gardenias’; así como un par de huapangos de la Suite Huasteca del maestro Ramírez. El virtuoso músico mexicano dedicó el recital a los Juanes, Marías, Pedros, Lupes, y todos los emigrantes que murieron en el intento y jamás llegaron a cumplir con su sueño de una mejor vida en el Norte.

blank

La guerrerense Gloria Hernández y su hija Valeria Ángel participaron en un taller de mojigangas y alebrijes que brindó Juan Hernández, el maestro guanajuatense de arte popular y cartonería invitado al evento.

El programa nutrido de tradición mexicana

Una de las salas más visitadas, y cómo debe ser, fue la dedicada a los 15 altares que participaron en el concurso. El ganador fue el de The Westminster Schools. Fue creado por la mexicana Lizbeth Cárdenas, quien se inspiró en las tradicionales ceremonias de Día de Muertos del pueblo purépecha de Pátzcuaro, Michoacán.
Cabe resaltar el gran trabajo que realizó Juan Hernández, el maestro guanajuatense de arte popular y cartonería invitado también por el gobierno de Guanajuato a través de su Oficina de Enlace en Georgia dirigida por Verónica Toscano de Leger y el Instituto de Cultura Mexicana.

Hernández ofreció un taller de mojigangas y alebrijes a maestros y alumnos de la escuela Lake Forest Elementary en Sandy Springs y otro más a la Coalición de Líderes Latinos en Dalton (Clila). Las coloridas e impresionantes obras fueron exhibidas durante el festival.
En el escenario principal, Mitotiliztli Tonantzin, Alma Mexicana, Tonalli y Colibrí deleitaron a los asistentes con selectas danzas prehispánicas y bailes típicos de distintas regiones de México. Además, la soprano Gutiérrez también interpreto un ramillete de canciones populares acompañada por el Mariachi de Pepe López; y la niña Esmeralda González también regaló al público un par de canciones mexicanas. Mas de 25 niños y adultos participaron en el concurso de Catrines & Catrinas con atuendos muy auténticos.

He aquí un vistazo en imágenes de la experiencia mágica de esta gran celebración mexicana:

 

Search

+
blank