El fugitivo José Marín Soriano es capturado acusado por un homicidio

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
El fugitivo José Marín Soriano es capturado acusado por un homicidio
FOTO Oficina del Alguacil del Condado de Liberty
  • José Marín Soriano estuvo fugitivo dos meses acusado de matar a una mujer y atacar sexualmente a otra
  • La Oficina del Alguacil del Condado de Liberty, en Texas, lo buscaba desde septiembre pasado
  • Marín Soriano, acusado de homicidio capital, enfrenta la pena de muerte en caso de ser encontrado culpable

José Marín Soriano fue detenido en San Ysidro, California, con base a una orden de arresto en Texas acusado de homicidio capital.

Marín Soriano, de 59 años, es acusado por la Oficina del Alguacil del Condado de Liberty (LCSO, por sus siglas en inglés) en Texas del asesinato de una mujer y el haber atacado a otra en un incidente ocurrido en septiembre del 2020.

De acuerdo a un comunicado del LCSO, José Marín Soriano fue detenido por agentes de la Patrulla Fronteriza en San Ysidro el domingo 22 de septiembre, cuando el hombre pretendía entrar a Estados Unidos desde Tijuana, México.

Los agentes de la Patrulla Fronteriza, al revisar las huellas dactilares del hombre, descubrieron que tenía una orden de arresto en Texas por dos cargos considerados muy graves y le pidieron que esperara un momento en un cuarto.

Agentes federales de los U.S. Marshals en San Diego fueron informados por la Patrulla Fronteriza que tenían en custodia a Marín Soriano, y los oficiales especializados en detener a fugitivos violentos fueron a capturarlo.

De acuerdo a los documentos legales del caso, consultados por MundoHispánico, José Marín Soriano continúa detenido en la cárcel del Condado de San Diego esperando su extradición a Texas.

Marín Soriano tenía una orden de arresto que lo describía como una persona “peligrosa para la seguridad pública”.

El hombre enfrenta un cargo de homicidio capital y de acuerdo al Código Penal del Estado de Texas, es el único delito que se castiga con la pena de muerte a quien se encuentre culpable en un juicio.

José Marín Soriano, de 59 años, escapó a México y luego intentó entrar a Estados Unidos otra vez por California cuando fue capturado. (Fotos: Oficina del Alguacil del Condado de Liberty)

La tragedia que según las autoridades causó Marín Soriano es uno de los crímenes más bizarros que se recuerde en los anales del crimen del este de Texas.

Una aterrorizada mujer llamó al número de emergencias del LCSO a las 6:30 de la tarde del sábado 19 de septiembre y les dijo que estaba encadenada, según revelan los documentos legales del caso.

Los operadores del número de emergencias le pidieron a la mujer, una hispana, que explicara por qué estaba encadenada y la mujer entre gritos les dijo que un hispano la había sujetado a una cama dentro de una casa móvil.

Ante lo insólito de la llamada, varios patrulleros fueron enviados a una casa ubicada en la intersección de Country Road 3415 y Country Road 3425, desde donde la mujer llamaba en total estado de terror.

José Marín Soriano presentó a los agentes de la Patrulla Fronteriza un documento con ésta fotografía cuando intentaba reingresar a Estados Unidos por California.

La zona desde la que llamó la mujer es un paraje alejado y boscoso al este del área metropolitana de Houston y al norte de la carrera I-10, con rumbo hacia Beaumont, en donde viven muchos hispanos que trabajan en los ranchos del rumbo.

Archivado como: José Marín Soriano

Al llegar los primeros agentes, descubrieron afuera de la casa un auto en llamas y al aproximarse vieron que había una persona, presuntamente una mujer adentro, ardiendo por el fuego.

Los oficiales pidieron la presencia de los bomberos para controlar el fuego en esa zona en el Condado de Liberty, conocida como Rancho San Vicente. La mujer dentro del carro, cuando lograron sacarla, ya estaba muerta.

Otros oficiales corrieron dentro de la casa móvil, desde donde se escuchaban los gritos de la mujer que había llamado a las autoridades y clamaba por ayuda.

Los agentes encontraron dentro de la casa a una mujer que estaba encadenada a una pata de la cama y además tenía una cuerda alrededor del cuello, que se tensaba cuando intentaba moverse y casi la ahorcaba en cada movimiento de cuello.

Archivado como: José Marín Soriano

Por respeto a la identidad y la vida privada de las dos víctimas, sus nombres no se revelarán en esta historia.

Cuando los oficiales dcl LCSO liberaron a la mujer encadenada, les contó el suplicio que acaba de padecer junto a la otra víctima. Las dos mujeres eran empleadas de limpieza en la casa de Soriano.

El domingo en que ocurrieron los hechos el hombre les dijo que fueran a su casa porque tenía unas fotografías comprometedoras de una de ellas y que las borraría de su celular, siempre y cuando se encontraran en su casa.

Hasta el momento de escribir esta historia, no está claro si las fotografías, todas de contenido sexual, Marín Soriano se las tomó a la víctima o si ella se las mandó por alguna razón.

Archivado como: José Marín Soriano

Cuando las dos mujeres llegaron a la casa de Marín Soriano, el hombre las recibió con una pistola y amarró a una del cuello y luego la encadenó, para después atacarla sexualmente.

La otra mujer, al ver lo que hacía Marín Soriano, salió corriendo asustada y se subió a su vehículo e intentó escapar de la casa. Pero al acelerar, el auto se estrelló contra un árbol al otro lado de la calle y se incendió.

Sin embargo, cuando los agentes revisaron el auto encontraron que la mujer estaba muerta por un balazo que presuntamente le dio el hombre mientras su cuerpo se quemaba y cuando todavía estaba viva. Luego dejó que el vehículo se incendiara.

Archivado como: José Marín Soriano

La mujer que sobrevivió les dijo a los agentes que cuando el auto de la otra mujer se incendió, Marín Soriano salió corriendo de la casa y olvidó dentro su teléfono celular.

Entonces, la mujer logró arrastrarse hasta donde estaba el teléfono y lo tomó para llamar a las autoridades mientras Marín Soriano escapaba de lugar.

Según las autoridades, Marín Soriano escapó en una camioneta Ford F-150 en color gris, con la que llegó hasta México y cruzó la frontera hacia el sur por algún punto de Texas.

Ahora José Marín Soriano aguarda el día en que sea extraditado de California a Texas, para enfrentar a la justicia por los cargos graves de homicidio capital y asalto sexual agravado por el ataque en contra de sus empleadas de limpieza.

Archivado como: José Marín Soriano