Por su generosidad recibió un milagro y derrotó el cáncer, está en la historia de Lucy Gómez

Video / MH
Etiquetas:
  • Su alto sentimiento de solidaridad hizo que naciera la fundación “Hope in Motion” en los Estados Unidos
  • Lucy Gómez se aferró a la esperanza para ser otra sobreviviente del cáncer
  • Por ayudar a las personas más necesitadas, Lucy Gómez fue galardonada con el premio Mundo Hispánico Awards

 La brillante labor caritativa de Lucy Gómez a favor de los desposeídos y su enérgica batalla que emprendió contra el cáncer fueron las dos razones de peso que sobresalieron en ella para ganarse el premio Premios Mundo Hispánico, una distinción que resalta la excelencia de la comunidad latina en los Estados Unidos.

Millones de inmigrantes aterrizan con una maleta de sueños a la “tierra prometida” en búsqueda de nuevas oportunidades de superación y una mejor calidad de vida, así llegó la latina Lucy Gómez con una ola de ilusión, para emprender una acción social que la marcó de optimismo y al mismo tiempo de esperanza verdadera.

Luego de abandonar México y al ver muchas familias atravesando por situaciones domésticas difíciles y deambulando por las calles cabizbajas con rumbo tenebroso en los Estados Unidos, la joven, con el respaldo de su familia, decidió armarse de valor para ayudar al prójimo desprotegido devolviéndole la fe que quizás perdido estado en una nación que un día les abrió las puertas.

Aquella mujer segura de sí misma, que dejó sus más anhelados recuerdos en la tierra del mariachi y el caluroso abrazo familiar en suspenso, se refugió en el alma triste de las personas de pocos recursos que no tenían para comer, despertando en ella un sentimiento de solidaridad tan grande que no cabe en su humilde corazón.

Y es que Lucy Gómez les dio una pieza de ese tejido muscular que bombea amor y caridad, a familias desconocidas que ameritaba una mano amiga, acción que la llevó a conformar una organización caritativa que surgió como un rayo de luz y que hoy por hoy se llama “Hope in Motion” o en español “Esperanza en movimiento”.

Lucy Gómez y Hope in Motion

La precursora de “Hope in Motion” cuenta cómo ha sido la experiencia en los últimos años. Foto/Captura

Sin duda alguna, una “Esperanza en movimiento” que todavía no se ha detenido con el pasar de los años, ya que su misión caritativa sigue con mayor vigor y frenesí.

Quizás no han despertado el poder de dar para sellar rostros de alegría, pero la joven mexicana supo cómo llegar a ellos, sayle que todo estará bien y que están juntos, como una manada de ovejas, para superar episodios terribles que acompañan sus vidas.

“Hope in Motion” o “Esperanza en movimiento” se ha centrado en atender a la población menos afortunada en el norte de Atlanta de Georgia, sin esperar nada a cambio.

La precursora de “Hope in Motion” cuenta cómo ha sido la experiencia en los últimos años.

“Nosotros empezamos con esta labor comunitaria hace unos 11 años en California, desde donde los dimos de comer a personas que vivían en las calles”, expresó Lucy Gómez.

Llega a su memoria aquellos momentos inolvidables y resalta con mucha nostalgia que las personas de pocos recursos recibieron sándwiches y bebidas, alimentos preparados por ella y su entorno familiar.

A veces, cuando tenían recursos adicionales, le incorporan al combo alimenticio galletas o chips como merienda y vaya como la disfrutaban.

Emociones encontradas y una inmensa satisfacción impactaron en sus almas cuando recibían el donativo sin pagar absolutamente nada, pues su único reembolso era feliz ante tantas adversidades.

“Para nosotros repartir la comida significó una necesidad, dar un abrazo y proporcionar un aliento que a veces uno mismo necesita”, exclamó la hispana Lucy Gómez, quien no le importó los estereotipos y el qué dirán los demás para abrazar a esa persona con poca higiene y desaliñada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

<!–nextpage–>

“Al que obra bien, bien le va”: le llegó un milagro de vida

 El ejemplar acción de humildad que desarrolló la mexicana Lucy Gómez en los Estados Unidos es digna de admirar y se ganó aquel célebre refrán compuesto por siete palabras: “Al que obra bien, bien le va ”.

 Mientras que “Hope in Motion” beneficiaba a más familias, Gómez recibió una mala noticia que cambió su vida de la noche a la mañana, pero estaba confiada que tendría la fuerza y ​​el poder de Dios en sus manos para enfrentar lo que se le avecinaba .

Un feroz cáncer atacaba su cuerpo, quitándole aquella fuerza con la cual levantó “Hope in Motion”.

“Hace seis años me diagnosticaron con cáncer y estuve haciendo el tratamiento de quimioterapia y radiación para eliminar las células malignas, pero al séptimo mes los especialistas me dijeron que era terminal”, recordó la joven latina aquel “relámpago negro” que se convirtió en tiniebla con una luz divina cargada de esperanza.

Narra que lo más difícil no era padecer cáncer terminal sino pedir ayuda, “una cosa es dar y otra cosa es pedir”.

Con la enfermedad en pleno avance, Lucy se traslada a su país de origen México con la misión de empezar con el tratamiento debido contra el cáncer, que afecta a más de 32 millones de pacientes en todo el mundo, y un milagro tocaba su espíritu luchador para extender su vida en el mundo terrenal.

<!–nextpage–>

Después de haber finalizado los protocolos médicos, los rastros de aquel cáncer, que casi le cuesta la vida, desaparecido de su organismo, “ya ​​ni siquiera lo pusieron como remisión porque no había rastros, no había nada, no estaba nada encapsulado”.

Una sensación tranquila corrió rápidamente por sus venas, así como lo sintieron aquellas múltiples familias que una vez fueron favorecidas por “Hope in Motion”, pues ya no había oportunidad de que el cáncer la volviera afectar.

Lucy Gómez y Hope in Motion

Foto/Captura“Hope in Motion” es una esperanza

Para la hispana Lucy Gómez, “Hope in Motion” se ha convertido, más que un pilar inquebrantable, es una esperanza.

“Hope in Motion” ayuda a tener un poquito de esperanza cuando las familias creen que todo está quebrado “, dijo la ganadora del premio MundoHispánico Awards de esta temporada.

<!–nextpage–>

Asegura que Dios le ha dado la facilidad de poder ayudar a otras personas y agradeció a otras personas por ayudar a la fundación a emprender este valioso aporte a la comunidad.

“A veces esperamos tener algo para poder ayudar, pero uno nunca se va a quedar pobre por ayudar a los demás. Eso no pasa ”, fueron las palabras con la cual describen su historia de vida Lucy Gómez en los Estados Unidos.