Jorge Ramos destapa los detalles de su detención en Venezuela

En un artículo publicado este miércoles en The New York Times, Jorge Ramos contó los detalles de la detención que vivió junto a su equipo periodístico en el Palacio de Miraflores, en Caracas, tras una fallida entrevista al presidente Nicolás Maduro.

El periodista de Univision contó que cuando apenas llevaba alrededor de 17 minutos de entrevista, el mandatario no toleró más sus cuestionamientos acerca de la crisis humanitaria que atraviesa el país y los reportes de violaciones de derecho humanos y trató de bloquear las imágenes de jóvenes venezolanos comiendo de la basura que él le enseñaba desde su IPad.

RECOMENDADA: AMLO rompe el silencio sobre detención de Jorge Ramos en Venezuela

“Eso es lo que hacen los dictadores”, le dijo Ramos a Maduro cuando este declaró que la entrevista se había terminado.

Lo que no imaginó Ramos es que la parte más tensa aún estaba por llegar. Segundos después de que el presidente dejara el salón, Jorge Rodriguez, el ministro de comunicaciones, ordenó a los agentes de seguridad que confiscaran las cuatro cámaras y el resto de los equipos que llevaban.

“Alguien gritó para que me sacaran del palacio presidencial inmediatamente, pero en vez de eso dos agentes de seguridad me acompañaron a un pequeño cuarto donde me ordenaron que les diera mi celular y su contraseña. Estaban preocupados de que yo hubiese grabado el audio de la entrevista y no querían ninguna filtración. Pero me negué”, reveló.

“Poco después, mi colega María Martínez, una de las mejores productoras del país, fue ingresada a la misma sala. María, para frustración de los agentes de seguridad, logró hacer una rápida llamada telefónica al Presidente de Univision News, quien advirtió al Departamento de Estado y a muchas agencias de noticias sobre lo que estaba sucediendo”, agregó Jorge Ramos.

TE PUEDE INTERESAR: Cámara baja aprueba iniciativa contra emergencia de Trump

El prestigioso mexicano contó que minutos después alguien apagó las luces de la habitación y los oficiales comenzaron a registrarlo a él y a su colega. “Un grupo de agentes entró y me quitó la fuerza mi teléfono celular y mi mochila. Ellos furiosamente hurgaron por todas mis cosas personales. Me requisaron de pies a cabeza. María pasó por la misma experiencia humillante con una oficial femenina. Le pregunté si estábamos detenidos. Dijeron que no, pero aún así no nos dejaron salir de la habitación”.

ES TENDENCIA:

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+