Manny Languasco: tener éxito dependía sólo de mí

La historia de Manny Languasco, como inmigrante en Estados Unidos, estuvo marcada por el éxito y una fuerte depresión.Así volvió a triunfar.

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
  • El comienzo fue duro para Manny Languasco para lograr el éxito en los Estados Unidos.
  • Un gran paso para el éxito y una fuerte depresión marcó la historia del dominicano.
  • Manny Languasco desea que su historia como inmigrante en los Estados Unidos sirva de inspiración.

Son muchas las historias que acobijan a los inmigrantes en búsqueda del sueño americano, pero la de Manny Languasco estuvo acompañada por la desgracia y terminó en manos del éxito, en los Estados Unidos.

Manny Languasco, oriundo de República Dominicana, auguró que en su país natal no tenía futuro y su más grande sueño era pisar los Estados Unidos, donde comenzaría a escribir su propia historia de vida a 4.216 km.

Dejó a su familia y su trabajo para probar suerte solo en la tierra de las oportunidades y recuerda que pasó su primera noche en medio de una calle norteamericana oscura y tenebrosa, donde una cama improvisada de basura lo acobijó.

Manny Languasco- éxito-millonario-EE.UU.
Foto/Captura Mundo Hispánico

“Recuerdo que el único lugar que había para dormir esa noche era un chaparrón de basura y ahí pasé mi primera noche, luego que un amigo me dijera que no me podía recibir en su casa”, expresó Manny Languasco.

Pasar una noche rodeado de basura se convirtió en la mejor señal de su vida, pues le permitió a Manny Languasco reflexionar para darse cuenta que de él dependía si iba a tener éxito o no.

Desde esa reacción, el ahora empresario aseguró para Mundo hispánico que su suerte cambio de la noche a la mañana, luego que una luz le indicara el camino correcto.

El comienzo fue duro para Manny Languasco

El joven hispano comenzó a trabajar por su propia cuenta como jardinero, por cuya labor a veces le pagaban y otras no recibía ni un centavo.

Esa mala experiencia nunca lo desanimo. El hispano prueba suerte cortando pasto acumulando por esa labor 125 dólares a la semana.

Su intuición le decía que necesitaba experimentar otras áreas, por lo que decidió desempeñarse como lavador de carros.

“Yo decidí cambiar de trabajo ya que me fui a la bancarrota como jardinero y me puse a lavar carro de una forma que nadie lo lavaba, porque yo tenía la esperanza de que alguien dijera; yo quiero que mi carro lo lave Manny”, expresó el dominicano.

[interest img=”https://res.cloudinary.com/mundo/image/upload/f_auto,q_auto/v1577333590/milagro-guadalupe-portada-1_r2mouf.jpg” url=”https://mundohispanico.com/california-milagro-de-navidad-perdieron-todo-en-incendio-y-lo-recuperan-en-donaciones/” title=” California milagro de Navidad: Perdieron todo en incendio y lo recuperan en donaciones”]

Un gran paso para el éxito

Esa frase; “yo quiero que mi carro lo lave Manny” fue expresada por un empresario multimillonario llamado Stiff, quien era el dueño de mil 700 casas, las cuales alquilaba.

Sin duda alguna, un oficio que le ayudaría a encontrar la verdadera ruta del éxito gracias a Stiff, quien al ver la capacidad y el talento del dominicano le brindó la mejor oportunidad de su vida.

“Ya yo sabía que Stiff era el hombre que me iba a ayudar a ser exitoso. Le dije que me ayudara a ser una persona exitosa como él. Sacó una tarjeta y me dijo que me presentará en su oficina a temprana hora”, recordó el dominicano durante la entrevista.

Cuenta que Stiff le propuso administrarle las propiedades y comenzó a darle lecciones de negocios y liderazgo.

“En el transcurso de un año ya yo era dueño de 15 casas. Ya me había mudado de la casa donde vivía con 17 inmigrantes a mi propia casa en la playa. En fin, yo tenía cinco diferentes negocios que me generaban millones de dólares”, expresó el dominicano.

Cayó en depresión total

Mientras sentía el poder el éxito, una cualidad que siempre lo añoraba, el inmigrante recibe una llamada inesperada que cambiaría el rumbo de su historia hasta caer en las garras de una depresión total.

“Cuando llegué a República Dominicana empecé a perder fuerzas y a paralizarme, decidiendo retornar a los Estados Unidos, ya que no entendía que estaba pasando en mi cuerpo”, resaltó aquel hombre exitoso que se enfrentó a todas las barreras y ahora se estaba doblegando ante una fuerte depresión.

Dijo que pasó seis meses sin poder caminar, mientras que el interés por su vida y por sus negocios era casi nulos.

Ni los doctores entendían que sucedía con Manny Languasco, pues él llegó a sentir que quería volver a ser pobre y comenzar desde cero.

Manny Languasco- éxito-millonario-EE.UU.
Foto/Captura Mundo Hispánico

Una salida en el túnel oscuro se deslumbraba para el dominicano cuando escuchó la sugerencia de un psiquiatra, quien argumentaba por la televisión que hay dos formas de enfrentar la depresión; una tomando antidepresivos y la otra retornar a una actividad que antes hacías.

El inmigrante exitoso tomó la segunda opción y comenzó un nuevo plan de vida con la ayuda de su esposa desde los espacios de Burger King, donde trabajaría nuevamente como asistente.

“Gracias a eso y en menos de un año ya yo era gerente de área y al siguiente año me desempeñaba como director en la oficina corporativa de Church’s Chicken”, resaltó el ahora gerente.

Una historia inspiradora

Sin duda alguna, la historia de vida de Languasco como inmigrante en los Estados Unidos no fue fácil, pero supo romper las barreras para no despedirse del gran sueño americano y volver a triunfar.

Ahora espera que su leyenda sirva de inspiración para otros inmigrantes que llegan a los Estados Unidos con temor.

“Yo les recomendaría a un hispano, que llegue a este país, que no se dé por vencido y que por más difíciles que las cosas estén difíciles las acciones se dan”, culmino diciendo el hispano exitoso.

Etiquetas:
Continua artículo relacionado