8 maneras de lidiar con el insomnio de tu hijo

El insomnio es una forma terrible de pasar una noche. Aquí te ofrecemos formas para ayudar con el que tu hijo enfrenta con unos (...)

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock

¿Recuerdas ese popular libro llamado Go the F**k to Sleep (Ya Lárgate a Dormir) de Adam Mansbach que hizo a padres alrededor del mundo reír y llorar simultáneamente? Es esperado que un bebecito perturbe tu sueño; pero, eventualmente, esperas que tú y tu hijo sean capaces de dormir toda la noche. Si tu hijo tiene problemas para dormir o para dormir toda la noche, puede estar sufriendo de un problema muy común, insomnio infantil.

De acuerdo a un estudio hecho por Jennifer Vriend y Penny Corkum, “El insomnio en el comportamiento es altamente prevalente, afectando a aproximadamente 25% de los niños. Presenta dificultades para iniciar y mantener el sueño y frecuentemente resulta en un sueño inadecuado, guiando a una serie de efectos negativos tanto para el niño como para su familia.” No es de sorprender que las cosas que causan insomnio en los adultos sean generalmente las fuentes del insomnio en los niños. Si no hay una razón médica para que tu hijo no duerma, podrías querer revisar los puntos a continuación. La meta es lograr que tu hijo (y tú, por extensión) descansen bien.

1. Crea Comodidad

Cuarto de niño
Shutterstock

Crea un ambiente cómodo para tu hijo. Revisa la colcha para asegurarte de que se sienta bien. Si tu hijo es el segundo o tercero que ha usado esa cama, podría ser tiempo para cambiar las sábanas. Quizá podrías dejar a tu hijo elegir sus propias sábanas para que realmente se adueñe del espacio. Asegúrate de que ningún electrónico esté sonando o parpadeando, cierra las cortinas y cierra también la puerta parcialmente para limitar el ruido.

2. Asegura que el niño se sienta relajado

Para prevenir o tratar el insomnio infantil, deberías esforzarte por enseñarles a tus hijos cómo relajarse. Ponles las pijamas, ve que se laven los dientes, y déjalos relajarse en la cama con algunos ejercicios de respiración. Un baño caliente ayuda a relajarse, así como el olor a lavanda.

3. Elimina los relojes para que el niño no los vea

Shutterstock

Intenta deshacerte de los relojes del cuarto, pues pueden alentar a tu hijo a que se quede despierto hasta tarde igual que, por ejemplo, su hermano mayor. O podría querer despertarse temprano para decirle adiós a alguno de los padres antes de que se vayan. Simplemente asume que, si tienes un reloj, tu hijo no lo necesita.

4. Calcula

Los niños pequeños necesitan entre 10 y 13 horas de sueño al día entre siestas y el dormir por la noche. Los preescolares necesitan entre 10 y 12 con menos o ninguna siesta; los niños de primaria y preadolescentes necesitan lo mismo pero rara vez duermen esas horas. Los adolescentes, con todas sus actividades, la escuela empezando temprano, y las tareas, raramente duermen las 8 a 9 horas que necesitan, y generalmente andan faltos de sueño. Y dormir hasta tarde los fines de semana no reemplaza el sueño que se perdió durante la semana.

5. Actividades tranquilas

Colores de un niño
Shutterstock

Una luz baja con actividades silenciosas podrían ayudar a los niños con insomnio. Establece un límite en el que tu hijo debería dormirse y no se lo digas. Si sigue despierto al terminar ese tiempo, permite que tenga algo de actividad. Mantén las luces bajas y haz algo silencioso, como leer o colorear un libro.

6. Cierra la Cocina para el niño

Para los niños con insomnio, deberías limitar la cantidad de comida y bebidas que pueden consumir antes de irse a la cama. La mayoría de los padres pueden dar fe de los efectos del azúcar o la cafeína (presente en el chocolate y en bebidas gaseosas) en los niños. Pero algunos niños también son sensibles a los aditivos que contienen ciertos alimentos, lo que puede hacer que se queden despiertos hasta después de su hora de dormir. Elige alimentos y bebidas sin azúcar refinada ni cafeína para darles como bocadillo y limita los líquidos.

7. Desconecta

Un niño durmiendo
Shutterstock

Apaga los videojuegos mucho antes de la hora de dormir. Limita el tiempo de televisión y asegúrate de que no estén usando audífonos. Usa la última media hora del día de tu hijo para preparar la mochila o discutir los eventos del día.

8. Programación para niño

Para evitar pesadillas, selecciona programas de televisión aptos para menores. Los programas de televisión tienen clasificaciones por un motivo; alientan a los padres a controlar lo que sus hijos ven. Un niño muy impresionable o que no sea lo suficientemente grande para diferenciar la ficción de la realidad podría soñar con lo que vio en la televisión. Si no te puedes perder el final de temporada o las series adultas que te gustan, grábalas y míralas después de que los niños se hayan ido a la cama. Y espera que no te mantenga a ti despierta.

Etiquetas: ,
Continua artículo relacionado