Republicanos expulsan a Liz Cheney de sus filas de liderazgo por denunciar las “mentiras de Trump”

Republicanos de la Cámara de Representantes expulsaron a Liz Cheney de sus filas de liderazgo por denunciar las mentiras del expresidente.

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Foto: AP / Video: MH
  • Los republicanos de la Cámara de Representantes expulsaron a Liz Cheney de sus filas de liderazgo por denunciar las “mentiras de Trump”
  • Cheney dijo que “hará todo lo que esté en su mano para que Trump “no vuelva a acercarse al despacho Oval”
  • “Liz Cheney es un ser humano amargado y horrible. La miré ayer y me di cuenta de lo mala que es para el Partido Republicano”, dijo Trump en un comunicado

Los republicanos apartaron este miércoles a la congresista Liz Cheney del liderazgo del partido en la Cámara de Representantes por su posición crítica hacia el expresidente Donald Trump.

En una votación secreta, el partido cumplió con su amenaza de apartar a Cheney, hasta ahora número tres de los republicanos en la Cámara Baja, por haber refutado las denuncias infundadas de Trump de que hubo un fraude en los comicios presidenciales de noviembre que dieron como ganador al actual mandatario estadounidense, el demócrata Joe Biden.

Liz Cheney es expulsada por los republicanos

Liz Cheney
Foto: AP.

Nada más conocerse el resultado de la votación, Cheney afirmó en declaraciones a la prensa que planea “liderar la lucha” por conseguir un Partido Republicano “fuerte” en el futuro y subrayó que hará todo lo que esté en su mano para que Trump “no vuelva a acercarse al Despacho Oval”, informó la agencia Efe.

Cheney instó a los republicanos a no “dejar que el ex presidente nos arrastre hacia atrás”, informó una persona familiarizada con los comentarios privados que los detalló bajo condición de anonimato, de acuerdo con The New York Times.

Mujer de mayor jerarquía entre los republicano

Liz Cheney
Foto: Twitter.

Cheney, hija del exvicepresidente Dick Cheney, ha sido la mujer de mayor jerarquía entre los congresistas republicanos y su destitución es nueva evidencia de que cuestionar a Donald Trump puede destruir una carrera. Añadió que su partido debería asegurarse de elegir como líder y próximo candidato a la Presidencia a alguien que esté comprometido con la Constitución, algo que no ocurre, en su opinión, en el caso de Trump.

Con esta votación se consuma una purga que se esperaba por parte del Partido Republicano, que sigue al lado del expresidente y apartando a las voces críticas que rechazan las acusaciones de fraude electoral.

Liz Cheney criticó al partido

Liz Cheney
Foto: AP.

La legisladora pronunció la noche del martes un discurso en la cámara en la que criticó duramente a los dirigentes del partido por su fidelidad a Trump. “No me quedaré sentada a mirar en silencio mientras otros llevan a nuestro partido por un camino que abandona el Estado de derecho y se unen a la cruzada del expresidente para socavar nuestra democracia”, dijo Cheney en el hemiciclo.

“Permanecer en silencio e ignorar la mentira envalentona al mentiroso”, añadió la congresista, quien insistió en que no hubo un fraude en las elecciones de noviembre y alertó de que Washington se enfrenta “una amenaza como nunca antes”.

Trump rompió el silencio

Foto: Twitter.

“Liz Cheney es un ser humano amargado y horrible. La miré ayer y me di cuenta de lo mala que es para el Partido Republicano. No tiene personalidad ni nada bueno que tenga que ver con la política o con nuestro País. Ella es un tema de conversación para los demócratas, ya sea que se refiera a la frontera, las líneas de gas, la inflación o la destrucción de nuestra economía”, dijo el ex mandatario en un comunicado.

Antes de la votación del miércoles, Cheney prácticamente erigió vallas publicitarias que anunciaban su enfrentamiento con Trump, declarando en una columna del Washington Post la semana pasada: “El Partido Republicano está en un punto de inflexión y los republicanos deben decidir si vamos a elegir la verdad y la fidelidad a la Constitución”.

No está claro cuándo se va a realizar la votación para reemplazar a Cheney

Foto: Twitter.

Se prevé que la reemplazante de Cheney será la representante Elise Stefanik, de Nueva York, que llego a la Cámara en el 2015 a los 30 años de edad, entonces la mujer más joven elegida al Congreso. Stefanik tiene un historial de votaciones más moderado que el de Cheney, pero se volvió una enérgica defensora de Trump que ha repetido algunas de sus afirmaciones infundadas sobre fraude electoral.

No estaba claro cuándo se realizaría la votación para reemplazar a Cheney. Despojar a Cheney, de 54 años, de su cargo, es un momento histórico para los republicanos.

Fidelidad a Trump o silencio

Foto: Twitter.

Uno de los dos partidos principales del país impone un requisito de admisión extraordinario a sus altos mandos: fidelidad a Trump o al menos silencio ante la mentira de que perdió su reelección en noviembre debido a fraude. En estados en todo el país, funcionarios y jueces de ambos partidos no encontraron evidencia para respaldar las afirmaciones de Trump.

Resultaba claro que los días de Cheney en la conducción estaban contados desde que el líder de la minoría republicana Kevin McCarthy y el número 2 Steve Scalise se sumaron a Trump y otros republicanos en su contra.

Cheney apoyó el segundo juicio político a Trump

Foto: Getty

Los críticos dijeron que el problema de Cheney no eran sus opiniones sobre Trump, sino su persistencia en expresarlos públicamente, socavando la unidad que ellos quieren que muestren los líderes de cara a las elecciones del año próximo.

Ocasionalmente, estuvo en desacuerdo con Trump durante su presidencia sobre temas como la retirada de Estados Unidos de Siria y sus ataques al Dr. Anthony Fauci por la pandemia. Pero su carrera entró en turbulencias en enero una vez que se convirtió en una de los 10 republicanos de la Cámara de Representantes que respaldaron su segundo juicio político por incitar al asalto mortal al Capitolio de sus partidarios. El Senado lo absolvió.

Cheney enfureció a partidarios de Trump

Foto: Getty.

En una declaración memorable antes de la votación del juicio político en la Cámara, Cheney dijo: “El presidente de los Estados Unidos convocó a esta turba, reunió a la turba y encendió la llama de este ataque. Todo lo que siguió fue obra suya”.

Sus palabras, y su anuncio previo a la votación, que permitió a los demócratas citar su oposición durante el debate, enfurecieron a muchos partidarios de Trump en la Cámara de Representantes.

Reemplazo de Cheney trabajó con George W. Bush

Liz Cheney
Foto: AP.

Ella resistió un esfuerzo de febrero para sacarla del liderazgo en una votación secreta 145-61, con un discurso de McCarthy en su nombre al que se le atribuye haberla salvado. Eso no sucedió esta vez.

Stefanik, quien sería su reemplazo, también llegó al Congreso con excelentes credenciales de establecimiento republicano. Graduada de Harvard, trabajó en la Casa Blanca del presidente George W. Bush y para la campaña del candidato a vicepresidente del Partido Republicano en 2012, el representante de Wisconsin y más tarde el presidente Paul Ryan.

Stefanik defendió a Trump en primer juicio

Foto: AP.

Su distrito, fronterizo con Canadá y Vermont, votó dos veces por Barack Obama y luego dos veces por Trump en las últimas cuatro elecciones presidenciales. Ella se opuso al recorte de impuestos de 2017 de Trump y sus esfuerzos por gastar unilateralmente miles de millones en su muro fronterizo en el suroeste.

Stefanik ocupó el centro del escenario como un feroz defensor de Trump en 2019 cuando la Cámara lo acusó por sus esfuerzos para presionar a Ucrania para que produzca información dañina sobre Joe Biden, su rival demócrata. Siguió la absolución del Senado.

Continua artículo relacionado