México tiene 45 días para disminuir el flujo migratorio hacia EE.UU.

  • El canciller de México explicó que en 45 días se evaluarán los avances en el control del flujo migratorio con Estados Unidos
  • De fallar el plan de contención mexicano, EE.UU. tomará medidas adicionales y se podría reactivar la amenaza arancelaria.
  • El acuerdo suscrito entre ambos países no se aclara cuánto debe bajar el flujo de migrantes.

El canciller mexicano Marcelo Ebrard señaló el lunes que no existen acuerdos secretos entre México y Estados Unidos y que lo único a lo que se comprometieron ambos gobiernos es a evaluar el acuerdo en 45 días y volver a negociar si el flujo de migrantes no disminuye.

Si el flujo de migrantes con complace a Estados Unidos, explicó Ebrard, Washington volverá a poner sobre la mesa sus propuestas, previsiblemente que México sea tercer país seguro (que los migrantes tengan que pedir asilo en México antes que en EE.UU.) y el gobierno mexicano propondrá que se establezca un sistema de refugio regional y que en las conversaciones participen tanto el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados como los gobiernos de Guatemala, Panamá y Brasil, por donde entran o pasan muchos migrantes.

En cualquiera de los casos, agregó el canciller, el Congreso mexicano deberá pronunciarse.

“Querían que se firmara el domingo otra cosa, totalmente diferente”, dijo Ebrard. “Pero eso es lo que está aquí, no hay ninguna otra cosa que no sea esto que acabo de explicar: día 45 es la evaluación y si no logramos los resultados (sobre el flujo migratorio), tendríamos que participar en discusiones para un acuerdo que incluya el retorno de solicitantes de asilo bajo una perspectiva regional”, agregó sin ofrecer más explicaciones.

El jefe de la diplomacia mexicana también reconoció que en el acuerdo suscrito entre ambos países no se aclara cuánto debe bajar el flujo migratorio, lo que deja la puerta abierta a diferentes interpretaciones por parte de los dos países.

De hecho, Ebrard reconoció que lo que le gustaría a Estados Unidos es tener cero migrantes que pasen por México “pero eso es imposible”. También señaló que el gobierno mexicano ha vivido “el momento más difícil de la relación” con Washington porque lo que Estados Unidos les planteó fue “casi un ultimátum, bueno, quítenle el casi”.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+