Libre y feliz: 7 consejos para practicar sexo anal con seguridad

  • El término sodomía es empleado para referirse al sexo anal.
  • El origen de este término es religioso y era empleado para referirse al sexo anal realizado por homosexuales.
  • Actualmente la RAE lo reconoce como la práctica del sexo anal por personas de diferentes sexos. No exclusivamente para hacer referencia a los homosexuales.

El término sodomía tiene su origen de la antigua ciudad de Sodoma, la cual fue destruída según las escrituras de la Biblia por Dios al haberse cometido muchos pecados en ella. Por ende, este término tiene un origen religioso y hace referencia al sexo anal u oral practicado por personas del mismo sexo. 

Antiguamente este término sodomía aplicaba únicamente para relaciones homosexuales, sin embargo, actualmente la Real Academia Española lo define como relaciones sexuales por vía anal entre personas de distinto sexo. Por lo que usarlo tanto para homosexuales como para heterosexuales sería correcto.

Pese a la percepción de la religión, lo que es un hecho es que el sexo es saludable. La forma de realizarlo y la creencia que se tiene al respecto depende de cada persona.

Jesús Rodríguez, director del Instituto Sexológico Murciano, opina que el sexo anal es una práctica sexual como otras. “Para gustos los colores”, afirma. 

También señaló “hay zonas del ano bastante sensibles, por lo que puede provocar mucho placer cuando lo estimulamos, aunque estas sensaciones son muy subjetivas y cada uno las vive a su manera”.

En un artículo para el Excelsior, especialistas recomiendan los siguientes consejos para practicar el sexo anal con seguridad:

sodomía

shutterstock

1.- Usar siempre condón

Tu salud es primero y por ello, es importante el uso del preservativo para evitar contraer enfermedades transmisión sexual.

2.- Utilizar lubricante

Penetrar a través del ano requiere de una estimulación previa y también se recomienda el uso de lubricante en el ano, los dedos y en la punta del pene. Esto hará más fácil la penetración y evitará se produzcan heridas tanto en el ano como en el pene. El lubricante de preferencia debe ser hidrosoluble para que así sea compatible con el látex del condón. 

3.- Dilatar el esfinter

Para evitar una penetración dolorosa, está debe ser muy lentamente. Inspirar y espirar ayudará a que los músculos del ano se relajen, pero también influye mucho el nivel de confianza entre la pareja.

4.- Evitar los movimientos bruscos

Si los dedos o pene han sido introducidos en el ano, se deben evitar los movimientos intensos. Según el experto, si el ano se contrae “tenemos que esperar a que se vuelva a relajar para sacar lo que hayamos introducido, de lo contrario le haremos daño a la persona”.

5.- Primero practicar individualmente

Para que la persona se vaya acostumbrado a esta practica, se recomienda primero practique individualmente. Puede empezar introduciendo sus dedos o consoladores de diferentes tamaños en el ano.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+