Aunque desde hace muchos años Julián no vive con la madre de sus hijos mayores, eso no le ha impedido estar a cargo de ellos y disfrutarlos y apoyarlos. Incluso el actor, desde hace tiempo, hace un viaje anual con ellos en el que recorren el mundo juntos.

“Me siento sumamente complacido con lo que he logrado como padre, mis dos primeros hijos están en una etapa en la que ya se realizan en sus facetas. Nicole ya es toda una profesional, en el caso de Julián este año se gradúa y eso me hace sentir satisfecho de lo que he hecho, no me arrepiento de nada de lo que he vivido con ellos”, dijo.

En enero de 2017, cuando Gil tenía 47 años, se convirtió en padre por tercera vez, en esta ocasión el niño fue fruto de la relación que mantenía en ese momento con la también actriz Marjorie de Sousa.

Una vez más, la manera en la que vivió su etapa de padre fue distinta. Ahora además de ser un hombre maduro, también ha tenido que enfrentarse a su ex pareja —tras una repentina separación—, para tener tiempo con su pequeño Matías, a quien no ve tanto como quisiera.

“Convertirme en padre de nuevo a mi edad fue distinto, ya soy una persona madura, veo las cosas distintas y ahora estoy en un momento diferente a cuando tuve a mis dos primeros hijos, además la situación que vivo con él ahora también es diferente”, dijo.

TE PUEDE INTERESAR: Esposa del Temerario alborota las redes en traje de baño (FOTO)

Desde hace un año, el actor pelea en juzgados para estar más con el pequeño y aunque aún no sabe en qué acabará el litigio, Julián tiene algo muy claro: “Matías siempre será mi hijo, mi sangre correrá por sus venas siempre y yo sé que tarde que temprano, estaremos juntos, porque el lazo entre un padre y su hijo no se puede romper; así de simple”.

SOLO SE QUE LOS AMO ❤️❤️ @nicolle_gil Juliancito #tbt #japon #tokio

A post shared by Julian Gil (@juliangil) on

Julián admite que nunca ha sido de celebrar fechas como San Valentín o su cumpleaños y por ello no festeja el Día del Padre. Para él lo importante es seguir luchando por ver a su pequeño Matías y espera se resuelva la lucha legal que mantiene con De Sousa.

“Me siento satisfecho por la lucha que he tenido por mi hijo, sobre todo para que se cumplan nuestros derechos, ha sido una lucha irrisoria porque se está peleando contra un capricho, contra un sistema que no me ayuda. Lo único que he pedido es pasar tiempo con él. Entiendo que las cosas se irán acomodando y que pase lo que pase yo estaré con él, aún y en China, Matías será mi hijo siempre”, señaló.

ES TENDENCIA: 

", "inLanguage": "es" }