Lavaban platos y recogían la basura: hoy tienen una empresa que genera miles (VIDEO)

Compartir
Suscríbete
Lavaban platos y recogían la basura: hoy tienen una empresa que genera miles (VIDEO)
Etiquetas: ,
Esta es la historia de tres niños que nunca se dieron por vencido. Y aun cuando se hicieron hombres, siguieron soñando.

José Juan, Luciano y César Lombera llegaron a Estados Unidos en 1995 procedentes de Michoacán, México, con un objetivo claro: trabajar y trabajar. Superarse. Crecer. Sin mirar a atrás. Sin rendirse.

Su valor es tan sólido como el granito que compone las encimeras que fabrican para la empresa que, tras mucho esfuerzo, levantaron juntos: MC Granite Countertops.

Empezaron granando menos de siete dólares por hora en diversos oficios y hoy adquieren contratos de miles que les permiten echar hacia adelante su empresa familiar, una compañía que importa granito y elabora cocinas con el preciado material.

TE PUEDE INTERESAR: La comunidad hispana de San Diego le da la espalda a la caravana de migrantes

Su negocio tiene presencia en los estados de Georgia, Tennessee y Carolina del Norte.

Pero el éxito no les vino fácil. En México vendían pan y traían leña del campo. Tras la muerte de su madre, la situación se complicó y varios hermanos de la familia Lombera decidieron migrar a Estados Unidos.

Una vez en el país, como a la mayoría de los inmigrantes, les tocó empezar de nuevo.

ES TENDENCIA:

[brid video=”313206″ player=”14557″ title=”Emprendedores Santiago Arredondo”]

“Mis hermanos se vinieron primero pero en algún momento yo decido venirme a los 19 años”, narró José Juan Lombera.

Sin embargo, el ‘Norte’ no era lo que Lombera había soñado.

“Veo a mis hermanos viviendo en un garaje… y era un ‘encimadero’ de gente. Me deprimí bastante…”, dijo Lombera. Esa decepción lo llevó a pensar en un ‘plan B’.

“Pues yo escuché de una ciudad que se llamaba Atlanta y que iban a hacer las Olimpiadas y entonces me vine el día primero del año 1996”, recordó.

Lombera cuenta que llegó a un apartamento en Austell, no conocía a nadie y solo contaba con 30 dólares en su bolsillo. Pero eso no fue impedimento. Una vez ubicado, empezó a trabajar poniendo ladrillos con unas personas que conoció.

Pero, un problema de convivencia lo llevó a quedarse en la calle.

LEE ADEMÁS: Jóvenes de origen mexicano ganan concurso de arte entre 12,000 aspirantes (VIDEO)

“A la semana me corren del apartamento por un lío. Me quedé sin nada. Un señor que vi en la calle me ayudó y me dijo: ‘vamos a otros apartamentos’. Fuimos y me puse a limpiar y a cocinar porque no tenía trabajo. Y todos me dijeron: ‘wow, este muchacho sabe cocinar. Le vamos a buscar trabajo’”.

En medio de todos esos cambios, Lombera notó un vecino que iba y venía con un material que nunca antes había visto y le llamaba su atención.

“Iba y venía con granito y mármol. Y la gente me decía: solo los ricos tienen este material. Pero siempre me atrajo. Así que en algún momento dado le dije al señor: ‘oye, si tienes trabajo por ahí para mí, avísame”, recordó.

Fue entonces cuando el señor le ofreció trabajo en el taller, pero levantando la basura del suelo. Su sueldo era de seis dólares por hora. Pese a ello, el mexicano asumió su nueva tarea con buena actitud y buscó maneras de aprender cómo trabajar con el mármol.

“Yo le pedía chance al mánager para que me enseñara y siempre me decía: ‘no, tú solo estás para levantar basura’. Me sacaba las piedras pa’ que volviera a recogerlas. Pero cuando ellos se ponían a almorzar, yo me ponía a repasar y aprender el trabajo”, relató.

Un día, el jefe pudo ver que Lombera sabía tratar el material.

“‘A partir de hoy vas a ganar 6.50 dólares, sin horas extra, me dijo’”.

ES TENDENCIA:

[brid video=”307941″ player=”14557″ title=”EmprendedoresHispana pas de ser mesera a una dura y millonaria de la construccin”]

Sin darse cuenta, ese fue el comienzo de lo que sería su negocio. Poco a poco, Lombera fue aprendiendo y conociendo de otras empresas en donde podía demostrar su capacidad, hasta que llegó a una donde pudo traer a sus hermanos a trabajar.

“En esa compañía metí a trabajar a toda la gente que pude, más de 30 personas, a toda mi familia… Casi casi fundamos lo que llamamos entre bromas: ‘el granito College’”, recordó.

Hasta que finalmente, en 1999, se unió a su hermano Luciano y fundaron juntos MC Granite Countertops. El primer negocio ubicado en Kennesaw.

Para Luciano, el camino tampoco fue fácil.

“Yo era el vendedor, el fabricador y el instalador en la empresa. Era todo cuando empezamos”, recuerda Luciano.

Pero antes de MC Granite, Luciano también tuvo que picar piedra. “Yo buscaba trabajo, pero no me daban porque no sabía el idioma y mi hermano Efrén me tenía que traducir. Hasta que cumplí los 18 años y en una pizzería me dieron trabajo de lavaplatos, ganando $4 la hora. Seguí estudiando por el día y trabajaba en las noches hasta que un día pedí ayuda a Juan y ahí fue cuando empezamos juntos”, dijo Luciano.

Al sueño también se unió el hermano pequeño de José Juan y Luciano, César. Para César no fue tan complicado el camino, pero su amor y respeto hacia la gestión de sus hermanos, hizo que se sumara al esfuerzo.

Hoy, es el propietario de MC Granite en Carolina del Norte.

“Estoy sumamente agradecido por esta oportunidad, y me llena de orgullo el esfuerzo de mis hermanos”, dijo.

MC Granite emplea hoy a casi 100 personas y tienen subcontratistas que trabajan para la compañía. Cada año instalan más de 5,000 cocinas y planifican seguir creciendo.

Y es que para los Lombera, el límite es el cielo.

“Mucha gente piensa que el ‘sueño americano’ está muerto. Pero eso es mentira, el ‘sueño americano’ está más vivo que nunca. El ‘sueño americano’ es cada persona que se levanta todos los días y quiere ser mejor persona”, finalizó Luciano.

ES TENDENCIA: 

[brid video=”326657″ player=”14557″ title=”Emprendedores Irma Padilla”]

 

Para más información:

MC Granite of Kennesaw, GA
2143 Moon Station Drive
Kennesaw, GA 30144
770-833-8075