Jornaleros terminan deportados tras persecución policial (VIDEO)

Cientos de jornaleros hispanos salen todos los días desde muy temprano en busca de trabajo en las calles de todo el país, pero es en esas mismas calles donde muchas veces terminan siendo víctimas de robos y persecución.

En el área metropolitana de Georgia, los jornaleros aseguran que se han convertido en blanco de las autoridades, quienes los persiguen, arrestan y, posteriormente, terminan en manos de inmigración.

“Nos tratan como si fuéramos vagos. En lo que va de año han arrestado como a 15 personas, y casi todos terminan deportados”, denuncia un jornalero guatemalteco, quien pidió no ser identificado por miedo a represarías.

RELACIONADOS:Mujer grita insultos racistas a trabajadores hispanos y les lanza un café caliente (VIDEO)

El  jornalero guatemalteco, quien compartió con Mundo Hispánico una serie de fotografías que asegura son las pruebas de la persecución a la que son sometidos, culpa de los arrestos directamente a la policía del condado de Gwinnett, ubicado al noroeste de Atlanta.

La policía local dijo negó a Mundo Hispánico que exista alguna persecución contra los jornaleros, asegurando que los arrestos que se han realizado son producto de múltiples denuncias hechas por dueños de negocios, quienes se quejan sobre la presencia de estos.

RELACIONADO:Obrero hispano fallece tras negarle atención médica por su estatus migratorio

“Los oficiales emiten advertencias de entrada ilegal a cualquier persona que se encuentre merodeando la zona. Si alguien ha sido arrestado es porque ha violado la Advertencia de Violación Criminal o porque se descubrió que tienen una orden de arresto por otro cargo”, dijo Wilbert M. Rundles, vocero del cuerpo policial.

Pero la realidad es que muchos de los arrestados terminan en manos del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), ya que en este condado se implementa el programa 287 (G), un acuerdo entre las agencias locales del orden público e inmigración, que da a la policía local la autoridad para hacer cumplir las leyes de inmigración.

RELACIONADO: Ataque Racista: Hombre armado arremete contra grupo de personas (VIDEO)

Organizaciones como National Day Laborer Organizing Network se dedican a proteger y denunciar los problemas que le ocurren a estos trabajadores que en su mayoría son indocumentados, razón por la que muchas veces no denuncian; sin embargo, esto no parece ser suficiente.

“Ahora tenemos terror a la policía. Cuando los vemos salimos corriendo, y cuando somos víctimas de robo preferimos ya no decir nada”, dice el jornalero guatemalteco, quien sigue trabajando para poder mantener a su familia en Guatemala.

Denuncian malas condiciones laborales de jornaleros en EE.UU.

Una compañía en Florida mantuvo a más de 100 jornaleros en condiciones “inhumanas” y “antihigiénicas” sin pagarles lo justo por cosechar sandías en el sudeste de Missouri, denunciaron funcionarios federales.

El Departamento de Trabajo de Estados Unidos presentó la denuncia contra Marin J Corp. de Avon Park, Florida, tras presenciar las condiciones laborales de 107 trabajadores contratados con visa H-2A, que les permite viajar legalmente a Estados Unidos para hacer trabajos agrícolas temporales, reportó el diario The Kansas City Star.

La empresa, propiedad de Jorge Marin, era responsable de alojar, alimentar y cuidar de los jornaleros en Kennett, Missouri, a unos 120 kilómetros (75 millas) al norte de Memphis, Tennessee. Los trabajadores iniciaron sus labores en junio y debían recibir una paga de 13,42 dólares la hora, según los documentos judiciales.

La compañía dijo en un comunicado que el programa H-2A conlleva requisitos sumamente complejos y que son distintos a los de otros empleadores. Aseguró que Marin J está cooperando con la investigación y tratando de cumplir con los requisitos.

Los inspectores del Departamento de Trabajo hallaron 27 trabajadores en un edificio que fue una cárcel, con una cocina inservible, muy pocas ventanas y sin acceso a agua aparte de la que salía de los grifos del baño, dice la denuncia. Otros 80 trabajadores estaban en dos casas propiedad de Marin y en un hotel que carecía de camas suficientes y donde el baño estaba plagado de filtraciones de agua y se inundaba. Además, el refrigerador era prácticamente inservible.