Las plumas de las gallinas podrían convertirse en comida

Compartir
Suscríbete

Suscríbete

Recibe por email todo nuestro contenido.

Muy pronto, las plumas de las aves podrían utilizarse para crear un poderoso polvo que sirva como complemento alimenticio.

Así lo explicó Sorawut Kittibanthron, un joven tailandés de 30 años que, después de una ardua investigación, se dio cuenta de que es posible reducir el desperdicio por medio de la creación de un superalimento basado en la proteína encontrada en las plumas de las aves.

  • Un joven inventor originario de Tailandia podría haber descubierto una manera de reducir el desperdicio por medio del reciclaje de las plumas de gallina
  • Sorawut Kittibanthorn, un joven de 30 años, encontró que las plumas de estas aves pueden procesarse para formar un polvo con nutrientes
  • De acuerdo con él, las plumas de las gallinas contienen proteínas que pueden ayudar a nutrir a una gran parte de la población mundial

Para Sorawut Kittibanthorn, un joven tailandés de 30 años, el desperdicio es un tema que requiere de mayor atención por parte de las autoridades.

Por eso, el joven ha pasado varios años tratando de descifrar una manera de reducir el desperdicio y otorgarle un nuevo propósito a todas aquellas partes de los animales que usualmente no son utilizadas para el consumo humano.

Después de algún tiempo de investigación, Kittibanthron centró su atención en las millones de toneladas de plumas de aves que anualmente se desperdician en el mundo, preguntándose si existía alguna manera de darles un nuevo propósito.

Durante la mayor parte de su investigación, el joven mantuvo su residencia en Londres; sin embargo, ha regresado a Tailandia con un propósito específico: buscar financiamiento para continuar su trabajo.

Este tiene como objetivo principal reducir el desperdicio de alimentos y convertir las plumas de las gallinas en un polvo especial que pueda a su vez transformarse en una fuente de proteínas comestible y apta para el consumo humano.

De acuerdo con el científico, “Las plumas de las gallinas contienen proteína, y si podemos servir esta proteína a otras personas en el mundo, la demanda ayudará a reducir el desperdicio.”

De acuerdo con los reportes, solo en Europa se observa un desperdicio de 2.3 millones de plumas en todo el mundo, lo que eleva el potencial de éxito de este proyecto.

El joven inventor considera que, debido al elevado consumo de aves en Asia, se podrá encontrar un mayor desperdicio en la región, el cual podrá ser utilizado para crear más productos derivados de proteína.

El joven científico originario de Tailandia estudió un Máster en Londres, hecho que le permitió sentar las bases de su creación; sin embargo, asegura, aún queda mucho análisis por realizar para concretar su propuesta.

Hasta el momento, se han realizado prototipos de este proyecto con nuggets de pollo y un sustituto de carne, y ambos han recibido buenas impresiones.

Cholrapee Ssvinvichit señaló que “Puedes ver que la textura es muy compleja y avanzada. Es algo que no te imaginarías sería posible a partir de las plumas de las aves. Realmente me puedo imaginar esto servido en un restaurante Michelin o en alguna cena.”

Otro de los comensales que pudo probar este platillo fue Hathairat Rimkeeree, un profesor de la Universidad de Kasesart, quien dijo que “Creo que tiene potencial para convertirse en una fuente de alimentación alternativa en el futuro.”

En los últimos años, la ciencia se ha inclinado por crear nuevos productos de consumo humano que sean amigables con el medio ambiente, apegándose al hecho de que el consumo de carne animal representa un importante desperdicio de recursos naturales, además de que una gran parte de la población mundial cada día se preocupa más por consumir alimentos orgánicos y naturales.

En el caso del polvo de plumas de aves, su creador no ha catalogado al producto como vegano o vegetariano, sino como ‘ético’, explicando que “Mi plan es acercarme a los restaurantes con cero desperdicio, porque aunque ahí se cocina con desperdicio de aves, estas continúan siendo un producto que consumimos de manera habitual.”

Foto: Shutterstock

Las plumas de las aves podrán convertirse en un alimento apto para el consumo humano: ¿Cómo cambiará la alimentación en la siguiente década?

La industria alimentaria podría ver una revolución en la próxima década, y las plumas de las aves podrían ser solo el inicio de esta.

Según informes del portal Dezeen, la ciencia ya trabaja en un innovador concepto que pretende revolucionar la industria alimentaria; para lograrlo, se han unido a un grupo de diseñadores estadounidenses.

El experimento consiste en contribuir a que las personas ‘crezcan’ su propia carne; esto, por medio del uso de un kit especial que utiliza células y sangre humana .

Sin embargo, a la par de ‘cultivar’ carne humana de manera artificial, el experimento tiene como idea principal cuestionar la ética de las prácticas usuales de alimentación humana, especialmente aquellas de la industria cárnica.

Con el nombre de Ouroboros Steak, el proyecto permitirá ‘crecer’ carne humana a través del uso de las células de cada ser humano, tomadas del interior de la boca y alimentadas con suero de sangre donada.

La industria de los alimentos cada vez se esfuerza más por crear productos sustentables, y una de las metas principales es proveer alternativas a la crueldad animal.

De acuerdo con Andrew Pelling, científico responsable del desarrollo de Ouroboros Steak en colaboración con Grace Knight y Orkan Telhan, “El suero fetal bovino cuesta grandes cantidades de dinero y de vidas animales”; añadió que “Si bien algunas compañías de carne cultivada en laboratorios aseguran que se ha resuelto este problema, a nuestro entendimiento ningún estudio independiente o arbitrado ha validado estas aseguraciones.”

Pelling aseguró que “Conforme la industria de carne cultivada en laboratorios continúa creciendo, es importante desarrollar diseños que expongan algunas de sus complicaciones para ver más allá de su expectativa.

Foto: Shutterstock
Regresar al Inicio