Maestra hispana pierde su trabajo y va presa tras falsa acusación

  • Maestra hispana pierde su trabajo y va presa tras falsa acusación.
  • Inmigración le hizo un favor a dos peligrosos narcotraficantes latinos.
  • Las autoridades creyeron en su momento que el operativo había sido exitoso, pero cometieron varios errores y lo echaron a perder.

Las autoridades del condado de Hall (Georgia) cometieron una grave equivocación con una maestra hispana al obligarla a vivir durante dos años un verdadero infierno, mientras que los verdaderos culpables gozaban de libertad.

Y es que, tras haber sido acusada de ser una narcotraficante, Karla Edith Álvarez perdió el trabajo, pero además tuvo que permanecer dos años tras las rejas y gastar miles de dólares para tratar de salir del problema.

La docente fue arrestada en marzo de 2017, pero no fue hasta finales de octubre pasado cuando la fiscalía y la policía llegaron a la conclusión de que ella no tenía nada que ver con el millonario cargamento de drogas ni con el dinero que encontraron en su casa.

Álvarez es propietaria de una vivienda en la ciudad de Oakwood que fue allanada por las autoridades estatales y locales tras haber sido alertadas de que desde ahí se distribuían narcóticos.

El día de esa redada las autoridades, además de Álvarez, arrestaron a los hermanos Mónica y Ricardo Brito e incautaron dos armas de fuego, 61 kilogramos de cocaína y un kilo de heroína, valorados en el mercado negro en más de seis millones de dólares.

Maestra presa falsa acusación

Mónica Brito.

Todo indicaba que el operativo había sido un éxito, pero al final de cuentas todo salió mal, pues por fallas del sistema, la pareja de hermanos fue deportada a México antes de que los sentaran en el banquillo de los acusados.

Tras descubrir que eran indocumentados, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) los expulsó del país previo a su juicio, por lo se fueron sin pagar por sus fechorías.

A la que sí le fue mal fue a Álvarez. Por tener su estatus legal en regla, tuvo que permanecer encarcelada por mucho tiempo, solo para que finalmente determinaran que no tenía participación con los negocios clandestinos de los Brito.

Karla Álvarez

Tras darse cuenta de que no tenían las pruebas suficientes para llevarla a juicio, decidieron retirar los cargos en su contra.

Los errores de la exprofesora de la escuela Chestatee Academy fue rentarle dos de las habitaciones de su casa a los Brito y hacerles el favor en varias ocasiones de mandar dinero de ellos a México, pero bajo su nombre.

Durante todos los interrogatorios a los que fue sometida, la mujer declaró que en realidad desconocía las actividades ilegales a las que se dedicaban sus inquilinos.

Confesó, además, que cuando les prestó su nombre para que enviaran dinero, fue porque pensaba que este provenía de la compra y venta de vehículos usados, que según creía ella era a lo que se dedicaba Ricardo.

El abogado defensor de Álvarez, Rock Remson, creyó en todo momento en su inocencia y no se explica por qué a ella le fue peor sin deber nada.

“Simplemente (su cliente) estaba en una casa en la que estaban sucediendo cosas a sus espaldas”, aseveró el letrado en una entrevista al diario Gainesville Times.

Ricardo Brito

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+