“Con lo que nos están haciendo, ya no se puede confiar en ellos”

  • Mario Guevara cuenta su experiencia con una joven mexicana en Gwinnett
  • La población hispana migrante ya no confía en la policía, y te cuenta por qué
  • ¿Tienes algo que contarle a Mario que pueda ayudar a la comunidad?

“Con lo que nos están haciendo, ya no se puede confiar en ellos”. Esta frase me la dio una joven mexicana que reside en el condado de Gwinnett.

Por respeto a la fuente, no revelaré su identidad, pero sí puedo contarles que, a ella, en diciembre del año pasado le deportaron a su esposo, al padre de su pequeño.

El hombre manejaba por una calle de Gwinnett cuando cometió una infracción de tránsito.

Un patrullero lo paró para multarlo y descubrió que no tenía una licencia valida, por lo que fue arrestado en el acto. Un par de meses después ya estaba en su tierra natal.

Curiosamente, la mujer me contaba sobre ese problema por el cual están atravesando a tan solo unos metros de donde estaba un buen grupo de policías de Gwinnett.

Gwinnett, Mario Guevara

Y es que las autoridades locales simultáneamente llevaban a cabo un evento en ese mismo instante en la cafetería donde ella trabaja.

“Cafecito con un policía”, fue el nombre que dieron a dicha actividad, en la cual había varios funcionarios de alto rango y la mayoría de los oficiales latinos en ese departamento.

La idea de la policía era escuchar el sentimiento de la gente y tratar de aclarar sus dudas, pero para su mala suerte, fueron pocos los hispanos que acudieron.

He sido testigo de cómo, en múltiples ocasiones las autoridades de Georgia han tratado de recuperar la confianza de los inmigrantes, en especial de la comunidad latina, la más creciente en el estado.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+