Latinos republicanos: La presidencia de Trump es parte de un ‘plan divino’

Pedro González, un inmigrante hispano de 55 años sostiene con firmeza su fe en Donald Trump y el Partido Republicano por su postura a favor de grupos religiosos y rechazo al aborto.

González, de origen colombiano, es pastor de una iglesia evangélica en un suburbio de Denver. Curiosamente, durante la campaña presidencial de 2016, el líder religioso manifestó repudio al entonces candidato republicano pero eso cambió con la elección a la Corte Suprema de un magistrado antiaborto.

TE PUEDE INTERESAR: ¿A cuánto está el cambio del dólar a peso mexicano el 27 de diciembre y por qué?

Pero por encima de todo, González ha llegado a considerar la presidencia de Trump como parte de un plan divino.

“No importa lo que yo piense”, dijo González del polémico mandatario. “Él fue colocado ahí”.

Desafiando los pronósticos de los demócratas y algunos expertos, los republicanos en Estados Unidos siguen contando con un apoyo importante de votantes latinos en la era de Donald Trump. El 32% de los latinos votó por republicanos en la última elección, de acuerdo con un análisis de información de AP VoteCast.

Debido a que el presidente ha arremetido contra los inmigrantes latinoamericanos, tanto verbalmente como a través de sus políticas, algunos analistas creían que los votantes hispanos mostrarían su descontento en las urnas, pero esto no ocurrió.

TE PUEDE INTERESAR: Inmigrante denuncia que ICE lo arrestó pese a emergencia médica

El porcentaje de voto latino va en línea con la proporción de latinos que han apoyado al partido Republicano en la última década. Los evangélicos y los veteranos de guerra son los hispanos más propensos a alinearse con los republicanos.

Aunque los republicanos no han perdido terreno entre los votantes latinos, tampoco han ganado más. Alrededor de seis de cada 10 hispanos vota regularmente por los demócratas. Conforme el electorado latino sigue creciendo, esa balanza inclinada sigue representando un gran riesgo para los republicanos.

Sueño de niño migrante termina en su muerte

El papá de Felipe Gómez Alonzo escuchó rumores de que los padres y los niños podían cruzar la frontera de Estados Unidos para ingresar a ese país. Entonces, a mediados de diciembre, Agustín Gómez decidió llevarse a su pequeño de ocho años para dejar atrás la miseria que les abrumaba en Guatemala y obliga a muchos centroamericanos como ellos a tomar el riesgo de emigrar por un sueño.
ES TENDENCIA:

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+