Crímenes de Terror: Conoce la historia de Jeffrey Dahmer, “El Caníbal de Milwaukee”

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Crímenes de Terror: Conoce la historia de Jeffrey Dahmer, “El Caníbal de Milwaukee”
Foto y Video: MH
  • Crímenes de Terror: Conoce la historia de Jeffrey Dahmer, “El Caníbal de Milwaukee”
  • En su adolescencia disfrutaba abrir animales para ver cómo se veían por dentro
  • Cuando se graduó de la secundaria, su deseo más anhelado se hizo realidad

Jeffrey Dahmer el caníbal de Milwaukee. En un refrigerador solemos conservar nuestros alimentos más perecederos. Eso sería el uso normal que se le da a estos electrodomésticos. Sin embargo, Jeffrey Dahmer, no guardaba precisamente alimentos en su refrigeradora.

Relacionado

¿Quieres saber qué guardaba exactamente el protagonista del primer episodio de la serie Crímenes de Terror presentada y producida por MundoHispánico? Te invitamos a leer este artículo y descubrir los hechos horrendos que cometía uno de los asesinos seriales más famosos de Estados Unidos.

El caníbal de Milwaukee

Foto: MH

Jeffrey Dahmer, el protagonista de este episodio, Nació en 1960 en Milwaukee, en el estado de Wisconsin en Estados Unidos. Sus padres Lionel y Joyce, fueron unos padres amorosos que siempre intentaron darle una infancia feliz a Jeffrey y a su hermano David.

Según los padres de Jeffrey, este nunca mostró comportamientos inusuales en su diario vivir. Sin embargo, desde su adolescencia, Jeff empezó a mostrar un cambio. Ya no era el niño alegre y extrovertido. Por el contrario, se veía tímido, apartado y poco sociable.

Sentía curiosidad por los animales

En esta etapa de adolescencia, sus padres también empezaron a notar un gusto de Jeffrey por los animales y explorarlos por dentro. Jeffrey, buscaba animales para abrirlos y ver cómo eran por dentro. Incluso, recogía animales muertos en la carretera para poder hacer sus análisis.

Sus padres veían un poco extraño este comportamiento, pero pensaban que solo se trataba de un niño curioso. Lo que nunca sospecharon, es que estas actitudes estaban encendiendo las alarmas y que se estaba despertando un verdadero monstruo.

Permaneció en el closet por tabú

Jeffrey Dahmer no solo sentía curiosidad de ver estos animales por dentro, sus cambios hormonales y desarrollo adolescente, le empezaron a hacer sentir una tendencia hacia el homosexualismo. Empezó a fantasear con hombres y a sentir unas ansias extremas de poder dominarlos.

Durante sus tiempos de escuela, él era considerado “raro” por sus compañeros y ésto no lo hacía popular como el quería. Salir del closet, también era un dilema, ya que en la época en que vivía y para su familia, la homosexualidad era todo un tabú. Archivado como: Jeffrey Dahmer el caníbal de Milwaukee.

Conoció el alcohol desde muy joven

Sin lugar a dudas, Jeffrey era un homosexual reprimido. Empezó a crear un pequeño mundo imaginario en su cabeza y esta imaginación la alimentaba con alcohol. Dahmer se sumergió en el alcoholismo desde muy pequeño, incluso sus compañeros de clases decían que llevaba licor a escondidas y empezaba a beber desde muy temprano.

Para Jeffrey, el divorcio de sus padres fue una mala experiencia. Su madre se fue de la casa junto a su hermano David y su padre viajaba mucho por trabajo. Jeffrey estaba solo en casa lo que le permitía darle riendas suelta a su imaginación. Ideas cada vez más perversas se cruzaban por su mente.

En busca de fantasías sexuales

La obsesión de Dahmer por diseccionar animales y verlos por dentro se empezó a hacer cada vez más grande. Pronto, Dahmer estaría listo para atrapar un carnada más grande. Una que lo hiciera sentir en absoluto control frente a otro ser humano.

Una de sus fantasías sexuales, era recoger a un hombre en la carretera para luego llevarlo a su casa, emborracharlo o drogarlo para debilitarlo y poder cumplir sus fantasías mas oscuras. Steven Hicks fue una de las víctimas que por desgracia estuvo en su camino.

Descuartizó a su primera víctima

De acuerdo a la historia, en junio del año 1978 Dahmer se había acabado de graduar de la secundaria. Cuando se dirigía a su casa, ocurrió lo que siempre había soñado. Steven Hicks un joven de 18 años, lo detuvo para pedirle aventon.

Dahmer sin dudarlo lo recogió y luego lo llevó a su casa, donde conversaron, bebieron y cuando Hicks ya se sentía borracho quiso irse. Pero Dahmer no quiso dejarlo ir. Lo golpeó con una barra, lo estranguló y lo descuartizó. Sus restos los esparció en el patio de su casa. La familia de Hicks no supo nada de su hijo a quien reportaron como desaparecido. Después de 13 años, Jeffrey Dahmer confesó que Hicks había sido su primera víctima.

Esperó una década para volver a atacar

Tras haber asesinado a su primera víctima, Dahmer espero casi 10 años para atacar de nuevo. Durante este tiempo, estudió en la universidad por poco tiempo, luego sirvió en el ejercito de Estados Unidos, pero sus problemas con el alcohol continuaron aumentando, lo cual provocó que sea arrestado varias veces por conducta desordenada e inapropiada.

En este momento te estarás preguntando por qué Dahmer espero casi una década para cometer el resto de sus crímenes. Peter Vronsky, experto en asesinos en serie, asegura que el primer asesinato es espontaneo. Nunca es planeado. Incluso puede haber sentimientos de arrepentimiento. Una vez pasan la fase de la primera vez y vuelven a sentir sus deseos, es difícil de parar y se convierte en una conducta “normal” para ellos. Archivado como: Jeffrey Dahmer el caníbal de Milwaukee.

Colecciona partes humanas

Dahmer iba a bares gay donde conquistaba o le pagaba a hombres para que cumplieran sus fantasías. Muchos de ellos corrieron con la suerte de volver a sus casas. Pero otros, empezaron a ser parte de la colección de Dahmer, pues los encontraba tan atractivos que quería tener por lo menos un parte de ellos.

Aunque Jeffrey Dahmer, decía no disfrutar el momento de asesinar, disfrutaba ver a los hombre inmóviles, sin poder resistirse ante él, y justo en ese momento aprovechaba para desmembrarlos, y conservar sus huesos, sus cráneos y a veces hasta sus partes éntimas, las cuales metía en frascos y ponía en el refrigerador. Ver los cuerpos desmembrados, lo excitaba y se auto complacía mirándolos y tomándoles fotos.

Doce hombres asesinados para 1990

Su segunda víctima fue Steven Tuomi en el año 1987. Dahmer declaró que no recuerda cómo lo asesinó porque estaba borracho. Pero recuerda que lo desmembró en un cuarto de hotel y que luego lo llevó a la casa de su abuela y botó sus restos en la basura. Los restos de Tuomi nunca fueron encontrados y Dahmer no recibió sentencia por este asesinato.

Para 1990, Dahmer ya había asesinado a 12 hombres usando el mismo método de drogarlos, estrangularlos, desmembrarlos e incluso comerlos. El canibalismo lo implementó ya que guardar sus cráneos y huesos, no era suficiente para sentirlos como parte permanente de él.

Cinco detalles perturbadores de Dahmer

1.- Dahmer pudo pasar desapercibido por muchos años y cometió algunos de los crímenes más infames mientras vivía en la casa de su abuela. Pensó que un maniquí sería suficiente para darle el placer que necesitaba. Así que se escondió en el baño de una tienda hasta que cerraron el local y logró robar el maniquí para llevárselo.

Luego de haberlo robado, llegó con el maniquí al basement de la casa de su abuela y lo usaba para abrazarlo y acostarse junto a él. Pensaba que era una forma de satisfacer sus necesidades sin necesidad de herir a otras personas.

Cocinó y comió restos humanos

2.- Dahmer cocinó y se comió el bíceps de una de las víctimas mientras veía la foto del hombre. Después de asesinar a varios hombres y haber botado sus partes en la basura, pensé que era un desperdicio y que tal vez él podía incorporar una parte de sus víctimas a su vida si se los comía.

En su cabeza, esta acción era una forma de darle a las víctimas la oportunidad de seguir viviendo. Por este hecho de comer restos humanos de sus víctimas se le conoce a Jeffrey Dahmer como el “caníbal de Milwaukee.

Archivado como: Jeffrey Dahmer el caníbal de Milwaukee.

El padre de Dahmer preocupado

3.- El padre de Dahmer le escribió una carta al juez en marzo de 1990 en la que le expresaba su preocupación por la vida de su hijo luego de que este saliera de prisión. En la misma también pedía su intervención para ayudar a su hijo a quien dijo entre líneas que amaba mucho, y que sentía que esta podría ser la última oportunidad.

4.- Una de sus víctimas más jóvenes fue Konerak Sinthasomphone, un joven de solo 14 años que murió treinta minutos después de que la policía tocara la puerta del apartamento de Dahmer. Los agentes pensaron que se trataba de una pelea de pareja y que Konerak se había pasado de tragos.Lo que estos agentes no sabían era que Dahmer le había inyectado a Konerak una dosis de ácido hidrocloridico en el cerebro para convertirlo en un zoombie.

5.- Pese a que Dahmer decía que no disfrutaba asesinar a sus víctimas, aseguraba que disfrutaba ver los hombres inmóviles, sin poder resistirse ante él y aprovechaba ese momento para desmenbrarlos, porque esto lo excitaba así como tomarles fotos.

Si quieres conocer más detalles de esta escalofriante historia del asesino en serie Jeffrey Dahmer, no puedes perderte el podcast Crímenes de Terror de MundoHispánico. Archivado como: Jeffrey Dahmer el caníbal de Milwaukee.

Etiquetas: