Texas: Joven hispano mata a un amigo a balazos para robarle una pistola

  • Homicidio capital: Rubén Mendoza, de 18 años, está acusado de haber matado a Iván Zarraga, de 20 años al momento de morir, para quitarle una pistola Smith & Wetson que la víctima presumía con orgullo.
  • En Texas el delito de homicidio capital es el considerado más graves por las leyes criminales y sólo se castiga con la pena de muerte a quien se encuentre culpable de ese delito.
  • La muerte de Zarraga ocurrió casi a la media noche del domingo 29 de diciembre de 2019 y las autoridades resolvieron el caso gracias a un testigo que era amigo de la víctima y el victimario.

Texas. El joven Rubén Mendoza está acusado de homicidio capital, el delito más grave en Texas, por la muerte a balazos de otro muchacho hispano.

Mendoza, de 18 años, fue detenido por agentes de la División de Homicidios del Departamento de Policía de Dallas (DPD, por sus siglas en inglés) por ser el presunto responsable de haber matado al también joven hispano Iván Antonio Zarraga-Martínez a balazos el 29 de diciembre de 2019 para robarle una pistola.

De acuerdo a la investigación del DPD, consultada por MundoHispánico, Mendoza y Zarraga eran amigos cuando el primero mató al otro. El hoy occiso también tenía historial criminal en Texas antes de morir asesinado.

El domingo 29 de diciembre de 2019 a las 11:49 de la noche patrulleros del DPD atendieron una llamada de emergencia para que se presentaran en 9900 Rhoda Lane, en el sureste de Dallas, en donde varios vecinos reportaron haber escuchado disparos de arma de fuego.

Al llegar al lugar los agentes del DPD encontraron a un hombre hispano joven tendido en el suelo de la calle herido de gravedad por varios balazos.

Los policías ordenaron que el chico fuera transportado de emergencia al Baylor Hospital en donde murió poco después de llegar debido a la gravedad de sus heridas.

En el lugar del tiroteo, que está atrás del Apache Park, varios testigos hablaron con las autoridades de la División de Homicidios y les explicaron que vieron cómo momentos antes de los disparos un grupo de muchachos estabas reunidos en el lugar y luego todos salieron corriendo.

Luego de semanas de investigación sin resultados, los agentes del DPD recibieron una llamada de una persona que les dijo que tenía algo que contarles sobre la muerte de Zarraga-Martínez ya que sabía quién era el responsable.

El testigo, de quien no se revela el nombre para proteger su identidad, aseguró que él estaba en el parque cuando con Zarraga-Martínez y Mendoza cuando sucedieron los hechos.

De acuerdo a la narración del testigo él vio cómo en un momento Zarraga-Martínez sacó su pistola Smith & Watson, cromada, y comenzó a alardear de andar armado y de que la pistola era muy valiosa.

En un momento el testigo y la víctima se fueron a una gasolinera a comprar algo en el auto Toyota Corolla, rojo, propiedad de Zarraga-Martínez.

Cuando regresaron al lugar a encontrarse con sus amigos vieron que Mendoza estaba esperándolos.

Súbitamente Mendoza, cuando los muchachos salían del auto, sacó un arma de entre sus ropas y le asestó varios disparos a Zarraga.

El asesino quedó cubierto de sangre, según contó el testigo.

Rubén Mendoza, de 18 años, enfrenta el cargo grave de homcidio capital por la muerte de su amigo Zarraga-Martínez y en Texas ese delito sólo se castiga con la pena de muerte a quien se declare culpable en un juicio. (Foto: Departamento de Policía de Dallas)

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+