Miguel Villalón: EE.UU. confirma que soldado hispano murió en ataque en Afganistán (FOTO)

  • El soldado hispano Miguel Villalón murió en un ataque en Afganistán
  • El hispano murió tras explotar una bomba al paso de su vehículo
  • Otro soldado estadounidense murió en el ataque

 

El soldado hispano Miguel Villalón murió en un ataque este sábado en Afganistán, confirmó el gobierno de EE.UU.

Dos elementos de las fuerzas armadas estadounidenses murieron y otros dos resultaron heridos al explotar una bomba al paso de su vehículo en el sur de Afganistán, informó el mando militar de Estados Unidos en un comunicado.

De acuerdo con las normas del Departamento de Defensa, el ejército de Estados Unidos no identificó de inmediato a los elementos.

 

 

Pero este domingo el Pentágono identificó a los dos soldados muertos en el bombardeo ocurrido en una carretera de Afganistán, según reportó la cadena de noticias CNN.

Una de las víctimas es el soldado hispano Miguel Villalón, de tan solo 21 años de edad y residente de Joliet, Illinois.

También murió en el atentado el sargento. Ian P. McLaughlin, de 29 años de edad y residente de Newport News, Virginia, dijo el Departamento de Defensa en un comunicado.

Ambos soldados estadounidenses murieron el sábado cuando su vehículo fue golpeado por un dispositivo explosivo improvisado, en la provincia sureña de Kandahar.

Los soldados estaban llevando a cabo operaciones como parte de la Misión de Apoyo Resolutivo de la OTAN, según un comunicado publicado el sábado, según la CNN. El ataque también hirió a dos miembros del servicio.

Este fue el primer despliegue de combate para ambos soldados.

A Miguel Villalon le sobreviven sus padres, mientras que a Ian McLaughlin le sobreviven su esposa y cuatro hijos.

“Estos paracaidistas representan lo mejor de nuestra nación y nuestro ejército. Tres veces voluntarios, fueron cuando nuestra nación llamó y pagaron el máximo sacrificio”, dijo el mayor general James Mingus en el comunicado.

“Serán honrados, lamentados, pero nunca olvidados y estamos comprometidos a cuidar a sus familias de por vida”.

El talibán inmediatamente se atribuyó el ataque. El vocero talibán Qari Yusouf Ahmadi dijo que el ataque ocurrió en la provincia sureña de Kandahar.

Más de 2,400 militares estadounidenses han muerto en Afganistán.

El año pasado fue uno de los más mortíferos para las fuerzas estadounidenses con 23 soldados muertos, a pesar de que Washington sostuvo negociaciones de paz con el Talibán.

El más reciente ataque amenaza los intentos actuales de reiniciar las intermitentes negociaciones de paz entre Washington y el Talibán.

El enviado de Estados Unidos para la paz, Zalmay Khalilzad, ha presionado a los insurgentes para que acepten un cese al fuego o al menos reduzcan sus ataques. Eso daría una ventana en la que el gobierno estadounidense y el Talibán podrían llegar a un acuerdo que incluiría el retiro de todas las tropas de Estados Unidos en la región. Ese trato también crearía una hoja de ruta para las negociaciones directas entre afganos para planear un futuro del país luego de la guerra.

La madrugada del sábado, tanto la OTAN como las autoridades afganas habían confirmado el incidente, sin mencionar las muertes.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+