Lesiones en el trabajo: Las 5 más comunes y qué hacer

  • ¡Cuidado! lesionarse en el trabajo es más fácil de lo que parece
  • ¿Qué hacer si me lastimo en mi centro laboral?
  • Las 5 lesiones laborales más comunes

Todos los días nos enfrentamos a múltiples riesgos, ya sea en la casa o en la calle; sin embargo, nuestros centros de trabajo también representan un factor de riesgo, pues independientemente de cuál sea nuestra profesión u oficio, es en estos lugares en donde pasamos la mayor parte de nuestros días y es donde más tenemos que cuidarnos de las lesiones labolales.

Así, es factible que en algún momento te hayas enfrentado o te llegues a enfrentar con la posibilidad de sufrir un accidente de trabajo. Es importante que cuentes con los cuidados necesarios para que esto no suceda, pero si se llegara a dar el caso ten en cuenta de que hay unos riesgos más latentes que otros, así como diferentes formas de abordarlos ¡entérate cuáles son!

Lesiones laborales

MH archivos

Lesiones en la espalda

No importa a qué te dediques, ya que la espalda es la parte de nuestro cuerpo que más tensión suele guardar y sobre la cual ponemos más apoyo para realizar nuestras actividades. Es especialmente sensible si tu trabajo se encuentra dentro del área de construcción, o si trabajas en un lugar donde tienes que estar cargando grandes cantidades de producto durante varias horas.

Pero tampoco creas que por trabajar en una oficina estás a salvo de una lesión de espalda, ya que pasar mucho tiempo sentados en una misma posición suele generarnos molestias que, de no tratarlas, podrían agravarse hasta el punto de imposibilitarnos temporal o permanentemente para realizar nuestro trabajo.

Fracturas

Estas lesiones suelen ser más graves y su recuperación es mucho más prolongada de lo que sería un esguince o desgarre; es especialmente inoportuna para las personas que dependen de la parte del cuerpo afectada para realizar sus tareas diarias. Por ejemplo, aquellos que se dedican a la construcción se verían imposibilitados para realizar su trabajo con la misma intensidad de lo que lo harían en condiciones habituales.

Además, es importante reconocer cuándo estas lesiones aparecen por negligencia personal o si son causadas por abusos cometidos dentro del centro de trabajo, pues si bien es cierto que los riesgos existen, también es cierto que hay formas de reducir los peligros a los que nos enfrentamos diariamente. Si el material de trabajo, uniforme, calzado o técnica son las causantes de dicha lesión laboral, entonces probablemente te enfrentarás a la decisión de tomar otro tipo de medidas que te ayuden a superar este periodo.

shutterstock

Contusiones

Ya sea por un resbalón o una caída, los hematomas suelen aparecer cuando la lesión no fue lo suficientemente grave como para romper la piel o el hueso, pero esto no significa que no haya dañado el cuerpo. En ocasiones, estos eventos originan molestias que impiden la realización correcta de las labores, en especial si ocurren en una parte del cuerpo esencial para desempeñar las funciones que nos corresponden realizar durante el día.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+