Este mexicano terminó la secundaria a los 85 años y emprendió su negocio

  • La historia de Don Sabino es inspiradora y nos recuerda que nunca es tarde para cumplir un sueño.
  • “La importancia es que no le quedé mal a mi nieta y avancé en aprender más”, esa es la satisfacción que le queda.
  • Le contamos cómo Don Sabino emprendió su propio negocio y terminó la secundaria a los 85 años.

José Sabino Odilon Xochipiltecatl Carvente, también conocido como Don Sabino, es un ejemplo para su comunidad y su familia, ya que terminó la secundaria a los 85 años y emprendió su propio negocio. Este mexicano vive en el municipio de Zacatelco, al sur de Tlaxcala, lugar característico por su arquitectura colonial y por sus actividades económicas en ganadería, agricultura e industria.

La tranquilidad de este pueblo tlaxcalteca de casi 40,000 habitantes contrasta con la actividad ‘agitada’ de este mexicano, quien a sus 85 años de edad acaba de terminar la secundaria y maneja su propio negocio. Vive solo, dice no padecer dolor alguno y, además, emprendió su propio negocio.

Sabino Xochipiltecatl pasó por lo que muchas personas nacidas y criadas en el siglo pasado: el impedimento de estudiar por la necesidad temprana de mantener una familia. Como Don Sabino mismo lo llama, “necesidades de la vida”.

TE PUEDE INTERESAR: No seré primera dama, confirma la esposa de AMLO

“Yo nada más llegué hasta segundo de primaria. A los 14 o 15 años, ya quería ganar mi propio dinero por mi propio trabajo. Fue entonces que abandoné el estudio”, cuenta Don Sabino en entrevista con El Financiero.

Y así, sin primaria concluida, Sabino Xochipiltecatl fue presidente de su comunidad y de las fiestas patrias del pueblo. También fue representante social de una fábrica que tenía 1,200 trabajadores, trabajador en la fiscalía. Sin haber estudiado, “he salido avante con todos estos trabajos que me han encomendado”, dice Sabino.

¿Entonces por qué es importante estudiar?

La importancia es que no le quedé mal a mi nieta y avancé en aprender más. Esa es la satisfacción y el orgullo que cabe en mí. No quedarle mal a mis hijos y tener mi certificado de primaria y secundaria.

Su nieta, recalca Don Sabino, es una de sus grandes motivaciones y quizá la que inició con sus ánimos de completar los estudios de educación primaria.

Ella, ahora con 16 años de edad y quien se encuentra estudiando preparatoria, le dijo a Don Sabino que se acercara al Instituto Tlaxcalteca para la Educación de los Adultos (ITEA) para acabar la primaria en una de las modalidades que ofrece, similar al sistema abierto.

Y así lo hizo: “La motivación fue desde que empecé con mi nieta. Ahí fue donde yo me motivé porque veía los libros, los leía y los estudiaba. Entonces, proseguí en el estudio. Mi nieta vive cerca y es la que me venía a dar las instrucciones”.

ES TENDENCIA

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+