México tiene “dignidad intacta” en acuerdo con EE.UU., pero fue victoria para Trump

En el acuerdo México-EEUU, el país azteca quedó con la "dignidad intacta", mientras que para el segundo representó una victoria políca para Trump.

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
  • El acuerdo entre México y EE.UU. sigue dando de qué hablar.
  • El país azteca aseguró que no comprometió su dignidad para evitar los aranceles.
  • Trump se ha jactado de lograr un acuerdo que beneficia a ambos países.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), estaba dispuesto, aunque era reacio, a imponer aranceles a los productos estadounidenses si los negociadores en Washington no hubieran logrado llegar a un acuerdo, según dijo el sábado ante una multitud entusiasta cerca de la frontera.

El mandatario habló poco después de que su secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, dijera a los asistentes que México había salido de las cruciales negociaciones arancelarias con Estados Unidos con la “dignidad intacta”, reseñó AP.

Acuerdo México

AMLO mencionó que como admirador de Gandhi, Martin Luther King y Nelson Mandela, se oponía a las represalias, pero que estaba dispuesto a imponer aranceles a los productos estadounidenses.

“Como jefe representante del Estado mexicano no puedo permitir a nadie que se atente contra la economía de nuestro país, menos que se establezca una asimetría injusta, indigna para nuestro gobierno”, afirmó.

El mitin en la ciudad de Tijuana estaba programado originalmente como un despliegue de solidaridad por la amenaza del presidente Donald Trump de imponer un arancel del 5% sobre los productos de México a menos que detuviera el flujo de migrantes centroamericanos que cruzan su territorio para llegar a Estados Unidos.

[interest img=”https://res.cloudinary.com/mundo/image/upload/f_auto,q_auto/v1522167119/Daniel-Sarcos-EFE_atpevs.jpg” url= “https://mundohispanico.com/daniel-sarcos-video-chiqui-tanga/” title= “Filtran comprometedor video de Daniel Sarcos y novia de Jorge Ramos en una cama”]

La amenaza arancelaria había generado oposición incluso del propio partido de Trump por las secuelas económicas que habría provocado.

Pero después de que funcionarios mexicanos y estadounidenses llegaron a un acuerdo el viernes que estipula que México redoblará esfuerzos contra la migración irregular a cambio de que Trump retire su amenaza, las autoridades convirtieron el mitin en una celebración.

Ebrard, quien ayudó a negociar el pacto en Washington D.C., expresó que cuando regresó a México y le dio a AMLO su reporte, le dijo: “No hay tarifas, presidente, y salimos con la dignidad intacta”.

Marcelo Ebrard dijo el acuerdo México-EEUU fue digno para su nación

Al abordar el tema de los migrantes, Ebrard dijo que “mientras estén en México, vamos a ser solidarios con ellos”.

Varios oradores hablaron de la importancia de la relación entre ambos países y aplaudieron al equipo negociador de México. El mitin tuvo el corte de un acto de campaña dada la gran cantidad de parafernalia del partido Morena, al que pertenece AMLO.

El presidente habló sobre la larga historia entrelazada de los dos países, señalando que son “protagonistas del mayor intercambio demográfico del mundo”.

Los residentes de Tijuana que asistieron al evento organizado por el gobierno dijeron que apoyaban los términos del acuerdo. Pero los tijuanenses a solo unas cuadras de distancia dijeron que les preocupaba que más refugiados tuvieran que esperar en Tijuana y otras ciudades fronterizas mientras se resuelven sus casos en Estados Unidos. Ese proceso puede tardar meses, incluso años.

Acuerdo México-EE.UU. significó una victoria política para Trump

El acuerdo del presidente Donald Trump para evitar la imposición de aranceles sobre los productos mexicanos incluye pocas soluciones nuevas para contener el flujo de migrantes centroamericanos que se abren camino hasta la frontera sur de Estados Unidos.

Pero es suficiente para que el mandatario cante victoria.

La decisión dio fin a una confrontación que los líderes empresariales advirtieron tendría desastrosas consecuencias económicas tanto para Estados Unidos como para uno de sus principales socios comerciales, elevando los precios al consumidor y abriendo una brecha entre los países. También representa una victoria para los republicanos que habían inundado la Casa Blanca con exhortos para que el presidente diera marcha atrás a la medida.

Trump lotería

Pero más que cualquier otra cosa, le da a Trump la posibilidad de jactarse en un tema en el que no ha logrado muchos avances a pocos días de que lance formalmente su campaña de reelección.

“El presidente Trump consiguió una vez más una enorme victoria para el pueblo estadounidense”, afirmó el portavoz de campaña de Trump, Tim Murtaugh, en un comunicado. Elogió al mandatario por usar “la amenaza de aranceles para traer a México a la mesa” y por “mostrar que está dispuesto a usar todas las herramientas a su alcance para proteger al pueblo estadounidense”.

Trump hizo campaña en 2016 con la promesa de combatir la inmigración ilegal, pero su gobierno ha registrado un aumento en el número de cruces fronterizos hasta un nivel no visto en más de una década. La Patrulla Fronteriza de Estados Unidos aprehendió en mayo a más de 132,000 personas, que incluye una cifra récord de 84,542 individuos que viajaban en núcleos familiares formados por adultos y niños.

Ese incremento ha estado agotando los recursos federales, lo que ha hecho que las autoridades pasen apuros para proveer servicios básicos de alojamiento y atención médica a las familias que huyen de la violencia y la pobreza en Honduras, Guatemala y El Salvador.

Dado que Trump se encontraba en el extranjero y la ronda inicial de negociaciones del miércoles resultó improductiva, muchos en la Casa Blanca consideraban un hecho que Trump cumpliría la amenaza de imponer un arancel inicial de 5% sobre todos los productos importados de México a partir del lunes, con el fin de obligar al país latinoamericano a tomar medidas en materia migratoria, de acuerdo con personas familiarizadas con las deliberaciones.

AMLO Trump

Los representantes estadounidenses, como el vicepresidente Mike Pence y el secretario de Estado Mike Pompeo, no eran exactamente fans de la política de Trump, pero entendían la frustración del mandatario y presentaron varias sugerencias a la delegación mexicana. También dejaron claro que el presidente hablaba en serio sobre los aranceles a menos que se tomaran medidas drásticas.

No obstante, los funcionarios estadounidenses se sorprendieron cuando las negociaciones se reanudaron el jueves y México aceptó algunas de las cosas que Pence había puesto sobre la mesa, incluyendo la expansión de un programa que obliga a algunos solicitantes de asilo a esperar en México mientras se procesan sus casos.

Y aunque dicha medida no se incluyó en el acuerdo, los funcionarios mexicanos expresaron apertura para discutir algo a lo que se habían opuesto fervientemente: que México se convirtiera en un “tercer país seguro”, lo que dificultaría que los refugiados que pasaran por México pidieran asilo en Estados Unidos.

Las conversaciones continuaron el viernes durante una sesión maratónica en el Departamento de Estado presidida por el asesor jurídico de la Casa Blanca, Pat Cipollone, y de la que Trump fue informado por teléfono.

La decisión final se tomó en una conferencia telefónica nocturna una vez que Trump regresó a la Casa Blanca el viernes, y poco después se tuiteó el anuncio del convenio.

 

 

Continua artículo relacionado