Mente criminal del tiroteo en El Paso: Rasgos sociópatas de un tirador

blank
blank

  • Tiroteo en El Paso: más de 20 muertos y 40 heridos
  • ¿Qué es lo que ocurre en la mente criminal del tirador?
  • Rasgos sociópatas del asesino: ¿qué hay detrás de una mente criminal del tirador?

El pasado 3 de agosto se vivió uno de los episodios más sangrientos del año: la matanza ocurrida en El Paso, Texas, donde murieron al menos 20 personas y otras 40 resultaron con heridas que van de leves a críticas. En este artículo hablaremos de la mente criminal del tirador.

El agresor  tenía como consigna sembrar terror entre la comunidad de hispanos en Texas, así como terminar con la vida de todas aquellas personas que, según su manifiesto, pusieran en riesgo su vida personal y laboral, haciendo énfasis en que El Paso había sido ya “invadido” por personas de origen hispánico que en cualquier momento le iban a robar el trabajo que él siempre había soñado.

El discurso de odio esconde también señales de que una persona ha sido devorada ya por sus instintos más bajos, y lo más alarmante es que dicha persona no parece presentar ningún síntoma de que sus acciones le han causado algún remordimiento en particular; al final, él ha cumplido con su propósito, que era deshacerse de una parte significativa de la comunidad.

Mente criminal del tirador

shutterstock

Las agencias de noticias y los medios masivos de comunicación suelen catalogar a este tipo de individuos como víctimas de trastornos mentales que los orillan a cometer este tipo de masacres; sin embargo, existe información relevante acerca de este asaltante en particular que ha dejado perplejos a todos los testigos, directos o no, de esta tragedia: el joven que le arrebató la vida a más de veinte personas condujo durante más de nueve horas para concretar el baño de sangre que había estado planeando durante varios meses.

¿Lo más alarmante? En ningún momento se arrepintió, y no solo eso, tuvo el tiempo suficiente para preparar sus municiones y colgar un documento en redes sociales donde dejaba en claro que estaba a punto de cometer un atentado que acabaría con la vida de varios inocentes.

La falta de arrepentimiento es una de las señales que separan a los asaltantes comunes y corrientes de aquellos sociópatas que han cometido los actos más atroces en contra de su prójimo, y probablemente hay pruebas suficientes para crear conciencia acerca de las características observables en un sociópata que puedan dar las señales de alerta ante los abusos que éstos pudieran llegar a cometer.

¿Qué hay detrás de la mente de un asesino sociópata?

La gente cercana al asesino de El Paso asegura que se trata de un joven solitario que poco a poco se fue creando un resentimiento palpable en contra de los inmigrantes del área, lo que a la larga derivó en un macabro plan para acabar con ellos.

Según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, la sociopatía es “una afección mental por la cual una persona tiene un patrón prolongado de manipulación, explotación o violación de los derechos de otros”, y se le conoce también como “trastorno de la personalidad antisocial”.

El primer síntoma de que una persona presenta rasgos sociópatas es la falta de empatía o remordimiento, y se puede observar desde las primeras etapas de la vida. Evidentemente, este síntoma se va acrecentando con el paso del tiempo, y los sociópatas pueden llegar a pensar que las únicas problemáticas que importan son las que les afectan, y que todos los demás deben pagar por las adversidades que se les presenten.

Una de las señales de alerta es también la forma en la que los niños y jóvenes tratan a los más indefensos; por ejemplo, se recomienda observar la conducta que presentan hacia los animales: si implementan actitudes o hábitos de tortura hacia ellos, es posible que estemos ante un sociópata en potencia.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+
blank