Lucha por licencias apunta ahora en Massachusetts, Michigan y Georgia

En Michigan, donde se estima que hay 50,000 indocumentados que manejan ilegalmente, las licencias se suspendieron en 2008, cuando comenzó a exigirse prueba de ciudadanía o de estatus migratorio.

Los grupos de activistas informaron de que han estado activos en ciudades como Gran Rapids, con marchas masivas de miles de personas, incluyendo una caminata de 60 millas al Capitolio en Lansing, para exigir que se vuelvan a emitir licencias a indocumentados.

Según Adorno, la situación es crítica en Georgia, un estado que calificó de “antiinmigrante”, donde la comunidad siempre ha sido discriminada y no habría apoyo a nivel legislativo para una ley de ese tipo.

“Pero los legisladores tienen que poner atención al problema, porque la gente está muy organizada, hay mucha energía y es contagiosa”, agregó.

Antes que Nueva York, otros 12 estados (California, Colorado, Connecticut, Delaware, Hawaii, Illinois, Maryland, Nuevo México, Nevada, Utah, Vermont y Washington) y el Distrito de Columbia otorgan licencias similares a los indocumentados desde 1993.

Seguir leyendo: Previous page Siguiente >

Seguir leyendo:
< Regresar Siguiente >

Search

+