Leyes que convierten a Texas en “santuario” para armas generan preocupación

Una serie de leyes estatales que convierten al estado en un “santuario” para las armas de fuego causan en las personas una (...)

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock
  • La eliminación de las leyes que establecían que las personas debían contar con permisos para portar armas causan preocupación en las personas
  • Los agentes federales ayudarán en Nueva York para frenar la violencia causada por armas de fuego
  • La comercialización de armas está aumentando en el país

Tucson (AZ), 17 jun (EFE News).– La firma por parte del gobernador de Texas, Greg Abbott, de una serie de leyes estatales que convierten al estado en un “santuario” para las armas de fuego generó este jueves preocupación por el potencial impacto que tendrán estas disposiciones en agencias policiacas y residentes del estado.

El próximo 1 de septiembre entrarán en vigor siete nuevas leyes que, entre otras cosas, permitirán a los residentes de Texas portar armas de fuego en público sin necesidad de contar con un permiso, siempre y cuando sean mayores de 21 años. Estas medidas, que implican la prohibición de aplicar regulaciones federales sobre las armas, han causado preocupación a diversas organizaciones, entre ellas la Asociación Municipal de Policías de Texas (TMPA), que cuenta con más de 30.000 miembros.

Ya no habrá entrenamiento que mostraba cómo usar un arma

Shutterstock

Kevin Lawrence, director ejecutivo de TMPA, dijo en un comunicado que aún quedan muchas dudas sobre la implementación de estas disposiciones, que en su opinión “harán más difícil y más peligro” el trabajo de los policías. La principal preocupación gira en torno a la eliminación del requisito de acudir a un entrenamiento sobre el uso y las medidas de seguridad necesarias para que tanto los dueños de las armas como las personas alrededor de ellos estén seguros.

Esta medida forma parte de un paquete de siete leyes que buscan proteger el derecho constitucional estipulado en la Segunda Enmienda de la Constitución, dijo el gobernador Abbott hoy jueves durante una ceremonia en la que firmó el paquete legislativo. “Políticos de todos los niveles, desde el federal hasta el local, han amenazado con quitarles las armas de los ciudadanos respetuosos de la ley. Pero no dejaremos que esto pase en Texas”, dijo.

Sin documentación

Shutterstock

El gobernador republicano aseguró que las nuevas normas convierten a Texas en un “estado santuario de la Segunda Enmienda”. Una vez que las disposiciones entren en vigor, los residentes de Texas no tendrán que tomar ningún curso de entrenamiento sobre el uso de las armas, ni tampoco tendrán que presentar documentación o huellas digitales para obtener una licencia del estado.

La licencia será necesaria solamente cuando los residentes quieran viajar a otros estados llevando sus armas de fuego. Los cambios incluyen la prohibición a cualquier entidad gubernamental de hacer contratos con negocios que discriminan a empresas y organizaciones que defienden las armas. También permitirán que los visitantes puedan guardar sus armas en cuartos de hotel, y eliminan el requisito de portar una funda en público para llevar una arma de fuego. Otro cambio incluye la eliminación de la ofensa criminal de tener, manufacturar, transportar o reparar un silenciador. Asimismo, se prohíbe que cualquier entidad gubernamental proscriba la venta o transporte de armas o municiones durante una declaración de emergencia. EFE News

Agentes federales ayudarán a Nueva York a poner coto a las armas de fuego

Shutterstock

Nueva York, 8 jun (EFE News).- El Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos​ (ATM) ha empezado a colaborar con la policía de la ciudad de Nueva York para intentar reducir la presencia de armas en la Gran Manzana, donde se ha disparado el número de tiroteos en el último año. “Vamos a tener agentes de la ATF directamente integrados en la policía de Nueva York, trabajando juntos para encontrar armas y actuar rápidamente sobre la información que encuentren para detener el flujo de armas”, dijo este martes el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio en una rueda de prensa.

Para De Blasio, esta colaboración supone un “momento importante” para la ciudad cuando esta intenta recuperarse de los estragos causados por la pandemia de la covid-19. “Todo el que trafique con armas será arrestado”, dijo el alcalde, que ayer mismo solicitó ayuda federal y estatal para luchar contra la proliferación de armas de fuego y contra el aumento de la violencia.

Las armas de fuego aumentaron su presencia

Una gran cantidad de personas son propietarias de armas
Shutterstock

Según las últimas estadísticas presentadas por el Departamento de Policía de Nueva York, el crimen subió en mayo un 22 % en relación al mismo mes del año pasado, con un aumento del 73 % de los tiroteos, de 100 a 173. El comisionado adjunto de Inteligencia y Contraterrorismo de la Policía de Nueva York, John Miller, explicó que la colaboración se realizará a través del Centro de Inteligencia para el Crimen Armado de la agencia federal ATF.

“Es una asociación increíble que permite un flujo continuo de información que no habíamos visto antes. Nos permite llegar a las fuentes de esas armas”, aseguró Miller, que agregó que todos estos datos les permitirán identificar a los traficantes y sus rutas. El tráfico de drogas hacia los estados del noreste de Estados Unidos suele seguir la conocida como ruta del “Oleoducto de hierro”, por la que se produce el contrabando de armamento desde los estados donde es más sencillo adquirirlas hasta la región del noreste, donde, como en Nueva York, las leyes son más restrictivas a la hora de comprar armas. Para Milller, la nueva asociación no solo ayudara a frenar “el aumento de la violencia armada”, sino también “a mejorar los arrestos por armas de fuego” que, según explicó, en los tres primeros meses del año han alcanzado números que no se veían en los últimos 25 años. EFE News

La venta de armas sigue disparada en Estados Unidos

Las armas se venden demasiado
Shutterstock

Nueva York, 30 may (EFE News).- Las ventas de armas en Estados Unidos, que se disparó el pasado año a raíz del inicio de la pandemia del coronavirus, continúa creciendo, con una quinta parte de las compras a cargo de personas que se estrenan como propietarios, según datos preliminares de un estudio publicados este domingo por The New York Times.

Las cifras, recopiladas por la Northeastern University y un centro de investigación de Harvard, señalan que cada vez hay más armas en circulación, pero también más y más personas armadas. El estudio, que aún no ha sido publicado, muestra además que la mitad de esos nuevos propietarios de armas son mujeres, una quinta parte afroamericanos y otra quinta parte hispanos, lo que apunta a una diversificación del perfil más habitual del comprador de armas, que es el hombre blanco.

La venta y compra de armas en EE.UU.

Venta de armas
Foto referencial: Shutterstock

Los datos proceden de una encuesta entre 19.000 personas llevada a cabo en abril y apuntan a que alrededor de un 6,5 % de la población estadounidense -unos 17 millones de personas- adquirió armas el año pasado, por encima del 5,3 % de 2019. En conjunto, se calcula que un 39 % de los hogares del país tiene al menos un arma, por encima del 32 % de 2016.

Las ventas se dispararon el pasado año coincidiendo con el inicio de la pandemia de la covid-19, lo que hizo que en marzo de 2020 el número de verificaciones de antecedentes federales -una indicación aproximada del número de ventas de armas- alcanzasen un millón en una semana por primera vez desde que se comenzaron a recopilar datos en 1998.

Obtienen récord en ventas

Récord en ventas
Shutterstock

Ese récord en ventas se volvió a superar esta primavera, con una semana en la que se superaron las 1,2 millones de verificaciones, según datos del FBI. De las diez semanas con más verificaciones de antecedentes, seis se han dado en lo que va de 2021 y otras tres tuvieron lugar en 2020. Las ventas de armas llevan años al alza en Estados Unidos, habitualmente con fuertes subidas en años de elecciones o tras crímenes notorios, pero los últimos datos apuntan a un ritmo sin precedentes en la actualidad.

Desde el inicio de la pandemia, además, los tiroteos han aumentado de forma muy importante en numerosas ciudades del país, tras años de reducciones. El mes pasado, el presidente estadounidense, Joe Biden, instó a la oposición republicana a que se una a los demócratas para restringir el acceso a las armas. El líder estadounidense sostuvo que el problema de las armas, que definió como un “derramamiento de sangre diario”, no debería ser un asunto partidista y defendió prohibir los rifles de asalto y los cargadores de alta capacidad, armas y dispositivos habituales en los tiroteos masivos. EFE News

Continua artículo relacionado